Agencias de Inteligencia de EEUU se aprontan en el desarrollo de la crisis en Venezuela

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org



Telesur, el canal de noticias de los países de América Latina, instalado con el entusiasta apoyo de Hugo Chávez, informó en vivo y en directo desde las calles de la capital venezolana: Decenas de miles de seguidores del líder bolivariano, actualmente en tratamiento médico en Cuba, se reunieron alrededor del palacio presidencial de Miraflores para expresar su apoyo a Chávez. La constante lucha del presidente contra su enfermedad –sin exageración—se ha convertido en un punto de encuentro para todas las personas de buena voluntad.

La concentración en Caracas fue asistida por representantes de América Latina y el Caribe, incluyendo a los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega; Bolivia, Evo Morales y de Uruguay, José Mujica. Los discursos de los invitados estuvieron llenos de optimismo en el sentido que Chávez superará su enfermedad y regresará a su país para continuar la lucha por el socialismo, la integración de los países de América Latina y la construcción de un nuevo orden mundial sin lugar para dictaduras que emplean la fuerza para neutralizar a los gobiernos no deseados y apoderarse de sus recursos petrolíferos.

Fuerzas hostiles en Venezuela y en otras partes están aprovechando la oportunidad para intensificar las actividades subversivas que apuntan al derrocamiento del gobierno bolivariano. La conspiración está siendo coordinada desde el cuartel general de la CIA y está siendo implementada por vía de múltiples canales que apuntan hacia la desestabilización de Venezuela, fomentando el conflicto interno en la dirección política de la nación y diseminando sentimientos de pánico en torno de una supuesta inminente crisis alimentaria y financiera.

En realidad, el número de eventos en torno a la cuestión alimentaria ha aumentado de manera dramática pero por una razón diferente, en varios locales cerrados, la policía y seguidores del gobierno continúan encontrando cientos de toneladas de haría de maíz y de trigo, aceite comestible, carne y productos lácteos. Los comerciantes al unísono, comenzaron a esconder los alimentos al tanto que los medios de oposición comenzaron a difundir las “opiniones de expertos” que en ausencia de Chávez el gobierno era incapaz de brindar a la población un suministro satisfactorio de productos indispensables. Tal argumentación provocó compras nerviosas y acaparamiento.

El Vicepresidente Nicolás Maduro, hablando ante una concentración en Caracas, advirtió a los venezolanos que los enemigos de la revolución están planificando una serie de “asesinatos selectivos” con el propósito de provocar desórdenes en las calles de pueblos y ciudades y sondear la fortaleza de la dirección bolivariana. En varios puntos del país se han encontrado almacenamientos de armas y municiones lo cual indica la participación de la CIA en la crisis venezolana. Solo en el estado Zulia, que limita con Colombia, miembros de la Guardia Nacional interceptaron un envío de 30 mil municiones de diferentes calibres.

En el mes de septiembre del 2012 el embajador norteamericano en Venezuela, Patrick Duddy, recomendó a su gobierno que interviniera en los asuntos internos de Venezuela con el objeto de contribuir al proceso de “transición hacia la democracia”. Las recomendaciones de Duddy fueron emitidas calculando las elecciones presidenciales en Venezuela con la esperanza que Chávez fuera derrotado. Eso no ocurrió, pero los planes para un “papel directriz de Estados Unidos en un futuro proceso de ordenada y pacífica democratización de Venezuela” siguen en pie. Actualmente Washington se ha enfrascado en dramáticas conclusiones acerca de la enfermedad de Chávez. Si alguien lo pone en duda, sería bueno que refrescara su memoria ubicando un vídeo en YouTube que muestra la reacción triunfante de la Secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton frente a la noticia de la masacre del líder libio, Muammar Gadafi. Para la dirección política de Estados Unidos, la política de Gadafi y la política de Chávez son la misma cosa.

El periodista José Sant Roz, autor de un libro donde denuncia a “La CIA en Venezuela”, advierte que los servicios de inteligencia norteamericanos se están preparando para exacerbar la crisis en Venezuela. El número de corresponsales norteamericanos en Venezuela ha aumentado grandemente y según Sant Roz muchos de ellos se especializan en operar en “zonas calientes”. Paramilitares colombianos siguen ingresando al país apoyados por los vínculos operativos con la CIA y los servicios de inteligencia en Colombia. Estos especialistas en derramamientos de sangre, mientras se ocultan en los huecos de sus refugios, protegen a los narcotraficantes que usan el territorio venezolano para el tránsito de la cocaína hacia Brasil y el Caribe. En el pasado, los rebeldes colombianos estuvieron involucrados en ataques de provocación a embajadas extranjeras en Caracas, incendio de iglesias y oficinas periodísticas y ataques contra políticos tanto de oposición como a seguidores de Chávez. Ha habido un aumento en el número de asesinatos empleando armas de fuego. Las instituciones del orden público atribuyen este aumento a las actividades de la CIA. Los disparos se escuchan tanto en las áreas acomodadas como en las áreas pobres y personas mueren por afecto de balas perdidas. La oposición trata de aprovechar la comprensible frustración de la ciudadanía movilizándola bajo el grito de batalla que los bolivarianos no son capaces de mantener el orden y por lo tanto deben irse.

Claramente la embajada de Estados Unidos en Caracas se está preparando para una situación de emergencia y mantiene una reserva de alimentos, agua, combustibles y medicinas. El personal de “marines” que custodia las instalaciones ha sido aumentado y se ha modernizado el sistema óptico de vigilancia instalado en los ángulos más distantes. La razón es que no solo el Departamento de Estado sino también la CIA y el Pentágono han tomado en cuenta las lecciones del ataque terrorista contra el consulado norteamericano en Bengazi, donde el embajador y miembros de la CIA fueron ajusticiados. Los esfuerzos para asegurar el funcionamiento autónomo de la embajada indican la validez de las advertencias de Sant Roz acerca de la política norteamericana para desestabilizar a Venezuela. A este respecto, el periodista insta a incrementar las medidas de seguridad en torno a Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Elías Jaua, Jorge Rodríguez y otros dirigentes bolivarianos. Un atentado en contra de uno de ellos sería interpretado por los medios antichavistas como el inicio de una guerra civil en las filas de la dirección bolivariana por el “legado de Chávez.”

Durante la concentración frente al palacio presidencial, el Vicepresidente Nicolás Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, se dirigieron a sus seguidores invocando a la unidad y a la solidaridad en la lucha conjunta por el futuro desarrollo y profundización de las reformas socialistas. “No tenemos ambiciones personales ni deseos de tomar el poder ni hacer a un lado a un rival que no existe. El líder de la revolución sigue siendo Hugo Chávez y nosotros seguimos siendo miembros de su equipo.” En esencia, es esto lo que de manera franca y vibrante dijo Maduro. Los comandantes de las fuerzas armadas bolivarianas declararon acerca de la necesidad de preservar los logros alcanzados por la revolución. Las proezas acrobáticas aéreas desplegadas por un piloto venezolano en un Sujoi SU-30 durante la concentración, se percibió como un símbolo de la unidad del ejército y el pueblo.

El conocido analista político venezolano, Luis Vicente León, al referirse a la situación de la dirección política venezolana, dijo que el Vicepresidente tenía mucho trabajo por hacer con el objeto de consolidad su posición en la plataforma chavista. Él es políticamente heterogéneo y a menudo contradictorio, Maduro tendrá un largo y difícil sendero para convertirse en líder nacional. No obstante, a él el pueblo lo percibe como el sucesor natural elegido por Chávez. ¡Maduro es un hombre del pueblo! ¡Él es como nosotros! ¡Él ha llegado donde está por sus propios méritos! ¡La burguesía no será capaz de sobornarlo! Maduro en repetidas ocasiones ha denunciado en la arena internacional los crímenes de Estados Unidos. Al igual que Chávez, él es políticamente firme en cuestiones de principio y defenderá el interés nacional hasta el final.

Con consecuencia, existe una campaña propagandística de parte de los medios pro-norteamericanos para crear una “alternativa” a Maduro representada por Diosdado Cabello. El patriotismo de Cabello no está en duda. Cuando en el mes de abril del 2002 estuvo clandestino debido a la persecución. Cabello sabía que los conspiradores lo estaban cazando por orden de la CIA. Trataron de neutralizarlo como vicepresidente y como legítimo representante del gobierno bolivariano. Pero ahora los conspiradores están tratando de olvidar todo eso. Ya abundan los rumores sobre la lucha en desarrollo entre las diferentes facciones del campo chavista. Se publica en los medios impresos, eléctricos y puestos en las redes sociales. No debemos subestimar el potencial destructor de estos ataques sistemáticos. Ernesto Villegas, Ministro de Comunicación e Información en Venezuela, advirtió sobre este particular, que las fuerzas hostiles están empleando un falso micro servicio bloguero en Twitter simulando que es de los miembros de las familias de Chávez, del Vicepresidente Maduro y de otros líderes bolivarianos.

Contra este fondo es que se desarrolla la situación política en Venezuela. Oportunos comentarios se han hecho oir desde el Departamento de Informaciones del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia. “Ahora resulta extremadamente importante impedir la desestabilización en Venezuela. Los esfuerzos de todas las fuerzas políticas, dentro y fuera del país, deben enfocarse en esa dirección. Hacemos votos para que ellos tengan un enfoque equilibrado y responsable. Con un sentimiento solidario, deseamos sinceramente que el Presidente Chávez logre una rápida y completa recuperación. Creemos firmemente que la fortaleza innata del líder, su vital energía, contribuirán a que él supere este trance y regrese a su puesto.” Estas últimas palabras hacen eco a los comentarios escritos por el Presidente Vladimir Putin a Hugo Chávez felicitándolo en su mensaje de fin de año. El líder ruso expresó su confianza en que bajo la conducción de Hugo Chávez la República Bolivariana de Venezuela continuará prosperando.

Los comentarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia destacan la importancia del llamado a una estricta adhesión a la Constitución y a la no interferencia desde el exterior en los asuntos internos del país. Pero Washington pareciera estar decidido a recurrir a la fuerza. En esta operación está involucrando a Leopoldo López con su partido de ultra derecha “Voluntad Popular” mantenido con fondos de la CIA. El pretexto formal para la organización de protestas es su desacuerdo con la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela de posponer la juramentación de Chávez debido a su enfermedad. “Esta es una violación del orden constitucional sin ninguna razón”, declaró López, quien en repetidas oportunidades ha demostrado su naturaleza de “apego a la ley” a través de violentas manifestaciones contra el gobierno durante el 2002-2003.

“No podemos quedarnos sentados en casa sin hacer nada” dijo López. “Ocuparemos cada manzana de la capital para pacíficamente expresar nuestra protesta.” Los informes sobre los verdaderos planes de “Voluntad Popular” se tornan cada vez más alarmantes. En el futuro cercano se verá qué clase de desafíos le ha planteado a López el residente local de la CIA.

Nota. Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo, serán bienvenidos en

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1183 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /tiburon/a157935.htmlCUS