¿Están las derechas conspirando contra el chavismo?

En el chavismo está impresa la “matriz de opinión” que las derechas criollas, no todas, estarían conspirando contra la Revolución Bolivariana.

Desde las derechas criollas, no todas, se acusa al Gobierno Bolivariano de “toda culpa” imaginable incluyendo la frase repetida que en Venezuela “no hay democracia”. En el chavismo se considera que las derechas, todas ellas, aún no han reconocido su participación en el “Golpe de Abril”, del “Paro Petrolero”, la amenaza real de magnicidio contra el Comandante Chávez Frías. Las derechas, todas ellas, expresan que el vocabulario proveniente del chavismo es ofensivo y peligroso; entre los vocablos que rechazan estaría la palabra-concepto: “escuálido”. El chavismo denuncia la permanente matriz de opinión con contenidos que violan la Constitución, las leyes de la República y los reglamentos correspondientes que se impulsan, cotidianamente, desde, por ejemplo aunque no solamente, Globovisión. Para las derechas hay reclamos que en la República Bolivariana de Venezuela no existe la “libertad de opinión” y que se violan los Derechos Humanos, permanentemente.

Así podríamos seguir precisando las contradicciones permanentes que enfrentan a dos (2) subconjuntos sociales de la sociedad venezolana (no toda la sociedad venezolana); es decir, en última instancia, lo que está sobre la mesa es, sencillamente, la “lucha de clases” en el marco de esta Revolución Bolivariana, entre las derechas tradicionales-no-post-modernas y las izquierdas post-socialismo-real, no aceptarlo es caminar hacia el alud de contradicciones en confrontaciones violadoras de la paz en la República (nos recuerda la España pre-36; la republicana); es decir, dichas contradicciones no logran alcanzar y nos consideramos no alcanzarán un equilibro hasta tanto y cuando se logren poner sobre la mesa los conceptos y objetividades que representan e impulsan ambos subconjuntos sociales lo que no implica que se acepten ellos sino que se pudieran alcanzar grados de aceptación por el diálogo directo de negociadores serios y cultos pero sustentando y manteniendo la base fundamental de los principios de la Constitución y los objetivos de la Política de Estado de la Revolución Bolivariana. A título de ejemplo, nos permitimos sugerir la lectura del título: “La moral de la derrota” (Luis Morote. Biblioteca Nueva. Madrid, 1997, pp. 262).

Básicamente, las frases expuestas mas arriba son, mas o menos, el actual escenario nacional al cual deberíamos agarrarlo “por los cachos” para lograr la aceptación de la “Política de Estado” que nos permita alcanzar el objetivo propuesto por el Comandante Chávez Frías de convertir a Venezuela en una “potencia media solidaria” con todos sus vecinos y allende los mares aunque, objetivamente, en nuestra modesta opinión, dudamos que el capitalismo, en sus representantes nacionales e internacionales, acepten que el futuro del capitalismo (particularmente, en el continental americano en considerando, al tiempo, la “Doctrina Monroe”- “patio trasero”- y los intereses objetivos del Imperio estadounidense) y de las expresiones ideológicas pro-cultura estadounidense, en el marco lógico de la super-estructura (marxismo), en tanto y cuanto, supongamos, que la reingeniería actual del sistema capitalista le permita, en si mismo, “la sobrevivencia” del propio sistema capitalista; al tiempo permitan, esas derechas, reiteramos, que el centro de la energía mundial a futuro, geográficamente, ubicado en Venezuela, conjuntamente, con las políticas socio-económicas contenidas, ejecutadas y por ejecutar en los programas pasados, actuales y futuros de la Revolución Bolivariana con la presencia del Comandante Chávez Frías y las generaciones revolucionarias futuras, no solo venezolanas sino, también, latinoamericanas, sigan a “paso de vencedores” ejecutando dichas políticas sociales de futuro cierto y de prosperidad futura social continental en paz y prosperidad. Regresaremos mas tarde sobre el desarrollo del significado, a nuestro criterio, de la frase-concepto-geopolítico: “potencia media solidaria”.

Trasladémonos al vocablo-concepto-reclamo desde la oposición de derechas titulado: “escuálidos”. En fecha reciente se nos informó que un alto dirigente del chavismo había expresado que las derechas “…no tenían cojones para…” Sí esa frase fuera cierta, nos permitimos expresar, públicamente, que las derechas sí tienen no solo cojones sino capacidades para reaccionar contra las izquierdas como hemos conocido, por la Historia, los desmanes y asesinatos sucedidos cuando los tiempos históricos de Francisco Franco Bahamonde (España) y Augusto Pinochet (Chile) solo por mencionar un par de evidentes asesinos que las “meretrices de las derechas” exculpan porque han “erradicado de la faz de la tierra” a “…esos comunistas…”, malos, malucos.

Desde el lado de las derechas conocemos las continuas opiniones de un gobernador (Capriles Radonski) que acusa al Gobierno de “todos los males en la faz de la Tierra” desde la inseguridad hasta que no hay hospitales ni escuelas en Venezuela. En ese orden, nos, nos permitimos aseverar, también, públicamente, al unísono con los permanentes reclamos por el Comandante Chávez Frías que los aparatos ideológicos de la Revolución Bolivariana tienen fallas en contrarrestar irrealidades expresadas desde las derechas en contra de la Revolución Bolivariana: es decir, pareciera que no es suficiente decir, también, continuamente, que el estado donde ese gobernador de derechas se supone que ha ejercido y le corresponde seguir ejerciendo (sic) como gobernador elegido, las funciones correspondientes y obligantes legales como gobernador, se ha convertido en un “rouge state” (estado fallido, no Estado fallido); sí ello lo aceptamos, el Estado venezolano está en la legal obligación de actuar en consonancia por el bienestar de toda la sociedad que habita en la geografía del estado Miranda. Como pareciera que “las palabras se las llevan el viento”, pues aprendamos a expresar visualmente las objetivas realidades sociales en ese estado mirandino de las mil y una forma que la actual “mass media” nos ofrece.

Lo arriba expresado es, sencillamente, la actual realidad que se está desarrollando en la República Bolivariana de Venezuela en su actual y nueva etapa de la Revolución Bolivariana cual comenzó el día 07 de octubre, próximo pasado. En ese orden y vista declaraciones y actitudes de las derechas criollas, sería importante conocer los contenidos de los informes oficiales realizados por nuestras Embajadas sobre cómo se desarrollaron las realidades previas hacia las supuestas realidades presentadas por el Imperio y “sus pares” imperialistas en aquellos países donde se expresaron aquellas “revoluciones de colores”, en los escenarios previos en Libia, los actuales en Siria, las diferentes “matrices de opinión” que se han venido exponiendo contra el desarrollo nuclear en Irán para atacar y acusar, directamente, a aquellos gobiernos de reprimir, violar los derechos humanos de su ciudadanía, reprimir a la prensa, no permitir a los ciudadanos expresarse y mas; es decir, ir desarrollando una matriz de opinión que vaya soliviantando a las sociedades de los países en objetivo geoestratégico para desarrollar un marco legal (sic) para la intervención militar “aprobada” por el Consejo de Seguridad (sic) de la NNUU.

Ello como ejemplos y para no mencionar los continuos ataques desde la mass-media contra China, Rusia, Nicaragua, Ecuador, Argentina, Bolivia, Cuba y pare usted de señalar. En ese contexto, quizás, podamos conocer como las “mismas matrices de opinión” que expresan las derechas criollas en Venezuela (e internacionales) son las mismas que el Imperio yanqui, bien diseñadas desde sus think tank´s, cuales presentan para derrocar, sustituir, expulsar cualquieras ideas en praxis que “huelan a políticas sociales” ni siquiera aquellas desarrolladas por gobiernos socialdemócratas como es el caso actual en y desde España con las anuencias del socialdemócrata en una de sus vertientes político-ideológico-capitalista del PSOE.

Las derechas criollas están divididas; las unas que consideramos las mas radicales; las otras serían aquellas que, políticamente, las podríamos calificar de “centro-derecha”; y, la Conferencia Episcopal con sus seguidores radicalizados. No vamos a describir el marco ideológico-en-praxis de las derechas extremas aunque deberíamos diferenciar a aquellas derechas extremas pro-Washington y las que se adscriben al “eurocentrismo-radical”.

En cuanto a las derechas cual calificamos como de “centro-derecha” nos podríamos permitir ubicarlas como esas derechas “burguesas-pequeño-burguesas” susceptibles de poder adscribirse al programa nacionalista que está desarrollándose en el marco de la Revolución Bolivariana. Por último, cuando nos referimos a la Conferencia Episcopal, conscientemente, lo que tratamos de expresar se sustenta en la realidad histórica de las praxis de la institución religiosa cristiana desde el “Primer Concilio de Nicea”. Es decir, la Iglesia institución desde y a partir del concilio referido siempre se ha involucrado en la “política de estado” en los tiempos históricos occidentales. Es cuando el Santo Padre, Juan Pablo, cuando por razones ideológicas expresó la prohibición expresa de la intervención en política de la Iglesia y sus miembros. Lo demás son excusas.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1195 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

¡Palo al Tiburón! Contra el Imperialismo en Defensa de la Soberanía

Actualidad

US Y /tiburon/a157547.htmlCUS