La Unidad requerida ante los ataques del imperialismo y sus lacayos nacionales

Nuevamente el imperialismo ha concentrado sus ataques sobre Venezuela creando, alrededor del País y para efectos propagandísticos de su plan de desestabilización, una trama mediática, esto con claros fines políticos, cubiertos en todo caso con un discurso legal (recordemos el golpe de Estado del 2002); sobre un tema ya resuelto por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela en relación con la juramentación del Presidente Chávez ante la Asamblea Nacional.

Ahora bien, ante la situación creada a partir de la enfermedad del Presidente de la República, baste recordar que la  Asamblea Nacional, con los votos de la oposición incluidos, le otorgó un permiso con carácter prorrogable. Tanto la gran  burguesía, como sus agentes políticos agrupados en la MUD, que recibieron del imperialismo yanqui más de U S $ 30.000 como soborno para su campaña electoral perdida el 7 de octubre de 2013, pretenden imponer una nueva matriz de opinión, desarrollada y creada desde el exterior por los aparatos ideológicos y militares de la burguesía internacional.

La clase trabajadora, unida a todo el pueblo venezolano en esta hora, tiene que expresarse con voz propia haciendo avanzar la revolución bolivariana, apoyando unitariamente al Gobierno bolivariano, para enseñar a las clases dominantes y en especial a los sirvientes remunerados  del Imperialismo estadounidense en Venezuela, que existe una contra-hegemonía activa y combatiente lista para defender en cualquier terreno, las conquistas hasta ahora logradas por la Revolución. 

El Movimiento Nacional por el Control Obrero y los Consejos de Trabajadores y Trabajadoras, región Guayana, llama a todos sus integrantes a pronunciarse y protestar públicamente por esta artera maniobra imperialista y respaldar al Gobierno Bolivariano en la defensa de la Constitución y su proceso revolucionario de construcción socialista y ante la vil maniobra de la rastrera oposición venezolana y sus partidos agrupados en la MUD, así como denunciar como enemigo de la clase obrera y del pueblo revolucionario, al jefe de los sirvientes del Imperio, quien se cree ya en el poder.

En estos momentos de desafío para nuestra revolución es necesario convertir la unidad, a la que tanto nos ha llamado nuestro camarada presidente Hugo Chávez, en expresiones reales de construcción, consolidación y  profundización de la democracia socialista directa y el Poder Popular mediante la activación permanente, no coyuntural, del protagonismo del pueblo, de los trabajadores y las trabajadoras en todos los espacios decisorios de las comunidades, empresas, regiones y la nación. Es necesario también, que se despierte y despliegue la dirigencia del Gran Polo Patriótico en todas las regiones. Es hora de las grandes movilizaciones populares y obreras, que permitan la organización autónoma de todo el pueblo y así elevar la conciencia revolucionaria.

El sostenimiento de la unidad, pasa también, por la crítica y la autocrítica, por la humildad de reconocer los errores cometidos y la rectificación de quienes no han ejercido una verdadera gestión revolucionaria en los espacios que se le han encomendado como mandato del pueblo y del presidente.

Creemos que ante la actual coyuntura se nos presentan algunos retos que debemos asumir en tanto nos posibilita continuar en el perseverante proceso de construcción dinámica del socialismo revolucionario, en ese sentido creemos que:

  1. Es urgente que las diferentes fuerzas sociales y políticas, en un proceso de debate, lucha y acción, converjan en una dirección colectiva que permita seguir en el avance de la doble tarea: por un lado desmontar todo el aparataje capitalista y por el otro construir la democracia socialista con la conformación del poder popular, con los Consejos obreros, comunales, estudiantiles y la creación de las Comunas en toda nuestra patria, para de esa manera despejar el avance del socialismo revolucionario
  2. Se hace necesario hacer realidad la propuesta del camarada presidente Hugo Chávez “mandar obedeciendo”, en tanto permitiría ir impulsando nuevas formas de relaciones políticas  que transiten de la dominación del hombre por el hombre a los espacios de la liberación del colectivo humano
  3. Tal y como aparece en el marco teórico del “PROGRAMA DE LA PATRIA”, es de igual manera urgente buscar los caminos que permitan la irreversibilidad del proceso revolucionario, en ese sentido creemos que no hay otro camino que seamos radicales en la construcción del socialismo revolucionario; sabiendo que, como dijera Marx: “ser radical es atacar el problema por la raíz. Y la raíz, para el hombre, es el hombre mismo”

 Seamos como lo expreso por el recordado camarada Argimiro Gabaldón:

“Somos la vida y la alegría, en tremenda lucha contra la muerte y la tristeza”

 

Colectivo por el control obrero y los consejos de trabajadores y trabajadoras

Milagros Cova, Jesús Dávila y Domingo Sánchez


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1063 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /tiburon/a157501.htmlCUS