La enfermedad del presidente Chávez en la mediática imperialista

El análisis de las informaciones que emanan de la mediática imperialista, deja al descubierto sus verdaderas intenciones para con la Patria de Simón Bolívar y su pueblo. Dos años de intensa campaña contrarrevolucionaria. Culmina el 2012, con la muerte mediática del camarada Presidente Chávez. Minutos antes del cañonazo, fuimos testigos de intensos mensajes de textos, provenientes de filas revolucionarias que, daban como un hecho la defunción del Presidente Chávez. En los mismos, se informaba de ese suceso, incluso, se mencionaba, en los mismos que, dicho hecho sería anunciado el siguiente día, 1ro de enero de 2013. Situación que, deja a trasluz la necesidad que, desde el ministerio correspondiente, se intensifiquen las campañas de contra información. Estimamos que, nuestro pueblo, debe enterarse de quienes son, los que vienen encabezando esa campaña internacional de desestabilización contra la Patria de Simón Bolívar: el “doctor” Marquina, militante de AD y funcionario de los organismos de inteligencia del imperio de EEUU (CIA); Roger Noriega, ex Embajador del gobierno de Ronald Reagan quien, entre 1983 y 1986, se desempeñó como cabecilla y creador de la Oficina de Diplomacia Pública, especie de oficina de desinformación y propaganda, cuyas funciones las describe bien el jefe del Cártel centroamericano: “Fue la primera vez que el Departamento de Estado creó una oficina para adelantarse a las críticas de nuestra política exterior”. Además, otros personajes de bajo rango en los organismos de inteligencia imperial, como Nelson Bocaranda, Casto Ocando y, otros que, bajo el disfraz de periodistas dedican su arsenal de mentiras a difundir falsos mensajes sobre la salud del Presidente Chávez que, son propagados por la mediática imperialista, fundamentados en medios como El Nuevo Heraldo, CNN, El Washington Post y, desde allí, se expanden al resto de la mediática internacional y nacional: El Universal, Últimas Noticias, El Nacional, Globovisión, entre otros; un verdadero sistema de medios internacionales, al servicio de los intereses del imperio de EEUU, con miles de agentes en todo el planeta.

La mediática revolucionaria debe propulsar su mensaje anti imperialista, hasta ahora centrado en lo espiritual y religioso; recordando lo dicho, según nuestro pueblo, por Jesús: “ayúdate, que yo te ayudaré”. Se hace necesario transformar el mensaje. En estos días, previos al 10 de enero, la mediática imperialista, profundizará su campaña desestabilizadora, centrada en la muerte del camarada Presidente Hugo Chávez. Ya en 2010, la camarada Eva Golinger alertaba sobra esas campañas: “El informe anual de la USAID/OTI del 2010 dice específicamente que ya sus esfuerzos están dirigidos a un evento próximo en particular: las elecciones presidenciales del 2012 en Venezuela. Seguirán aumentando los millones de dólares para la subversión y la desestabilización e incrementarán la clandestinidad de sus operaciones en Venezuela, si el gobierno no toma acciones concretas para impedirlo.”(…) El incremento en operaciones psicológicas dirigidas a Venezuela y América Latina evidencia una intensificación de la agresión estadounidense hacia ésta región. Y hay que recordar, que desde el año 2006, la Dirección Nacional de Inteligencia de Estados Unidos maneja una “misión especial” de inteligencia para Venezuela y Cuba. Solo cuatro de estas “misiones especiales” para países existen: una para Irán, otra para Corea del Norte, otra para Afganistán y Pakistán, y la de Venezuela y Cuba. Esta misión recibe una parte importante del presupuesto de los más de 80 mil millones de dólares que maneja la Dirección Nacional de Inteligencia, ente que coordina los 16 agencias de inteligencias de Washington.” (Washington aumenta Operaciones Clandestinas contra Venezuela, Eva Golinger, 08/11/10). Una de las particularidades de la “guerra psicológica” como tipo o doctrina de la propaganda, consiste en que no sólo se plantea el objetivo de cambiar opiniones o influir en la conciencia de los objetos de la propaganda, sino también el de crear situaciones políticas y psicológicas llamadas a provocar las formas deseables de conducta de la población, sus grupos concretos y hasta la de los gobernantes de otro país. En los años ochenta, junto con las labores de inteligencia, la acción cívica y el control de poblaciones, la guerra psicológica forma parte de la llamada guerra de baja intensidad (GBI) concebida por el Pentágono. El manual de operaciones psicológicas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en Nicaragua (Omang, 1985), define que la guerra psicológica es un tipo de operación militar que se ha delineado a partir de la Segunda Guerra Mundial en una modalidad escogida, de modo preferente, para controlar grandes masas y/o territorios, sin necesidad de recurrir a otras formas de guerra convencional. El ser humano, es considerado el fin prioritario en una guerra política. Concebido como un objetivo militar, el punto más crítico del ser humano es su mente. Se trata de dominar la voluntad del otro, considerado enemigo. Para lograrlo se acude a medios habitualmente no calificados de guerreros: la dominación del espíritu. Una de las características de la guerra psicológica es el ocultamiento sistemático de la realidad. El imperio acude a la guerra psicológica, en la perspectiva de crear caos en nuestra población y abrir fisuras en la unidad de las y los revolucionarios. Una campaña tan intensa, similar a aquella que, fuera sometida nuestro pueblo en los meses previos a abril de 2002.

En tiempos, como los actuales, la única opción que nos queda, a las y los revolucionarios, es estar alertas, para lo cual, el camarada Ernesto Villegas, debe acelerar la misión que le encomendara el camarada Presidente Chávez: “crear un verdadero Sistema Nacional de Medios Públicos”, al calor de esta nueva batalla por la independencia nacional. Los cañones mediáticos revolucionarios deben activarse para la guerra, ya, en pleno desarrollo. Si queremos la paz en nuestra Patria, debemos estar preparados para la guerra. Nunca antes, estuvo tan vigente ese lema. Que no nos sorprendan, nuevamente, como en abril de 2002; para ello, debemos tener presente aquel diálogo de aquellos días, en la mañana del 12 de abril de 2002: “Napoleón Bravo dio los buenos días a Venezuela por el canal de televisión de la familia Cisneros (Venevisión) y anunció: “Tenemos nuevo Presidente”. Era apenas las 6 de la mañana del 12 de abril de 2002, hora en que empezaba su programa “24 horas”. Bravo estaba acompañado en el estudio de televisión por el alcalde de Chacao para esa época, Leopoldo López; el presidente de la encuestadora Ceca, Víctor Manuel García; el contraalmirante (r) Carlos Molina Tamayo; entre otros que se iban incorporando al programa televisivo mientras se transmitía. “Debo decirlo, gracias Venevisión, gracias RCTV”, expresó García y lo interrumpe el conductor Bravo: “Yo voy a decir una cosa, y nosotros tenemos que decir, tanto Venevisión como RCTV: gracias Televen, gracias CMT, gracias Globovisión” y retoma la palabra nuevamente García –para que nadie quede fuera del agradecimiento por participar en el complot contra el gobierno de Chávez– y expresa: “Gracias medios de comunicación”. Leopoldo López, el alcalde del municipio Chacao, aprueba con la cabeza.” (El Golpe Mediático de abril de 2002, Raúl Cazal, abril de 2009).

La campaña imperialista de desinformación contra nuestra Patria, se inicia en 2011, apenas tuvieron conocimiento de la enfermedad del camarada Presidente Hugo Chávez, hecho que, por lo demás, hizo público el propio camarada Chávez. Desde ese momento, se desató la ira imperial contra este hombre que, procura la segunda independencia nacional. Transcurría mayo de 2011, cuando en la hermana República de Cuba, el camarada Fidel le sorprendiera con la noticia hallada por la medicina cubana: cáncer en su organismo. Ya, un mes después, junio 2011, sería sometido a una operación de extirpación del tumor cancerígeno, absceso pélvico. Días después, requeriría una nueva intervención quirúrgica. Apenas, transcurridos algunos días de la precitada intervención, los medios de comunicación imperiales, citando fuentes de los organismos de inteligencia del imperio de EEUU, inician su campaña desestabilizadora, “informando” supuestos de que el presidente venezolano padecía, entonces, "un cuadro clínico crítico, no grave". Por esos tiempos, el escándalo de Wikileaks estaba sobre el tapete de la mediática mundial. Nada más adecuado para la estrategia de desinformación imperial que, utilizar a Wikileaks para sus maléficos fines.

“Cuando los rumores sobre el estado de salud de Hugo Chávez se habían disparado en todo el mundo, un perfil de Twitter supuestamente vinculado a Wikileaks en Argentina comenzaba a publicar este 25 de junio de 2011 de forma reiterativa mensajes informando que “Hugo Chávez había muerto en Cuba de un ataque al corazón.” (http://www.periodistadigital.com/periodismo/internet/2011/06/27/un-falso-wikileaks-argentina-difunde-en-twitter-el-rumor-de-que-chavez-ha-muerto.shtml). Como puede apreciarse, ya, desde junio de 2011, el camarada Chávez estaba muerto en el imaginario de la ultraderecha internacional imperialista. La utilización de Wikileaks como fuente, obligaría a la organización de Assange a desvincularse de los chismes mediáticos, como los llamó Andrés Izarra: @WikileaksAR is not associated with WikiLeaks. It has been used to spread the rumor that Chavez has died in Cuba. Why?

Hacia finales de ese año, entra en escena un personaje siniestro de la ultraderecha internacional imperialista, experto en campañas de desinformación y desestabilización de países, Roger Noriega, jefe del Cártel de Centroamérica. El presidente Chávez, para entonces, recibía quimioterapia, y anunciaba a los pueblos del mundo que ha "derrotado" el cáncer y que ya no se considera un "enfermo" sino un "convaleciente". Mientras, su optimismo era desbordante. Desde el imperio, emanaban voces en contrario: “El ex embajador de Estados Unidos ante la OEA, Roger Noriega, dijo el jueves que el presidente venezolano Hugo Chávez no está reaccionando bien al tratamiento contra el cáncer y que Estado Unidos debería contemplar un escenario sin la presencia física del líder de la revolución bolivariana. Citando fuentes que “a lo largo de los años han suministrado información muy confiable”, Noriega señaló que el mandatario venezolano en realidad ha sido sometido a tres sesiones de quimioterapia en vez de las cuatro anunciadas.”(…) “Esto significa que deberíamos comenzar a pensar, y deberíamos prepararnos, para un mundo sin Hugo Chávez”, añadió.” (Ex embajador Roger Noriega de EEUU: Chávez no reacciona bien a tratamiento contra el cáncer, El Nuevo Heraldo, 22/09/2011). Noriega se da el tupé de cuestionar el anuncio oficial del Gobierno Revolucionario y, de hecho, deja rodar la especie de la desaparición física del camarada Presidente Chávez. Todavía, en ese entonces, no manejan una fuente confiable.

Finalizando 2011, el jefe del Cártel centroamericano, Roger Noriega, lanza su pronóstico catastrófico para el 2012, al burdo estilo de Adriana Azzis: “El equipo internacional de médicos a cargo del tratamiento contra el cáncer de Hugo Chávez no espera que pueda sobrevivir más de seis meses. Según fuentes que me han proporcionado información privilegiada y documentos desde dentro del régimen de Venezuela, indican que el cáncer de Chávez se está propagando más rápido de lo esperado y podría causarle la muerte antes de las elecciones presidenciales en octubre de 2012.” (http://www.noticierodigital.com/2011/11/roger-noriega-chavez-podria-no-llegar-a-octubre-de-2012/).

Iniciaba 2012, año electoral, mientras sus agentes se concentraban en la campaña electoral, la información de la salud del Presidente Chávez quedaba en manos de la mediática nacional e internacional. La campaña de desinformación la orientaba Noriega desde Miami y, aquí en nuestra Patria, periodistas y médicos desde Miami, reforzaban y aliñaban las líneas maestras que lanzaba Noriega desde El Nuevo Heraldo y CNN. De nuevo, Wikileaks es utilizado por la mediática imperial para dar certeza a sus mentiras sobre la salud del Presidente Chávez: “WikiLeaks reveló que le pronostican entre uno y dos años de vida a Hugo Chávez”. (…) Los documentos revelan que el tumor canceroso descubierto al presidente de Venezuela comenzó a crecer cerca de la próstata. Según WikiLeaks, una fuente confiable del médico explicó que el cáncer se había extendido hasta la espina dorsal y que el problema de cáncer de colon era bastante serio.” (…) Se específica que la primera operación que se le realizó al presidente de Venezuela, donde se le intentó retirar el tumor, fue incorrecta, según culpa el equipo ruso al cubano. (Univision.com, 27-02-2012). Crear fisuras entre Cuba y Rusia, era objetivo de la mediática imperialista, ya hacía meses que Wikileaks se había deslindado de esa campaña imperialista, dejando al descubierto su falsedad.

Para dar veracidad a la campaña de desinformación y desestabilización, mientras los agentes de la política imperial se concentraban en la campaña electoral presidencial, “periodistas” y “médicos” entraban en campaña contra la salud de la Patria de Simón Bolívar, bajo lineamientos del jefe del Cártel centroamericano, Roger Noriega, quien, desde Miami, les daba orientación. En abril, nuevamente, se anunciaba la muerte del camarada Presidente Chávez: “En mi opinión, la muerte inminente del caudillo venezolano podría poner al país en el camino hacia una crisis política y social. (…) Fuentes cercanas al equipo médico de Chávez me comentan que desde hace meses, los médicos han estado tratando de contener los síntomas y han tratado de estabilizar a un paciente adicto al trabajo para administrar quimioterapia y radioterapia de último minuto.” (Después de Chávez, un Narco Estado, Roger Noriega, 12-04-2012).

La campaña de desinformación afectaba, en mayor proporción, a la militancia opositora, saturada de mentiras como estaba: “No me extrañaré entonces si en un par de meses sale anunciando el "milagro". La gente le creerá, ¿cómo no creerle, si todos, chavistas y opositores, dicen que tuvo cáncer? Lo atribuirá al Cristo de La Grita, a la Virgen de Coromoto, a José Gregorio Hernández, a María Lionza y a los espíritus de la sabana. Dirá con su habitual desparpajo que "ellos" lo escogieron para que conduzca los destinos del país per saecula saeculorum. Será el "ungido", el "elegido", el "único". Si esta elucubración resultara ser cierta, ¡que Dios nos agarre confesados!” (No me extrañaré si en un par de meses Chávez aparece anunciando el "milagro, Carolina Jaimes Branger, El Universal, 28-05-2012). “Los viajes a Cuba, las supuestas operaciones, el tratamiento en la isla, el secretismo alrededor de todo esto y las lágrimas ante las cámaras de televisión han sido una farsa bien programada para producir lástima ante la campaña electoral que le esperaba, todo lo idearon en la isla a raíz de un cáncer de próstata benigno que trataron rápidamente como veremos más adelante. Quien afirma todo esto es un cubano que no ha querido identificarse por obvias razones, dice trabajar en el CIMEQ, uno de los mejores hospitales cubanos situado en la Habana…” http://aperturaven.blogspot.com/2012/09/desde-cuba-un-cubano-revela-que-chavez.html). Los dardos venenosos se revertían hacia su propia tropa que, comenzaba a dudar sobre la efectividad del fuego imperial.

Ante las dudas de la campaña imperial, para darle veracidad a las mentiras propagadas desde Miami, entra en escena el “doctor” José Rafael Marquina, militante de AD y “exiliado” en tierras imperiales, desde, donde comienza a remitir sus diagnósticos vía twitter. “Uno de los especialistas mejor informados sobre la enfermedad de Chávez”, así le presenta la mediática imperial y sus agentes.

La intensidad de la campaña de guerra mediática contra la Patria de Bolívar se acentuará en los próximos días; como daño colateral, en las fuerzas contrarrevolucionarias se acentuará la confusión: “En efecto, para el gobierno y los verdaderos amos, los cubanos; desde la misma confirmación del tumor, la opción siempre fue jugar con el cáncer de manera que sirviera para múltiples propósitos. Servía para lo electoral, servía para desviar la atención de los verdaderos problemas del país, servía para tapar explosiones y corruptelas, servía para que la gente no se diera cuenta de que Chávez estaba entregando Venezuela a los cubanos, chinos y rusos, servía para cohesionar al chavismo de base; es decir los pobres y los más pobres, alrededor de la lágrima exagerada…” (El Universal, Chávez no está enfermo, @ejrl, 15-12-2012).

Mientras las fuerzas de la contrarrevolución se dividen, en su opinión sobre la enfermedad del camarada Chávez, las fuerzas Bolivarianas Revolucionarias deben mantenerse cohesionadas y unidas, como un solo cuerpo. El bombardeo mediático, debe ser respondido con las mismas armas con las que ataca el enemigo de la Patria. Lo espiritual debe abrir cauces a las armas de la verdad y la confrontación de las ideas. Colocando la otra mejilla, solo permitimos que los enemigos de la Patria se fortalezcan y atenten con mayor libertad contra la paz y estabilidad de la Nación Bolivariana. Así, nos lo enseñó la experiencia de abril de 2002.

“Lo quiero recordar, el Chávez pendejo aquel quedó atrás, el Chávez pendejo que llegó casi de la tumba y levantó este crucifijo y esta Constitución hace 8 años, pero la levantó siguiendo de Jesús de Nazareth sólo uno de sus dos mandatos: “Cándido como las palomas...”. Yo era cándido, sigo siendo cándido, pero ahora la vida me ha enseñado que Jesús tenía razón, tenemos que ser “cándidos como las palomas y astutos como la serpiente”. Así que si se les ocurriera, yo levantaría de nuevo este crucifijo y esta Constitución, pero iríamos todos, soldados y ciudadanos, pueblo y soldados a darle una respuesta que barrería a la burguesía venezolana. Por eso mejor es que sigan con sus peleas, con sus mesas de unidad y con lo de todos los días; que respeten la Constitución, que respeten al pueblo, si no lo hicieran, aquí estamos nosotros, hombres y mujeres, pueblo y soldados, dispuestos a hacer respetar la Constitución y las leyes venezolanas, a hacer respetar la soberanía sagrada de Venezuela, la independencia sagrada de Venezuela y hacer respetar la Revolución Bolivariana. ¡Que viva el 13 de abril! (Hugo Chávez, discurso en la Avda. Bolívar de Caracas, 13 de abril de 2010, A ocho años del golpe de Abril de 2002).

Postscriptum: a nuestras lectoras y lectores, deseamos este año que inicia, muchos éxitos en los proyectos y metas que se propongan realizar en los 365 días por venir. Mucha salud y alegrías. Mis mejores deseos.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4638 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /tiburon/a156885.htmlCUS