A Leopoldo Castillo y Hillary Clinton los tengo en la mira

Nada importa que sean quienes son; que sus pareceres y los míos vayan por sendas opuestas; que sus actuaciones públicas hayan provocado odio sobre y entre inocentes. Son seres humanos y es lo que cuenta.

Empezando el mes Castillo lo dijo públicamente. Padece de cáncer en el recto. Dura condición para cualquiera. “Yo confío en los médicos venezolanos, sé los esfuerzos y lo estudiosos que son”, señaló en clara y crítica alusión al presidente Hugo Chávez, quien como sabemos, trata en Cuba su afección. Pero no importa: haremos caso omiso de tal necedad que, al fin y al cabo, no será ni más ni menos dañina que aquellas empleadas por él en los duros momentos de 2002 y años posteriores. Ni hablar de su presunta participación en la Operación Centauro, a través de la cual fueron asesinados varios curas jesuitas y dos mujeres en San Salvador a mediados de la década de los años ochenta.

En cuanto a Hillary Clinton, el mundo entero sabe quién es. Nadie olvida, por decir lo menos, el gesto de satisfacción y morbosa alegría cuando se anunció la muerte de Osama Bin Laden en mayo de 2011. Ahora el viernes pasado, la secretaria de Estado de Estados Unidos, sufrió una conmoción cerebral producto de una aparatosa caída, a su vez producto de un virus estomacal.

Pocas horas transcurrieron entre el accidente de la Clinton y la declaración de su jefe Barack Obama sobre el estado de salud del Jefe de Estado venezolano, a quien por razones estrictamente diplomáticas debió ofrecer un trato diferente al que dispensó. No obstante la calidad humana de estos personajes (Castillo y Clinton), no albergamos rencor hacia ellos.
Repetimos: son especies humanas a pesar de algunas actuaciones que sólo la historia juzgará en su debido y adecuado momento.

Quienes sabemos lo que es padecer junto a un familiar u otro ser querido, no podemos menos que augurar el pronto restablecimiento de ambos aunque Venezuela y el mundo hayan padecido sus designios.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3428 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /tiburon/a156190.htmlCUS