Patética inhumanidad

El sistema capitalista castigo territorios económicos más adelantados, los que tenían de peculiar e irresistible predisposición para las inversiones y favorable para que el espíritu del capital se sostenga con la tradición religiosa, sin embargo, no fue así, el sistema quebró y la Iglesia católica continúa castigando al hereje y seguirá siendo indulgente con sus amigos pecadores por ser imperios.

Tampoco la inhumanidad tiene que ver con las actitudes normales de las teorías éticas o por la conducta practica de la mujer y hombre en el sistema capitalista en el sentido que todavía la utilización tecnológica no racionaliza al capital ni a la naturaleza ni organiza el trabajo porque el sistema dominante no es capaz de orientar los sistemas financieros, al contrario, es un sistema que afecta la conducta por ser el más potente obstáculo sicológico con los que hay que luchar en todas partes para adaptarse a una economía en crisis que busca conservar a la burguesía y a la banca privada sobre los derechos de la gente.

Afectan las conductas y las culturas las nuevas geopolíticas de EEUU en Medio Oriente, Golfo Pérsico, Norte de África, Pacifico Central y Sudamérica, estas políticas despiertan pasiones extremas por su compleja situación al utilizar fuerzas militares para consolidar los cambios geográficos-políticos cuyas consecuencias sobre los derechos humanos nos trasladan al oscurantismo medieval.

La historia de la humanidad está saturada de mentiras políticas que desembocaron en grandes guerras y en gobiernos inhumanos, unos protegidos otros acusados desde el descubrimiento mediático; las mentiras de las armas de destrucción masiva utilizada como pretexto para invadir Irak, las mentiras de las armas nucleares de Ahmadinejad, el terrorismo de Al Qaeda aun cuando ya está muerto Osama Bin Laden, la presión de la OTAN para desatar una guerra entre Turquía y Siria con apoyo de Washington y de la ONU para utilizar el espacio aéreo sirio vital para la guerra contra Irán desde Israel.

Todos estos acontecimientos son planificados en Washington como proyectados esta la guerra sucia contra Venezuela después del triunfo de Chávez, este domingo 7 de octubre o las campañas mediáticas contra Correa y Evo. Todas estas extorsiones y chantajes políticos contra gobiernos revolucionarios son parte de la política inhumana del capitalismo dibujadas en la casa blanca.

Y, estos son ejemplos menores de lo que pueden hacer EEUU, Europa y Naciones Unidas; a la luz de los acontecimientos es mucho más obvio que les interesa que el calentamiento global y sus cambios climáticos castiguen las economías de los países emergentes o en vías de desarrollo para sostener la dependencia económica-tecnológica.

Cuando las naciones desarrolladas se niegan a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero porque EEUU no quiere cambiar la tecnología industrial basada en los combustibles fósiles a otra alternativa y limpia para la naturaleza los otros países China, Brasil, India, Corea del Sur dicen: Si EEUU no reduce las emisiones de gases porque nosotros debemos hacerlo; resultado, nada se logra en las cumbres ambientales para frenar el calentamiento global situación que está a punto de ser irreversible.

La crisis económica que empezó en el 2008 es la más grave para el mundo capitalista después de la gran depresión de los años 30, en esta recesión los países más desarrollados son los más afectados mientras las economías emergentes y en vías de desarrollo, si bien en algo se afectaron, no sufrieron tanto porque a la economía global se incorporaron actores importantes surgidos en los últimos años sosteniendo los precios altos de las materias primas.

Es cierto que los precios del petróleo y de las materias primas han servido para aumentar los gastos públicos en los diferentes países, sin embargo, también, la buena gestión de los gobiernos socialistas ha permitido que un gran porcentaje de gente pobre haya mejorado su situación material e intelectual en la región Brasil, Venezuela, Ecuador, Nicaragua, Bolivia, Argentina, Uruguay son ejemplos positivos de estos logros sociales para sus pueblos.

300 Años atrás Jonathan Swifi, escritor irlandés publicó un libro “mentiras políticas” vaticino el triste porvenir de la humanidad a manos de los políticos. A estas alturas de la vida nadie duda ni se sorprende que los políticos de derecha sean percibidos como mentirosos, traidores, corruptos, aprovechadores, no como personas que ejercen un cargo público al servicio de los demás como lo hacen algunos gobiernos en Sur América. 

Según la OIT 600 millones de jóvenes en el mundo no trabajan ni estudian y más de 210 millones  de personas se encuentran desempleados por lo tanto la pobreza no se reduce se incrementa. La recesión europea va para algunos años más y la crisis económica-política en los EEUU se mantiene mientras el pentágono presiona por otra guerra a pesar de los 50 millones de desempleados en el G7. 

China, India, Rusia, Brasil, Indonesia y otros países son los que sostienen la economía mundial gracias al aumento de sus comercios y porque sus recursos naturales les permite proyectar su crecimiento a pesar de la desaceleración sobre los 20 puntos porcentuales que según la CEPAL se encuentran por debajo de las tasas de expansión del año anterior y que empezara a afectarnos como región, hay que ver cómo termina el 2012 y como se sitúa el primer trimestre del 2013 para una mejor proyección.

Mientras tanto, para nuestros países los procesos revolucionarios al socialismo son la mejor opción que tenemos para superar de apoco la patética inhumanidad.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1397 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /tiburon/a151684.htmlCUS