La oposición logró lo que buscaba, en las elecciones presidenciales 2012

En realidad debería decir, la CIA logró lo que buscaba en estas elecciones …

Me duele mucho reconocerlo, pero todos hemos sido utilizado en el trabajo manipulado que de manera sistemática, con objetivos a mediano y largo plazo, se ha planteado la CIA para lograr el control y cambio de Gobierno en Venezuela.

Estas elecciones presidenciales 2012 se caracterizan por condiciones especiales, muy particulares, que no se van a repetir. El Presidente Chávez llega a ellas en las mejores condiciones que Gobierno alguno haya tenido.

Toda la población recibiendo y aprovechando los logros de la revolución. Todas las misiones sociales funcionando. Los ricos cada vez más ricos. La clase media (en general) en lo suyo, como mediocres arribistas y aprovechados que son, recibiendo beneficios y hablando mal del Gobierno. Los pobres cada vez más contentos y enamorados de su presidente. ¡Imagínense!, por primera vez, pueden disfrutar de una casa, que mucha veces es regalada. No tienen que dejar de comer para tener un televisor, una cocina, una lavadora, etc., etc., no digamos nada sobre salud, esparcimiento, reivindicaciones sociales y políticas, etc.

Los pobres tienen la tranquilidad de que sus hijos, por primera vez, pueden estudiar sin el estresante pago de matrícula, le regalan los libros, le dan comida y hasta le regalan una computadora Canaimita. ¡Esto es increíble!, más si lo comparamos en la actualidad de crisis mundial, con los países europeos y el estadounidense. En fin el bienestar general de la población que en correspondencia con las políticas públicas dirigidas por el presidente que ahora es candidato, está en su mejor momento. Es decir, tenemos el mejor candidato que en elecciones hayamos tenido.

Pero, por otro lado, tenemos todo lo contrario, todo lo malo para el pueblo representado en una cosa o un parapeto de candidato que trata de camuflajearse con los logros de la revolución. Esto no es más que los intereses del imperialismo que como parásitos que son, requieren de los recursos de los países subyugados.

En estos momentos, la CIA a través de órdenes directas de la Embajada estadounidense, de manera muy bien escogida, ha puesto como candidato, a lo peor que tienen en sus filas, y esto es lo importante. Han buscado a un delincuente convicto, pero no confeso. A algo que no sabe hablar, que no tiene cultura porque nunca ha pisado un salón de clases, pero que es capaz de hacer cualquier cosa como buen fascista cobarde que es, sólo por sentir la autoestima que no tuvo en su niñez. En fin, algo que la población conoce muy bien, como falso, como incapaz, como idiota, como guapetón llorón, como una cosa.

En estas condiciones la CIA sabe que no va a ganar las elecciones, su único interés es establecer la estructura que le permita quitar al Gobierno Revolucionario en el mediano plazo, es decir en la próximas elecciones, y para esto es que han hecho toda esta inversión de dinero en moneda extranjera en el peor candidato. El resultado lo muestran las distintas encuestas políticas. Esto es lo peligroso y el gran logro de la CIA. Para entenderlo analicemos lo siguiente.

Si consideramos toda la sensación de bienestar económica y social de la población con todos los logros de la revolución, sumado al hecho de contar con el mejor candidato que hemos podido tener en toda la historia republicana post-Bolívar y compitiendo con el peor candidato de la antipatria donde es evidente la actitud rastrera de todo este sector servil a los intereses de sus amos imperialistas, y que el mayor margen de diferencia esté en promedio en un 12 %, es claro el gran logro de la CIA. Un gran triunfo.

Según el promedio ponderado de las encuestadoras durante casi un año, el sector ni-ni, se ha mantenido en un 32 %. Afortunadamente, para estas elecciones, este sector no decide, pero al mismo tiempo, representa la gran victoria de la CIA.

Este sector conformado por personas sibilinas que, por conveniencia, no se definen, hablan mal de un sector cuando están tratando al sector contrario y viceversa, al mismo tiempo que se benefician de estos sectores en pugna. Son los mosquita muerta de la sociedad, los que siempre andan escondidos, los que siempre ocultan sus intereses e intenciones, es su naturaleza flemática como la definiera el gran filósofo griego Hipócrates, o como muy bien lo describiera el gran escritor uruguayo Mario Benedetti; son personas que por aspiraciones en su reflejada deficiencia de autoestima quieren igualarse a la “clase alta” aunque sea despreciada por ella, mientras que por otro lado, no quieren que los confundan o comparen con los pobres, porque se creen mejores que ellos y se sienten asqueados de sus propios orígenes.

Resulta que este malagradecido sector, debido a la guerra de intereses que se desarrolla en sus cabezas; por un lado el evidente gran logro de la revolución que de perderlo, este sector sería también uno de los más desfavorecido, y por el otro lado, el enorme bombardeo mediático de los medios de comunicación venezolanos manejada y dirigida por la embajada estadounidense con lineamientos expresos de la CIA, ha mantenido a esta gran porción de “Venezuela” (32 %), más inclinado hacia el chavismo que al retrógrado oposicionismo. Por esta razón, es que este en este momento no decide, sino que más bien, a su pesar, refuerza en estas elecciones, al proceso revolucionario.

El promedio ponderado de las encuestas establece como voto duro un 43 % para la revolución, 25 % para el oposicionismo y un 32 % para los arribistas ni-ni. El problema es que estos aprovechados ni-ni hacen disminuir la brecha entre la revolución y la antipatria hasta un 11 %, éste es el el gran triunfo de la CIA.

En este momento, esta brecha de 11 %, en realidad es demasiado baja considerándose lo mejor de acá y lo peor de allá, y recordemos que en la campaña del referéndum para la Constitución, la CIA, a través de una muy buena campaña mediática tergiversadora, logró tumbarle a la revolución tres millones de votos en un año (se acuerdan de la propaganda de la carnicería, etc.). Revisemos las encuestas en esas elecciones y su correlación con la fuerte campaña mediática y su denodada inyección de dinero extranjero. Imaginémonos eso mismo pero en seis años.

La CIA sabe que no va a ganar las elecciones, pero ya hicieron su trabajo, no el de corto plazo donde han intentado asesinar al presidente, con mercenarios, paramilitares y locos de oficio, sino el de mediano plazo donde pretenden y planifican para ello, quitar al Gobierno revolucionario a través de una campaña mediática salvaje, con mucho dinero invertido, en las próximas elecciones, donde esperan, a través de un trabajo sistemático de infiltración socavar las bases de todas las misiones, de manera que produzca un descontento y malestar de la población en general, y para esto, este sector ambivalente de aprovechaos son la punta de lanza necesaria que volteará lo que hoy es evidente, Venezuela es chavista. Sí Venezuela es revolucionaria, pero los medios de comunicación, a partir de ahora, van a construir una realidad distinta (en realidad lo han venido haciendo, pero hasta este momento no han pasado, de algunas pruebas para medir la respuestas del Gobierno y de la gente, ya el sistema está calibrado y si el Gobierno no aprende de sus errores, el destino de la revolución será la muerte por falta de coraje en la toma de decisiones).

Algo parecido a lo que sucedió en Nicaragua, después del Gobierno del revolucionario Daniel Ortega, donde la CIA puso a ganar a la servil Violeta Chamorro con un proceso mediático alienante, sobre todo, de engaño y amenazas a los pobres, mientras que en la clase media, el bombardeo de información fue destinado sobre problemas de inseguridad, de falta de comida, de pésima educación, degradación de los valores de la familia, todo ello promovido por la misma embajada estadounidense, a través del narcotráfico, lavado de dinero, corrupción en las instituciones del Estado etc. Antivalores que luego a través de los medios se los achacaba al Gobierno revolucionario. A la clase media, no hay que convencerla mucho, en realidad su actitud mediocre y arribista busca cualquier excusa para morder la mano del que le da comida. Es una condición natural de autoestima por estar en el medio, es decir no está aquí ni allá.

Lo que queda es imaginarnos cómo se va a comportar este gran sector, donde él mismo va a ser protagonista, con la bestial campaña mediática que va a ejecutar la CIA en este próximo período presidencial, utilizando para ello, todo el aparataje comunicacional, y el socavamiento de las instituciones del Estado. Por supuesto que de ser así, ya las próximas elecciones están perdidas.

O sea, lo que viene, para el próximo período no se va a parar si seguimos cometiendo los mismos errores de permitir que los medios de comunicación sigan estando en manos de la empresa privada. La educación, así como los medios de comunicación no deben tener intereses capitales, ni de ningún tipo de negocio mercantilista, porque se pervierte lo más importante del ser humano, su desarrollo personal y humano, y los valores de la familia.

Para finalizar, este escrito se convierte en un llamado a tomar de verdad lo medios de comunicación para servicio del pueblo. Debe obligarse a través de leyes o de lo que sea, que toda transmisión de la televisión, prensa, radio, Internet, etc., sea para educar a la población.

Toda novela, programa de opinión, de entretenimiento, de noticias, de cualquier cosa que salga de los medios, debe ser para inculcarles valores a la familia y a la gente. Que se sancione, de manera ejemplar, toda aquella novela o cualquier programa, que promueva a través de sus guiones, antivalores como ejemplo; la infidelidad, la prostitución, la delincuencia, el homosexualismo, las drogas, la corrupción, etc.

CONATEL debe desaparecer o transformarse para dejarse respetar. Por cierto, para qué servirá la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión. El Gobierno se hace respetar o lo agarran pa´ loco.

Hay que desintoxicar y que reeducar a la población en una cultura humana llena de valores familiares, y para esto hay que tomar los medios de comunicación.

La revolución se gana en la mente de la gente.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4339 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /tiburon/a151228.htmlCUS