La política militar de Capriles

En agosto pasado, la diputada oposicionista, María Corina Machado, famosa ella, por ser la única política venezolana, en ser recibida por el genocida George W. Bush, en su condición de presidente del imperio de EEUU, ese mes sacaba a relucir la posición de ese sector de nuestra sociedad con respecto al tema militar, denunciaba entonces: "Vengo a alertar a los venezolanos y a los integrantes de la Fuerza Armada Nacional del contenido de un documento secreto que modifica nuestra vida y nos convierte a todos en defensores de la revolución, contrariando lo establecido en la Constitución. Dejaremos de ser ciudadanos para convertirnos en combatientes", explicó la parlamentaria independiente. "Por esa razón he solicitado que se cite al Ministro de la Defensa y al Comandante Estratégico Operacional para que expliquen el alcance y propósito del Plan Sucre, dicho plan establece como objetivo estratégico construir la nueva doctrina militar bolivariana para librar con éxito una guerra popular prolongada ante una hipótesis de guerra por parte del Imperio contra la República Bolivariana de Venezuela", expresó. A juicio de Machado, el gobierno pretende involucrar al pueblo en una guerra de guerrillas al circunscribir las amenazas a la nación a una supuesta invasión del imperio. "Esto quiere decir que se abandonan las hipótesis convencionales derivadas de las amenazas a la integridad territorial, la incursión y permanencia de grupos irregulares y de narcotraficantes en Venezuela". (El Universal, 08-08-2012). Muy molesta, la diputada, por el cambio de paradigmas de nuestra Fuerza Armada,FA, a su vez, reafirmaba su convicción, en que la necesidad de existencia, de la FA, se debe restringir a combatir “las amenazas a la integridad territorial, la incursión y permanencia de grupos irregulares y de narcotraficantes en Venezuela”, las mismas hipótesis que privaron a todo lo largo de la extinta cuarta república, obvio, para ella y el sector político que representa, los EEUU no constituyen peligro alguno, dado sus posturas de innegable sometimiento a sus directrices, como sucediera a todo lo largo de la cuarta república.

Y, mientras aquí, la mediática burguesa se abalanzaba sobre nuestra FANB y su Nueva Doctrina Militar, desde Miami, EEUU, el Nuevo Herald periódico de la CIA, manejado por la mafia anticubana aliada ahora, a la mafia antivenezolana que se ha radicado en EEUU, lanza la misma noticia con mayor amplitud, atribuyéndole un título provocador y contrario al interés nacional: “Chávez se alista en secreto para invasión de EEUU”, en dicho artículo, analizan el Plan Sucre y realizan sus críticas al viraje estratégico que está dando nuestra FANB en función de actualizar su Doctrina y ajustarla a los nuevos tiempos de Revolución y cambio que vive nuestra Patria Suramericana. Dice la CIA y la mafia anticubana, nutrida por venezolanos y venezolanas que delinquieron en nuestro país y se refugiaron en Miami en Nuevo Herald: “El presidente Hugo Chávez se prepara en secreto para repeler una “invasión” de Estados Unidos a Venezuela, emitiendo planes para transformar a la Fuerza Armada Bolivariana en un “ejército guerrillero”, que para el 2013 contaría con un millón de milicianos, denunció la diputada opositora María Corina Machado.(…) “La visión de este Plan Sucre destruye al ejército profesional para construir un ejército guerrillero […]. Cuando comparamos el tamaño de nuestros cuatro componentes, unidos llegan a alrededor de 150,000 hombres y mujeres de armas”. Como se aprecia, todo aquello que se refiera al fortalecimiento de nuestra FANB, molesta a las y los opositores y, por supuesto, a nuestro potencial agresor, el imperio de los EEUU, quien, a través de su mediática burguesa agrede nuestra Patria, al menos, por ahora, verbalmente.

Ahora bien, la MUD en su propuesta de programa de gobierno, suscrito por Capriles Radonski, el pasado 23 de enero, Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional, esboza sus ideas de lo que será la Doctrina Militar en un eventual gobierno de Capriles. En los puntos del 96 al 107, desarrollan su pensamiento militar. Así, en el 99 plantean: “Reorganizar y reformular la institución castrense para que responda a amenazas multidimensionales, con componentes profesionales, altamente entrenados, dinámicos y con capacidades operativas para responder eficazmente…”, quizás no digan nada, pero el solo hecho de plantearse la reorganización y reformulación de la institución, implica que la misma entraría en una dinámica de cambios en sentido contrario al que actualmente lleva a cabo nuestra FANB. Lo cual, reafirman al plantear la revisión de la LOFANB y la LOSN, en el punto 100.

Un punto bien polémico que plantean en su propuesta es, la eliminación de la Milicia Bolivariana; con ello, desarticulan la fortaleza de nuestra FANB, lo que intentan encubrir bajo el supuesto de la “profesionalización de la tropa”. En otras palabras, restablecer unas fuerzas armadas tal cual existían en la cuarta república, por ello, hablan en su Programa en el punto 97: “Restablecer los conceptos de Obediencia y Lealtad Institucional”, como si, en la actualidad, dichos conceptos no existieran en nuestra FANB y fueran una parranda de desobedientes y desleales. Mal conceptualizada, está concebida nuestra Institución Militar, sus hombres y mujeres, en filas oposicionistas.

Del conjunto de propuestas que hace la MUD, en el programa de gobierno que ha suscrito su candidato, Capriles Radonski, hay un punto que debe llamarnos a la más profunda reflexión, el 106: “Reforzar los Teatros de Operaciones”. La historia, esa que no les gusta recordar a las y los oposicionistas, al traernos a la memoria colectiva los Teatros de Operaciones, TO, nos retrotrae a una época de torturas, desapariciones forzosas, violación de los Derechos Humanos, represión, guerra civil. En otras palabras, la utilización de la Fuerza Armada en la represión del pueblo venezolano. A eso, se resumen los TO.

Esta propuesta de la MUD, suscrita por su candidato Capriles Radonski, analizada fuera de contexto pudiera ser refrendada por una mayoría de compatriotas, solo que, cuando se analiza el enfoque económico de esa propuesta, el genocidio económico implícito en ella, la respuesta que, sin duda, nuestro pueblo dará a las eventuales medidas antipopulares, implícitas en el mismo, tales como: la eliminación de las Misiones en salud, educación, vivienda, alimentación, trabajo, seguridad; la descentralización para privatizar las empresas públicas, ajustes tarifarios de esenciales servicios públicos como luz, agua, transporte; congelación de las pensiones y salarios públicos, entre otras medidas de marcado corte neoliberal, medidas que, sin duda, propiciaran un clima de descontento y protesta popular, se explica uno, entonces, el por qué la MUD y su candidato Capriles Radonski, proponen en su programa de gobierno en el punto 106: “Reforzar los Teatros de Operaciones”. El pueblo mismo, se convertiría en el enemigo número uno a vencer. Caracas se convertiría en un Teatro de Operaciones, dados sus antecedentes de lucha y resistencia, en febrero de 1989 y abril 2002.

Devolvernos una fuerza armada capaz de asesinar miles de compatriotas, como en febrero de 1989, dirigida por el genocida de Italo del Valle Alliegro, ese es el prototipo del componente militar al cual pretende retrotraernos la MUD y su candidato Capriles Radonski, por eso hacen hincapié en “tropas profesionales”, verdaderos mercenarios que, por cuatro lochas, manden al carajo aquella sentencia del padre Libertador Simón Bolívar: “maldito sea el soldado que empuñe sus armas contra su pueblo”. Una fuerza armada, cuya razón de ser, sea la de garantizarles, tanto a la burguesía como al imperio de EEUU, sus intereses mercantiles y demás propiedades, sometiendo al pueblo con sus armas. A ese triste papel, se reduce la doctrina militar de la MUD, Capriles Radonski y el imperio de EEUU, a convertir nuestra fuerza armada en los policías que someterán al pueblo a sus designios. Por ello, protestan cuando el camarada Chávez les habla de los orígenes bolivarianos a nuestra FANB, saliendo por toda Suramérica a libertar naciones del yugo imperial; a estar junto al pueblo, participando juntos, en el engrandecimiento de nuestra Patria, impulsando juntos políticas sociales de beneficio popular como vienen a ser las Misiones Sociales; protestan también, cuando el camarada Chávez impulsa políticas que conllevan el fortalecimiento del apresto operacional de nuestra FANB, dotándolos de importantes recursos a ser empleados en la seguridad de nuestra nación y, dentro de esa estrategia de fortalecimiento, la Milicia Bolivariana juega un rol de suma importancia, multiplicando por miles el número de hombres y mujeres en armas, lo que se convierte en un disuasivo de notable consideración para el potencial enemigo. Y toda esa amalgama de políticas desarrolladas por nuestra Revolución, deben contener como elementos de cohesión, la unidad cívico-militar puesta en prueba para enfrentar el golpe de Estado de abril de 2002, el paro-sabotaje petrolero de 2002-2003, así como, nuevamente, se pondrá en prueba el próximo 07 de octubre ante las anunciadas güarimbas oposicionistas, en desconocimiento de los resultados electorales, anunciando FRAUDE, desde el comienzo del proceso electoral.

Planes, ya hechos públicos por el sistema nacional de medios públicos. El llamado, a estas alturas del partido, no puede ser otro, sino salir a votar masivamente, solo una brecha lo suficientemente amplia y, a favor del candidato de la Patria, Hugo Chávez Frías, podrá inhibir a ese sector minoritario de nuestra sociedad de concretar sus planes de violencia organizada, con motivo de las elecciones del venidero 07 de octubre.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1756 veces.

Comparte en las redes sociales