Guerra del miedo de Israel ayuda a EEUU

La sicología del miedo persigue que una comunidad entre con el tiempo a un grado cero de socialización, comportamiento animal, para regular en varios grados no solo los comportamientos políticos sino los económicos- culturales de los países con otros: alejamientos, acercamientos, prestamos, deudas, privilegios, sanciones, elementos que conectan la diplomacia entre si y que sirven además para organizar las pulsaciones sociales e integracionistas con el lenguaje efectivo de la guerra sicológica.

La sicología del miedo practicada más por Israel y Estados Unidos, cristaliza una estrategia de supervivencia que es a un tiempo un principio político imperial y una clave de conexión del resto de países con estos, toman cuerpo con el sinnúmero de conflictos programados en el calendario financiero de la defensa estadounidense que requiere el sistema para sostenerse en todos los aspectos de la convivencia.

Es claro que las amenazas israelíes contra Irán, no solo alteran el mercado del petróleo y las bolsas de valores en momentos que los 13 billones de euros del PIB de los 17 países de la zona euro están declinando a una tasa del 1.1% anual y amenaza con una desaceleración global, convivencia en crisis, por ello, una amenaza de guerra es práctica cotidiana de una política que permite el discurso mentiroso pero influyente en la opinión pública mundial ¿será no será? Como el caso de las armas de destrucción masiva pretexto con el que se invadió Irak, cuando se supo la verdad ya el país estaba destruido y la amenaza de revolución en el mundo musulmán colgaba de una soga.

La guerra sicológica contra Teherán que lleva más de 7 años con el cuento de la bomba atómica tiene el mismo principio de apoyar la elección guerreristas de EEUU y de preparar mentalmente a su pueblo que una guerra contra Irán es inevitable para beneficiar la paz mundial y que la decisión política de la casa blanca con cualquier huésped dando luz verde al bombardeo, situación que originaria una guerra regional, es la rutina básica de Washington en su lucha contra el terrorismo para que el mundo agradezca.

Israel viene sosteniendo que las negociaciones con Ahmadinejad no conducen a ninguna solución por ellos planteada, también sabe que Washington no se pronunciara sobre el tema en época electoral, mucho menos en atacar Irán, saben además que eso ayuda a Teherán para seguir con el enriquecimiento de uranio.

El doctor Efraim Asculai, del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional experto en temas nucleares y ex miembro de la Agencia Internacional de Energía Atómica, es el encargado de impulsar la guerra sicológica contra Irán y preparar a los pueblos estadounidense e israelí que Teherán con las bombas atómicas es una amenaza y que sus centrales nucleares deben ser bombardeadas porque “ya tienen todo listo para fabricar armas atómicas y lo que falta es la decisión de hacerlo, lo que les llevaría entre 3 meses a 1 año”.

“Irán ya tiene cerca de 5 toneladas de uranio enriquecido al 3.5% equivalente al 70% del trabajo requerido, cantidad suficiente para 4 o 5 bombas atómicas, y dispone de unos 150 kilos enriquecidos al 20% y una diversidad de aparatos necesarios para el proceso como 3000 centrifugas introducidas en Natamz, con espacio para 54.000 centrifugas todavía sin completar”, según Asculai.

“La instalación de Forda, cerca de la ciudad sagrada de Qom, secreta hasta hace poco tiempo está diseñada al enriquecimiento de uranio a nivel militar de más del 90% si no es así para que esconden todo bajo la montaña” concluye Efraim Asculai.

La estrategia de Israel, es parte de un programa de guerra sicológica encargada de preparar a su población de que una guerra contra Irán, es un hecho que tarda pero que tiene que darse, además, en estos momentos busca alinear a los candidatos estadounidenses con la sociedad de que una vez en la casa blanca, cualquiera de ellos, deben dar la autorización para que Israel o Turquía o la OTAN o su fuerza aérea bombardeen Irán.

Efraim Halevy, ex jefe del Mossad dijo “el dilema entre el bombardeo y la bomba son el símbolo del debate en el país, las negociaciones son infructuosas con Irán, no hay forma alguna que detenga su programa nuclear”, Benjamin Netanyahu manifestó “Irán, no cree que hablamos en serio”, su ministro de defensa Ehud Barak agrego “va quedando poco tiempo”.

Ahoron Zeevi Farkash, ex jefe de inteligencia dijo “el ataque podría concretarse en poco tiempo, en los próximos meses”.

Expresiones hechas públicas por los medios de comunicación del mundo, persiguen un conflicto sicológico para sostener la presión contra Irán y preparar a la opinión pública mundial de que Ahmadinejad es el enemigo a derrotar en la nueva campaña militar del pentágono que da de comer al complejo militar –industrial en estos próximos 4 años.

Guerra sicológica persigue preparar a la opinión pública mundial que con Obama o Romney, la guerra contra Ahmadinejad, es inevitable.

Raúl Crespo.
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2918 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /tiburon/a148424.htmlCUS