Toque de pimienta

¿Y el Esequibo qué?

Una de las cosas que admiro de Argentina es la soltura con la que se desenvuelve la titular de la Presidencia de la República, Cristina Fernández de Kirchner. Para mi resulta casi un evento de ciencia ficción el hecho de que esta dama ocupe la primera magistratura de su país y que, además, sea una militante de la izquierda la que gobierna con tanto acierto dicha nación.

Argentina es un país cuya complejidad ha desvelado la incapacidad de innumerables líderes políticos, que al llegar a la presidencia empiezan a fracasar una y otra vez, para terminar sus períodos – cuando los terminan sin derrumbarse – sufriendo un descrédito abrumador e ignominioso.

Al principio pensamos que la de Cristina Fernández era una presidencia heredada, lo cual resultaba lógico, pues no había un sucesor con más méritos que la viuda del presidente Néstor Kirchner. Sin embargo la presidenta ha demostrado que, aparte de la merecida herencia, es una excelente mandataria, en sintonía con los anhelos más sentidos de su pueblo.

De particular interés resulta el tratamiento que le ha dado al reclamo que coloca a las Islas Malvinas como parte integrante del territorio argentino. Dicho reclamo podría dar origen a una jurisprudencia internacional que serviría para respaldar la titularidad venezolana sobre el Territorio Esequibo, actualmente objeto de una reclamación que permanece silenciada más allá de lo conveniente.

La cancillería argentina anunció hace poco que está consignando un mapa de su territorio ante la Organización de Naciones Unidas, para que conste que el mismo incluye a las Malvinas.

La aceptación de dicho mapa no crea derechos para el gobierno o para el estado argentino, pero sirve como testimonio del reclamo.

En mi humilde opinión creo que, si el mapa es consignado, nuestra cancillería debería iniciar un procedimiento similar para hacer constar que la soberanía venezolana se extiende sobre el mencionado Territorio Esequibo, cuyos límites figuran en los mapas oficiales de nuestro país y hasta en las estampillas.

La hora es apropiada para averiguar quién nos acompañará en nuestro reclamo, tan justo y valedero como el que más.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2463 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /tiburon/a148387.htmlCUS