La naturaleza como factor clave del MERCOSUR

El espacio geopolítico que comprende el modelo de integración del MERCOSUR, donde se cuenta la inclusión de Venezuela, contiene las mayores reservas naturales del mundo, entre ellas el reservorio más amplio de agua dulce en nuestro planeta. Esta condición es estratégica y plantea a todas luces la necesidad de conformar un frente común para el manejo y preservación de este escenario natural, pensando en orden civilizatorio y en la supervivencia de la especie humana.

En este sentido son muchos los eventos realizados para analizar este tema, incluyendo la Cumbre de Río y el Foro Social Mundial. Sin embargo en torno al tema se plantea un posible conflicto a futuro, entendiendo que existen factores externos y condiciones económicas impulsadas por sectores corporativos aliados a la política desarrollista, promovida desde los centros del capitalismo y con injerencia directa en la explotación desmedida de la biodiversidad y de las reservas naturales y acuíferas en este espacio subcontinental.

Desde este punto de vista no es de extrañar que los Estado Unidos pretendan moldear las posiciones conservacionistas de algunos países del MERCOSUR, creando líneas de fractura en las relaciones diplomáticas para hacerles renunciar a lo que formalmente establecen los protocolos y la normativa consensuada en materia de resguardo de los recursos naturales. Desde luego y como miembros del MERCOSUR no podemos perder de vista que el gobierno de los Estados Unidos mantiene vivas las expectativas de influencia en esta basta área suramericana, donde históricamente ha adoptado posturas intervencionistas para lograr sus objetivos dentro de la dinámica económica capitalista.

Por ello no es de extrañar que la visión realista de la política militar norteamericana, pretenda modificar el equilibrio de poder entre los países de la zona y crear líneas de fractura, partiendo del espejismo conservacionista diseñado a la medida de sus intereses, lo cual podría traducirse en la creación de un cerco táctico para seguir el saqueo y ejercer la hegemonía neocolonialista, en un espacio donde están los mayores acuíferos y de igual manera las mayores reservas de petróleo, mineral de importancia fundamental y que es motivo de guerra en diferentes lugares del mundo.

Siendo así, no cabe la menor duda de la importancia de la unidad suramericana para salirle al paso a la tiranía destructiva y a la amenaza de la barbarie imperialista, que en su irónico proceder se desentiende de los protocolos y de las responsabilidades conservacionistas, pero castiga con su actitud descomunal y catastrófica del desarrollismo mal concebido las posibilidades de supervivencia de la más grandes de las reservas de agua dulce en el mundo que se encuentra en América del Sur, específicamente en el Acuífero Guaraní, la reserva subterránea de casi 1,2 millones de kilómetro cuadrados, que se estima en 50.000 km cúbicos de agua, cantidad con la cual, según análisis, se puede abastecer a la población mundial (6.000 millones de personas) durante 200 años.

En este sentido no cabe la menor duda que los Estados Unidos siguen su desbocada carrera como principal agente contaminante del planeta y en su agenda internacional no existe el menor indicio de voluntad política por cambiar su actitud destructiva de la naturaleza. Por el contrario al amparo de su posición hegemónica sigue estableciendo a sus anchas un fundamentalismo que gira exclusivamente en torno a su poderío militar, irrespetando la soberanía de los pueblos.

Desde esta perspectiva los gobiernos representantes de los estados que hacen vida en el MERCOSUR, deben mantener como un sistema de orden superior la profundización de la conciencia sobre la responsabilidad en el manejo y el uso de los recursos presentes en este escenario geopolítico y por otra parte acerca de la necesidad de cerrarle el paso a la tendencia imperialista de los Estado Unidos, que en nombre de un proceso civilizatorio mal concebido lleva al extremo la manipulación a las élites políticas para facilitar las decisiones que a la larga podrían considerarse erróneas y lamentables.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1093 veces.

Hugbel Roa


Visite el perfil de Hugbel Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.