El Bolívar sangre, hueso y llanto que somos

¡Lo encontramos! Dimos, por fin, con Bolívar. Con el Bolívar hombre, el Bolívar dolor, el Bolívar sangre y sufrimiento. Ante nosotros, el pasado 24 de julio tuvimos finalmente al Bolívar hombre que supo amansar tormentas; al Padre que ahora abandona cuadros y marcos para espada en mano decretar con tinta roja el nacimiento de la tan esperada era liberadora.

No fue un Dios como dijeron siempre en la escuela para que nunca lo alcanzáramos y no osáramos imitarlo. Aunque sus conquistas parecen aún extraídas de finales de cuentos de hadas, el estudio clínico revelado ese día demuestra que como cualquiera de nosotros no sólo sonrió, bailó y cantó, sino que también padeció los más severos sufrimientos generados por los males que lo martirizaron hasta el 17 de diciembre de 1830.

“Las tres últimas vértebras lumbares presentan signos de esclerosis por probable traumatismo crónico ocasionado por la monta a caballo”, reza parte del informe que resalta ante la opinión pública las consecuencias de una vida entregada a la lucha por la libertad de los oprimidos. ¿Cuántos de los guerrilleros y guerrilleras de nuestra lucha armada no conservan a estas alturas las evidencias de las torturas recibidas durante la Cuarta República? ¡Igual a Bolívar!, porque de eso se trata: de convencernos de que nuestras carnes y nuestros huesos son como los suyos y que, como él, estamos obligadas y obligados a empeñar hasta nuestros últimos sudores en aras de la causa patriota.

Los tiempos últimos fueron para el genio de América una verdadera pesadilla. A las traiciones de quienes alguna vez se plegaron a sus idearios independentistas, se sumaron dolencias como ardor para orinar (disuria), sangramiento en la orina (hematuria), disminución de oxígeno al sistema nervioso central y a todos los órganos “siendo el primer sistema afectado el nervioso central” (hipoxia) y otras de igual complejidad.

Fue Simón Bolívar como cualquiera de nosotros. Como él, estamos obligados a no rendirnos ¿verdad?

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1497 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /tiburon/a147664.htmlCUS