YPF de Argentina, soberanía y la cooperación con PDVSA

No hay duda de que una de las ventajas que ofrece la nacionalización de la actividad petrolera en su conjunto consiste en que los países, en forma soberana, deciden con quien o con quienes establecen relaciones de alianzas y de hermandad –lo que en la economía se denomina relaciones comerciales- en el marco de los nuevos preceptos inherentes a la integración Latinoamericana y Caribeña, a saber: solidaridad, complementariedad, equidad…  

Así, en ese contexto, PDVSA y la empresa estatal YPF de Argentina asumieron hermanarse. No podía ser de otra forma. Ya el Presidente de Venezuela Hugo Chávez, el pasado sábado 21 de julio, habría lanzado una advertencia en su discurso dirigida a Repsol, empresa española que recientemente inició una demanda en contra del Estado argentino, tal como lo hizo en Venezuela la empresa transnacional petrolera Exxon Mobil, en el año 2007. Veamos, pues, el consejo de Chávez: “meterse con Argentina es meterse con todos nosotros, porque somos una sola Patria”. Lo anterior debe interpretarse como lo que es: la voluntad de estos países de volcar las rentas que genera su actividad petrolera hacia los pueblos. Y en esa titánica tarea es condición sine qua non hermanarse.  

Sagrada soberanía

Luego Chávez puso de manifiesto que “la soberanía… es sagrada”. Por tanto, “hay que respetarla. Con la soberanía de un país no se debería meter nadie…”, expresaba el Primer Mandatario de Venezuela en forma vehemente. Empero, al tiempo que espetaba tal observación, se realizaban  ataques, invasiones, desafueros, violaciones…en otras latitudes. No sabemos a ciencia cierta cuántos ni en contra de qué países, pues el Imperio es muy habilidoso para distraer la atención de los pueblos a través de la guerra de Cuarta Generación. Sabemos de los ataques en contra de Siria, sabemos de las acciones contra países del Medio Oriente y de África… pero estamos seguros de que la arremetida es mayor y de que muchos de los métodos empleados son no convencionales.    

YPF en la Faja Petrolífera del Orinoco

El ministro de Planificación argentino, Julio De Vido, el CEO de YPF, Miguel Galuccio, y el ministro de Energía y Petróleo y presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, hace pocos días avanzaron en las negociaciones con el fin de concretar una “asociación estratégica” entre ambas petroleras, tal como lo reseñan algunos medios de comunicación. De tal forma que las negociaciones apuntan hacia la presencia de la empresa petrolera argentina en la Faja Petrolífera del Orinoco.

“Nosotros queremos que, así como Enarsa tiene participación en Venezuela en campos maduros de producción de petróleo, en un área de la faja petrolífera del Orinoco, YPF, con toda su fuerza, su potencial y su experiencia, participe también en Orinoco y en campos que ya están produciendo”, dijo Chávez al concluir el encuentro realizado en el Palacio Miraflores.

Lo anterior luce realmente como un hecho trascendental, en virtud de que ambas empresas ahora son controladas por los Estados de sus respectivos países, en el marco del ejercicio  de su derecho soberano. Además, lo trascendental de la decisión obedece también al hecho de que ahora Venezuela forma parte del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), un  importante bloque para Venezuela, lo cual le confiere un marco especial a la búsqueda de cooperación en materia energética, entre los países miembros: Brasil, Argentina, Uruguay y Venezuela.

Las perspectivas

Uno de los intereses del Primer Mandatario venezolano consiste en que PDVSA desarrolle una mayor participación en territorio argentino, específicamente en las áreas de exploración, así como en la producción de petróleo, gas y petroquímicos.

Las alternativas concretas de asociación estratégica están proyectadas de la siguiente manera: la petrolera argentina explotaría áreas maduras en suelo venezolano. Por su parte, PDVSA refinaría combustibles y explotaría hidrocarburos no convencionales en Vaca Muerta, en Neuquén, Argentina. ¡Parece un buen negocio entre dos empresas petroleras estatales¡

Finalmente, vale destacar que el Gobierno argentino, basado en una decisión soberana, recuperó el control de la petrolera YPF a través de la expropiación del 51 por ciento de las acciones que la petrolera española Repsol tenía en la compañía. Eso no significa el ejercicio de la soberanía por parte del Estado. ¡Buena esa¡ 

(*) Periodista. Trabajadora Social

Profesora de la Universidad Bolivariana de Venezuela

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1866 veces.


Marbelys Mavárez Laguna


Visite el perfil de Marbelys Mavárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales




VE N