Comandos Anti-Golpe: Una necesidad estratégica de la Revolución

La revolución en curso (y en sus primeros pasos: la llegada de Chávez al poder en representación del pueblo es sólo el inicio de un proceso de transformación social cuya duración es indefinida y en el cual es necesario revolucionar las relaciones sociales, familiares, las costumbres, etc.), no es una batalla; aunque libre batallas importantes; es una guerra. Los grandes tácticos ganan las batallas, pero son los grandes estrategas quienes ganan las guerras.
 
Quise comenzar estas breves líneas, con este señalamiento porque viene bien al caso. La lucha entre el pueblo y la burguesía es una guerra en todas las de la ley. Estas líneas son continuación de anterior artículo “Comandos Especiales Anti-Golpe; ¡Por fin! ¡Urrah!”, (publicado en “Aporrea” 13/04/12), por lo cual estas líneas son su continuación oportuna, como oportuno es el tema de los Comandos Especiales Anti-Golpe (CEAG).  Poco importa ya, que esos Comandos no se hayan construidos desde el inicio del proceso, lo pasado no se puede cambiar, lo importante es que se construyan ahora, pero de verdad verdad, por eso quiero dar una opinión sobre los mismos, por su necesidad estratégica e importancia, y porque tengo derecho como militante de este proceso.
 
La falta de Coordinación evidenciada durante los hechos de abril del 2002, y la actual estrategia de desestabilización de los agentes de las trasnacionales, hacen necesaria la creación de los CEAG. El Imperialismo Global (USA, Europa, JAPÓN) no tiene planteado utilizar como principal forma de ataque contra nosotros, por ahora, un desembarco contra Venezuela, ni tampoco hay condiciones para un “golpe de Estado” o una rebelión o alzamiento militar tradicional. Las nuevas técnicas de acción buscan evitar que el imperialismo se vea involucrado muy directamente; por lo cual, buscan repartir la responsabilidad bélica, tal como lo han hecho en otras latitudes (Libia, Siria, Irán, etc.). Entonces, su principal estrategia contra nosotros es con base a Operaciones Encubiertas a través de marionetas nacionales y dentro del esquema de Guerra de Baja Intensidad y la manipulación mediática. Más adelante detallamos.
 
La acción y la organización de los trabajadores y el pueblo constituyen un proceso social, colectivo e histórico con fundamento en el desenvolvimiento de las relaciones de fuerza en la lucha de clases. En la actual coyuntura de aproximación al 7 de octubre, y además como lucha de clases al fin, y al principio también, el pueblo organizado debe estar preparado para enfrentar el escenario básico, la lucha, por eso se llama lucha de clases, y perdonen la perogrullada.
 
Un antecedente histórico necesario, por su trascendencia mundial, es el ocurrido en la revolución Rusa de 1905, donde dos de las discusiones más significativas, que ocurrieron en forma simultánea, fueron, por un lado, la polémica de Lenin contra los “liquidacionistas”, quienes frente a la derrota de 1905, pretendían adaptarse a los estrechos márgenes legales que les dejaba el zarismo, “liquidando” la organización “no publica” del partido y, por otro lado, contra el sectarismo “otzovista”, que representaba la otra cara de la moneda y que frente a la derrota buscaba refugio en las acciones ultraizquierdistas y desesperadas sin reconocer la relación de fuerzas existente entre las clases, y desdeñando la búsqueda, en esa situación, de las mejores vías posibles hacia el pueblo organizado. Sin derrotar esas tendencias no habría sido posible el triunfo de 1917. Bien, para nuestro caso que nos deja lo referido. Nos deja la enseñanza que en el escenario real, no el virtual, para lograr la victoria se debe tener una estructura “no pública” (disculpen el eufemismo), y que no tenerla es entregar o liquidar la revolución. En la Venezuela actual, por cómo se dio la historia, esa estructura no la hemos tenido desde que Chávez llegó a la Presidencia, quizás sólo algo de ella en lo militar (y con deficiencias), pero como los procesos revolucionarios son procesos de aprendizaje, ahora llegó el momento de corregir, se trata de construir una estructura como dice el Comandante Presidente Cívico-Militar, como debe ser, con la unidad Pueblo-Fuerza Armada que tanto se pregona. Y no construir esa estructura en las diversas instancias, desde lo nacional hasta lo comunal, sería actuar como los liquidacionistas, sería entregar la revolución.
 
Estos Comandos, en caso de conflicto serían los ejecutores de las medidas de defensa de la Democracia Participativa y Protagónica en construcción. Y serían un antídoto contra brincos de talanqueras, y acciones semejantes que obstaculicen la respuesta popular necesaria. El pueblo tiene el sagrado derecho y deber de defenderse.
 
Concepto, objetivos y características:
 Los CEAG son organismo que tiene como finalidad capacitar al pueblo revolucionario para enfrentar la actividad golpista de la contrarrevolución, en los más diversos ámbitos, Político-militar, económica, ideológica, salud, etc.. Serán los Organismos encargados de coordinar y dirigir las acciones de respuesta de los distintos componentes de su composición, a las actividades de desestabilización contrarrevolucionarias. En caso de agudización de conflictos, y bajo el mando del Comandante Presidente, será el componente centralizador de la respuesta. La estrategia golpista busca crear desestabilización e ingobernabilidad a través de secuestros de figuras (como del diplomático mexicano) y asesinatos (como el del ex-gobernador de Apure, y del general retirado Wilmer Moreno, vinculado al chavismo) de figuras vinculadas a la izquierda, al mundo del espectáculo, cantantes, y en fin figuras públicas. Con todo esto buscan lograr movilizaciones masivas hacia el TSJ, la Fiscalía, el CNE,  y otras instituciones. Todo lo cual apunta a aumentar la percepción de inseguridad e ingobernabilidad, para así explotando cualquier falla o déficit en estos ámbitos, verdadero o aparentado, no sólo impactar en la intención del voto, sino crear un caldo de cultivo para un estallido social que pueda detonar una oleada de protesta, o que justifique la manipulación mediática que ayude a deslegitimar el proceso electoral que se avecina. El financiamiento para las acciones proviene mayoritariamente del exterior y en menor escala de financistas internos y gobiernos regionales que juegan al caos.
 
Composición y Áreas de Trabajo:
 Integrantes: Deben ser lo más cerrado (incognito) posible. Y sus integrantes serán de comprobado compromiso de clase, en lo ideológico y en su praxis. Cada componente deberá realizar un archivo clasificado de los integrantes de su ramo, y un mapeo de los integrantes en general de su área, estableciendo quienes son o pueden ser integrantes, quienes simpatizantes, quienes neutrales, y quienes de la contra.
 
El CEAG Nacional funciona bajo el Comando del Comandante Presidente, y está integrado por un representante de cada uno de los componentes integrantes. Se propone que cada uno tenga 2 suplentes, que podrán ser convocados junto al principal, según lo juzgue conveniente el CEAG Nacional.
 
Cada componente tendrá un sub-comando por área. Así, el área militar tendrá su subcomando, con un principal en el CEAG Nacional, y sus 2 suplentes.
 
Igualmente, es necesario establecer diferentes Comandos: Nacional, regionales, municipales, por distritos o circuitos, y comunales. También se deben crear CEAG en las instituciones estratégicas, como PDVSA, CADAFE y otras empresas eléctricas, CANTV, INOS, VTV, SIDOR, Ministerios, Gobernaciones, Alcaldías, etc.. Poco se haría con solo un Comando Nacional, sin tener a nadie que lo implemente en lo regional, en lo distrital, municipal, parroquial, y en la base propiamente dicha, las comunidades. DE no ser así, el Comando Nacional sería como un General sin tropa, como los golpistas de abril del 2002. Poco haría un Comando Nacional sin tener a nadie que implemente sus líneas y articule con él en lo regional, en lo distrital, municipal, parroquial, y en la base propiamente dicho, en las comunidades.
 
Con una estructura como la señalada (un tejido de redes populares revolucionarias y articuladas con los componentes de las FFAA, con acento en la Milicia), no sólo estaría en capacidad de dar respuesta adecuada y oportuna al golpismo en todos los terrenos,  y contra la desestabilización en general, como contra el acaparamiento, y se estarían alineando y articulando la capacidad instalada del proceso revolucionario en las comunidades (apoyarse en el pueblo), Comunas, Consejos Comunales, Consejos de Trabajadores, Campesinos, etc.. Sería una estrategia del Pueblo para el Pueblo y la Revolución Socialista.
 
¡Profundicemos la Democracia Participativa y Protagónica!
                                                                 ¡Hasta la Victoria Siempre!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1391 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Felson Yajure


Visite el perfil de Felson Yajure para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US N /tiburon/a142723.htmlCUS