De magnitudes y dimensiones

Todo aquello que puede ser medido, como la longitud de un ataúd  o la temperatura de un cuerpo inerte recibe el nombre de magnitud. Medir es comparar una magnitud con otra de su misma especie que arbitrariamente se toma como unidad. El resultado de toda medida es siempre un número que es el valor de la magnitud medida y expresa la relación entre esta magnitud y la que se toma como unidad. Las medidas pueden ser directas o indirectas. Física elemental.

Un ataúd estándar alemán, para un adulto tiene 2 metros de largo, 0,7 metros de ancho y 0,65 metros de altura. La unidad de medición, que hemos escogido arbitrariamente, es pues: 1 ataúd

La base de cada una de las torres gemelas en Nueva York, era un cuadrado de 63 metros; aproximadamente 4000 m² de superficie.

Como toda guerra imperialista es un gran negocio, es preciso hacer  cálculos de costos y utilidades, contribuciones marginales,  de ganancias y pérdidas. Según la revista médica The Lancet  el número de iraquíes muertos durante la guerra de Irak podría llegar a 1 millón trecientos mil (1.300000). Es decir, si colocáramos en forma vertical la respectiva cantidad de ataúdes, tendríamos la suma de 8730 cajas mortuorias por área de superficie. Lo cual significaría, que necesitaríamos alrededor de 149 plantas para almacenar tanto muerto.

Cada torre gemela tenía 110 pisos, elevándose desde la acera 411 metros. Es decir, una altura promedio de 3, 7 metros por nivel. En este caso, la torre de los muertos, tendría una altura aproximada de 550 metros.

La cantidad exacta de muertos en la guerra de Afganistán, que comenzó en el año 2001, es desconocida, pero se estima que podría rondar los 50.000 por parte de los afganos. Lo que correspondería a una torre enana  de aproximadamente 6 pisos, con una altura de 22 metros. Dado, que la guerra en Afganistán continúa, es de esperar, que al cabo de unos años, los norteamericanos habrán construido, simbólicamente, las torres gemelas de la muerte y la venganza. Escusados sean los errores de cálculo.

Por otra parte, si lo que se invierte en armas se invirtiera en la paz, tendríamos el siguiente resultado en Alemania[1]:

a) El costo de 180 aviones Eurofighter  asciende a 23,3 mil millones de Euros, con dicha suma se podrían construir 215740 viviendas sociales de 70 m².

b) El costo de 80 helicópteros de combate, tipo Tigre asciende a 5 mil millones de Euros, con dicha suma se podrían construir 1000 asilos de ancianos.

c) El costo de 134 helicópteros de transporte, tipo NH 90 asciende a 4 mil millones de Euros, con dicha suma se podrían construir 305 Centros de formación profesional.

d) El costo de 60 aviones militares tipo Airbus A400M asciende a 9 mil millones de Euros, con dicha suma se podrían construir 7154 Jardines Infantiles.

e) El costo de 410  tanques de protección, tipo Puma asciende a 4,8 mil millones de Euros, con dicha suma se podrían construir 1655 escuelas primarias con capacidad para 200 alumnos por escuela.

f) El costo de 4 fragatas, tipo F125 asciende a 2,7 mil millones de Euros, con dicha suma se podrían construir 563 Centros de Deporte y Recreación.

Ya se  imaginará  el avezado lector, lo que podría hacerse con los 700 mil millones de dólares americanos, que ha solicitado el Presidente Obama para gastos militares en el año 2011, y si sumamos todos los presupuestos militares juntos, que las naciones guerreristas consumen  anualmente, el mundo éste, que conocemos, no estaría muriéndose de hambre ni nadie se vería obligado a abandonar su país en busca de empleo. Habría pan, trabajo y paz para todos.

Las magnitudes y dimensiones del despilfarro capitalista y la brutalidad de las guerras injustas del imperialismo, sobrepasan la capacidad de imaginación del cerebro humano. Por eso tenemos que recurrir a magnitudes tan tristes y tan macabras como lo es un ataúd.

 

Fuente: http://robiloh.blogspot.com/

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3160 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /tiburon/a107251.htmlCUS