La integración regional

La terrible crisis económica y financiera que atraviesa el pueblo de Grecia nos lleva a pensar y reflexionar acerca del papel de la Unión Europea. Y hablo del pueblo griego, ya que éste será el que va a sufrir, como siempre sucede en estas situaciones, en mayor cuantía el impacto de políticas desacertadas en el seno de la Unión.

No puedo enterder como los europeos pueden considerar a su integración la mejor a nivel mundial, si en ese mecanismo el interés colectivo no existe. Observamos como Alemania, a través de su Dama de Hierro y Canciller, Angela Merkel, condiciona la ayuda financiera a Grecia, obligándola a postrarse ante el inescrupuloso Fondo Monetario Internacional (FMI) y acatar sus imposiciones, que como siempre exigen todo el sacrificio al ya golpeado pueblo griego. Aunado a esto, observo con horror como se establecieron disposiciones dentro de la Unión Europea mediante las cuales sus miembros no están obligados a prestarse ayuda mutuamente, en momentos como estos. Entonces, como este mecanismo promueve la integración?, como este mecanismo puede ser un ejemplo de unión de naciones para otras regiones del mundo?, no lo creo ni lo comparto. Puede ser que la Unión Europea sea considerada, en teoría, el mecanismo de integración más perfecto, ya que logro avanzar en la integración política, social y económica del continente; pero en la practica no es así, ya que han dejado de lado la base fundamental de la integración: La Solidaridad.

Grecia, necesita urgente de esa solidaridad, ya que la crisis no es nacional sino continental y mundial; y se hace urgente etablecer los correctivos correpondientes, ya que Portugal y España se encaminan por la misma senda.

La toma de decisiones en el seno de la Unión no ha sido fácil ni expedita, debido a que todavía, a pesar de su "perfecta" integración, se mantienen las trabas que establecen las legislaciones internas de cada país. Asumir la Supranacionalidad no es tarea fácil, y mas si se piensa en ella como contraria al libre ejercicio de la soberanía de los Estados.

En definitiva, la crisis griega deja en evidencia la grave situación en la que se encuentra, actualmente, la integración europea. Por ello invito a nuestros gobiernos y pueblos latinoamericanos y caribeños a construir una integración sobre las bases sólidas del humanismo y la ética regional, tomando en cuenta nuestras pontencialidades y el clamor de nuestros pueblos. Siendo solidarios y justos entre nosotros y estableciendo mecanismos integracionistas colectivos que sean consecuentes con las legislaciones internas de nuestras naciones, partiendo de la premisa de que no deberían existir contradicciones entre unos y otras, ya que nuestros gobiernos transitan por el camino del socialismo, en la búsqueda del bienestar y desarrollo integral del ser humano, con la participación activa y protagónica de los pueblos, en equidad y justicia social, y es por ello que solidariamente, cooperan y se complementan unos con otros, de manera soberana, en la consolidación de la integración regional.



[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2585 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas