Un guiso con sabor a FUDECUT

Plagio gastronómico

Ocurrió  en Tovar y no fue precisamente ¿qué alguien se robó mi queso?, un sancocho, un asado a la tovareña, la ensalada Torre de Leonardo Medina, los Chorizos tovareños de Orlando ?Nano? Palacios, el Ovejo a la Tovareña de Edgar A. Rojas C. o la Pizca negra (para todo el que amanece con ratón) de Miguel Gutiérrez; lo que desplumaron y guisaron fue un recetario de cocina completo bajo el nombre ?Del Fogón para Tovar?, los (irres)ponsables son directivos de FUDECUT, la Fundación para el Desarrollo Cultural del Municipio Tovar, lo que hace más grave y notorio el plagio gastronómico, ya que dicha Institución fue creada mediante ordenanza para velar por la promoción y difusión de los valores que resaltan la tovareñidad, no para hacer guiso con ingredientes ajenos.

El caso es que durante el año 1997, desde la Coordinación Cultural del Coliseo de Tovar, la Licda. Hilda Rosa Morales y la promotora Norelis Chávez apoyadas en Radio Occidente, FM 105.5 y en especial en radio Bemba, con el invalorable y desinteresado esfuerzo de Orlando ?Nano? Palacios se preocuparon por investigar y recopilar un recetario tovareño, que ahora una pareja de directivos de FUDECUT, con la anuencia de su Presidenta publican como un trabajo institucional registrándolo a nombre de Casa de la Fragua o más bien la Casa del Plagio, que para los efectos es lo mismo.

Ahora me pregunto y quizás muchos de ustedes también se preguntan: ¿Tiene FUDECUT patente de corso para burlarse de los creadores, su interés debió ser dar a conocer la investigación, sin censurarla, mutilarla y fusilarla? Plagio es plagio en Tovar o en la China, según el Real Diccionario de la Academia Española (DRAE) ?Plagiar (Del lat. plagi?re). ?1. tr. Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias?, acaso no es esto lo que ha hecho FUDECUT al sacar el depósito legal a su nombre, bajo la excusa que su intención era publicarlo, eso está bien, es digno de reconocimiento y no tiene discusión, pero debieron hacerlo con el debido crédito de sus verdaderos autoras y ese es nuestro reclamo, gústeles o no; ustedes ostentan la representación de la Institución para apoyar el quehacer cultural no para convertirse en una fábrica de salchichas en serie, que aunque sean hechas en Tovar, como bien lo dicen en su página de Facebook: ??hecho en Tovar como más nadie podría hacerlo. FUDECUT aprovecha el talento de su gente (o se aprovecha) para promocionar lo nuestro porque lo nuestro es primero (o primero son los caprichos de sus directivos que censuran el prólogo escrito para la edición por el poeta Alexis Vázquez Chávez y se apropian de los derechos de autor de manera descarada)? (*).

La Lcda. Hilda Rosa Morales confió en la Institución y les facilitó en CD el original de su trabajo, además por respeto a quienes le dieron sus recetas, coloco sus nombres al final de cada una, y como bien lo dice en sus palabras a manera de presentación: ?Su edición es un reconocimiento a la creatividad del tovareño, en especial a las mujeres que por complacer a su familia se convierten en artesanas de la gastronomía de la región, dándole a la cocina tovareña ese toque especial producto del crecimiento histórico de la comunidad?. Dejando bien claro que ?Fue éste un trabajo colectivo? donde quien menos participó fue precisamente FUDECUT y el objetivo es que: ??la gente se motive a preparar en las reuniones familiares y festividades que aún celebramos, estos ricos manjares que hasta hace algunas décadas eran los invitados de honor en los carnavales, semana santa, navidad, fiestas patronales y visitas de personalidades?. Y cerrando con esta importante reflexión: ?Que las nuevas generaciones sientan interés por nuestra tradición gastronómica y no se dejen seducir por la comida rápida que nos ofrecen en cada esquina y por los avisos luminosos invitando a degustar platos y bebidas venidos de otras latitudes, que en vez de acercarnos nos alejan progresivamente de lo autóctono, de nuestras verdaderas raíces, del sabor a pueblo?. Más claro y didáctico no puede ser. Que parte del mensaje no entendieron los directivos de FUDECUT que ahora hacen suyo en recetario. La cultura no se decreta ni se impone, sólo se promociona y se difunde. Insistimos alto al plagio. Respeto por los derechos de autor. Que viva la cocina tovareña, aunque algunos pretendan seguir guisando con los ingredientes de otros.

Será materia de otro artículo analizar ¿Por qué en Tovar la Cultura anda chueca?, ¿Cómo Fudecut fue asaltada por improvisados de la gerencia y de la promoción cultural? Y ¿Cuál es el desinterés de los hacedores ante este panorama?, ya hablaremos del tema, es hora que empiece el debate constructivo con la finalidad que Tovar tenga el sitial cultural que se merece. Se aceptan propuestas al correo [email protected]

(*) https://www.facebook.com/pages/fudecut/124403470914972?fref=ts

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3085 veces.