El farmacéutico y el uso o abuso del medicamento

En mi condición de Farmacéutica, hija y nieta de profesionales Farmacéuticos, con conocimiento de la Farmacia en América Latina y en Europa y con el firme convencimiento de nuestro rol en el uso racional de los Medicamentos para la solución de problemas de salud donde nos toque ejercer la profesión, ofrezco una pequeña visión de la inmensidad de servicios que el Farmacéutico por su formación científica y académica puede brindar.

La salud, no es apenas la ausencia de desconsuelo o enfermedad, es una de las necesidades básicas del hombre y ha sido su constante preocupación.

Para  conservarla o restaurarla, el hombre desde sus inicios ha utilizado variados recursos, principalmente destinados a evitar y combatir las enfermedades, sobretodo por medio de FARMACOS Y MEDICAMENTOS.

Está de moda referirse a los MEDICAMENTOS y sus productores y dispensadores en términos despreciativos. Sin embargo, es un hecho indiscutible, que son uno de los grandes beneficios de la civilización moderna

Imaginémonos la gran pesadilla que supondría un mundo que no dispusiera de medios para aliviar el dolor, ni de armas para descubrir y tratar las molestas infecciones.

Yo personalmente, puedo vivir sin aparatos de radio, televisión, teléfono, medios eléctricos y de sonido en general, computadoras, internet,  pero… me estremezco con la idea de sufrir la tortura de una extracción dental sin anestesia, o tener que ir al quirófano para cualquier cirugía sin anestesia general. Imaginémonos una persona que por pérdida de fluidos y electrolitos persista con vómitos y diarrea más de 24 horas sin poder suplírsele esa terrible deshidratación, o que no existieran agentes inmunizantes que permitan defender al organismo contra agentes infecciosos y nocivos como las células extrañas mutantes del propio organismo, como son los sueros, inmunoglobulinas y vacunas, o imaginemos que familiares y amigos murieran de diabetes, hipertensión artritis o que volvieran los niños raquíticos o paralizados por la poliomelitis.

Ahora bien, ¿Por qué esta reflexiones? A razón de la implementación de FARMAPATRIA, programa excelente y necesario, pero que necesita evidentemente corregir desaciertos e imperfecciones, he lamentado profundamente la referencia al Profesional FARMACEUTICO como vendedor de medicamentos, no amigo lector(a), nosotros dispensamos salud y somos los

profesionales de la salud que tiene el último contacto con el paciente antes de comenzar su tratamiento para brindarle Atención Farmacéutica; así como, el auxiliar o asistente dental del Odontólogo no puede extraer una pieza dentaria o reparar algún daño bucal; ni el asistente del médico puede sustituirlo para auscultar y realizar actos exploratorios o quirúrgicos; al FARMACEUTICO; no puede sustituirlo ninguna persona que no tenga su formación académica, universitaria y del medicamento para dispensar Atención Farmacéutica; esto lo garantiza la Ley del Medicamento (gaceta oficial Nº 37.006, jueves 3 de agosto del 2000), artículos 38 y 57 entre otros.

Solo el personal Farmacéutico, conocedor de la Química del Medicamento, puede asesorar cuando como consecuencia de una medicación, ocurran las siguientes situaciones:

  1. REACCIÓN MEDICAMENTOSA NO ALERGICA (sobredosis, reacción idiosincrásica, efectos colaterales o efectos no terapéuticos, efectos opuestos a los esperados)
  1. RACCION DE ALERGIA MEDICAMENTOSA (exantemas, urticarias, dermatitis, fotosensibilidad, vasculitis, erupción eritematoescamosa)
  1. INTERACCION ENTRE MEDICMAENTOS Y NUTRICION (modificación de apetito, cambios en el gusto y el olfato, alteraciones a nivel gástrico, dificultad de absorción de nutrientes)
  1. INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS (por efecto adictivo, pérdida de efecto, influencia de un fármaco sobre la actividad de otro, alteración de la absorción, distribución, biotransformación o excreción)
  1. ERRORES DE PRESCRIPCION (errores por omisión, no se especifican dosis, concentración del fármaco ni forma farmacéutica;) errores de comisión (duración del tratamiento, tratamiento inadecuado, duplicación de la terapia, indicación inadecuada de la dosis)

Galeno (131-200) griego, prototipo de su época, quien como médico abordó temas relacionados con las propiedades y combinaciones de los medicamentos elementales, según su tipo y localización de la enfermedad y considerado como EL PRIMER FARMACEUTICO, en nuestra época: expresaría emulando a Eduardo Galeano “El Farmacéutico al revés”.

* Farmacéutica MsC. en Fármaco y Medicamento

Universidad de Sao Paulo, Brasil

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1353 veces.

Comparte en las redes sociales