Las Marcas… ¿dominan nuestra forma de comprar?

Actualmente la sociedad se rige por un patrón de consumo exorbitante, lo que ha generado en la población un estilo de vida en el que no sólo adquirimos bienes para satisfacer necesidades (alimentación, vestimenta, refugio entre otras) si no que también importa en alto grado la “calidad” de lo que adquirimos, buscando de esta forma una aceptación social crucial para el individuo de hoy.

Si bien el sistema mundo que hoy controla los patrones de mercado se sustenta a través de la acumulación de capital, es crucial dar cuenta de que estos patrones de producción se han transformado con el tiempo, pues hoy no es sólo es el diseño o la utilidad lo que vende un producto, si no todo el conocimiento intangible y el status social  que está detrás de él.
 
La marca más allá de ser un nombre comercial con el que se pueda identificar cierto producto, pasa a ser la esencia del producto y lo que lo incorpora al mercado; es entonces el campo de lo intangible lo que en realidad vende cualquier artículo. Una vez que la marca gana status o una buena posición dentro del mercado,  el costo del bien se calcula principalmente por todo el conocimiento puesto en la marca antes que el evalúo del costo de producción del articulo.

Existen marcas en todos los ámbitos, desde productos químicos, limpieza, perfumería, cosmética, farmacia, metales, herramientas, instalaciones, vehículos, alcoholes, tabaco entre muchas más, demostrándose de esta forma lo inmerso que esta la marca y el bien intangible en el estilo de vida de la sociedad actual.

Para conocer la marca es indiscutible hablar de propiedad intelectual, pues ya se ha mencionado el conocimiento intangible que se encuentra de tras de ella. La propiedad intelectual pasa a dividirse en: propiedad industrial y derechos de autor, para este caso se debe abordar la categoría de propiedad industrial donde se encuentran las marcas que además amparan productos y servicios.  Por ser la propiedad industrial un derecho exclusivo, resulta crucial para los innovadores adentrarse en este medio protegiendo su invención. El registro de la marca se concede por diez (10) años.

La publicidad es el medio a través del cual se difunde la marca, por lo que es indispensable mencionarla. Mediante el impacto social generado por las campañas publicitarias las marcas se han vuelto “indispensables” para el ciudadano por ser un objeto de deseo.

La marca deja de ser un símbolo que distingue un producto para convertirse en un signo por el cual los ciudadanos pudieran estar siendo manipulados ya que en muchos casos se generan desequilibrios sociales que desencadenan formas de exclusión agudizando el problema de clases oprimiendo y presionando cada vez más a la población con menos recursos por lo que se pudieran cometer delitos.

La idea fundamental se centra entonces en concientizar a los individuos a través de la reflexión racional del producto adquirido, donde la marca no garantiza la franca eficiencia del artículo, si no un patrón de consumo que obliga de forma tacita a desear algo a lo que la mayoría no puede acceder.

 (*) Estudiante de Sociología UCV


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1650 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /tecno/a135752.htmlCUS