Acelerar la creación de la nueva institucionalidad del aparato del Estado.

Tecnología: al servicio de la dominación o para la liberación.

El avance científico y tecnológico de nuestra actualidad ha sido tan vertiginoso, que aun no nos hemos percatado de todos los cambios que las nuevas tecnologías y sus aplicaciones vienen instrumentando en el propio comportamiento humano, inclusive en las áreas que años atrás nos parecían tan distantes y disímiles a estos procesos como los son la política y la ideología.

Han sido pocos realmente los autores que se han dedicado al estudio de estos temas desde la profundidad de las implicaciones ideológicas y los cambios políticos, que este auge y la globalización de las nuevas tecnologías vienen implementando a todos los niveles del comportamiento social desde el surgimiento de la Internet y la masificación en el uso de las computadoras personales. Desde la perspectiva ideológica quienes venían escribiendo sobre estas implicaciones del boom científico y tecnológico eran los soviéticos, y mas recientemente los cubanos quienes incluso han llegado a discutir sobre los temas mas actuales como las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs).

Un caso muy cercano en el cual tuvo una alta repercusión la utilización de estas nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (TICs), fue el uso dado a la Internet a través de la mensajería de correo electrónico para difundir y denunciar ante toda la colectividad internacional los hechos del golpe de estado del 11 de abril del 2002, incluso durante esos mismos días en que se mantuvo roto el hilo constitucional e imperaba la acción impune de los órganos de represión que se conservaban intactos aun desde la cuarta república en la Policía Metropolitana.

Estas mismas TICs que los Bolivarianos utilizamos todos los días en la defensa de nuestra revolución bonita, también son empleadas al servicio de la dominación imperialista; un pequeño ejemplo de esto viene dado por el atiborramiento del ciberespacio (www) de páginas web y portales de servicios dedicados a la transculturización y a la deformación de los valores éticos y morales, como lo constituyen los contenidos altamente deformantes de pornografía soez, violencia extrema, fetichismo, satanismo, fascismo, y todas cuantas aberraciones humanas negativas sean posibles.

Pero la dominación imperialista no se queda allí únicamente, en las formas visibles más comunes como lo constituyen también las compras electrónicas y la propaganda por Internet que incentivan el consumismo excesivo de artículos suntuarios y de servicios banales, así como también los contenidos dirigidos directamente a la manipulación política e ideológica; sino que además esta dominación se presenta en formas más imperceptibles como lo son los contenidos que obtenemos a través del uso de los buscadores (google, yahoo, hispavista) los cuales sin nosotros saberlo nos restringen la información a los intereses más convenientes para el imperialismo (censura previa telemática).

Existen también otras formas imperceptibles de la dominación constituidas por la trampa tecnológica, la cual está presente desde los mismos equipos de computación que utilizamos a través de las patentes industriales y de marca, pasando por los programas del ya globalizado sistema operativo Windows y los diversos paquetes de utilidades para usuarios, principalmente provenientes de la tan conocida marca Microsoft.

El gobierno de los Estados Unidos llegó incluso a ganar un juicio contra la prestigiosa empresa Microsoft que en su sentencia obligaría a Bill Gates a terminar con el mayor monopolio del mundo sobre las TICs, pero extrañamente esto nunca ocurrió debido a la negociación en la cual Bill Gates se vio obligado a cederle a la CIA la llave de la puerta trasera de entrada que le fue incluida al tan conocido sistema operativo Windows.

El imperialismo norteamericano nunca tuvo realmente la intención de acabar con el super monopolio mundial de Microsoft, su estrategia real fue utilizar las leyes antimonopolio existentes en los EE.UU. para presionar legalmente a Bill Gates, de manera que este le diera la posibilidad a la Agencia Central de Inteligencia tanto de monitorear los miles de millones de correos electrónicos que diariamente circulan por Internel, como también la posibilidad de monitorear los contenidos e información que guardamos cada uno de nosotros en nuestros computadores a través de lo que se conoce como la puerta trasera del Windows (back door). Así que el propio gobierno americano luego de obtener una sentencia firme violó intencionalmente su ejecución irrespetando su propio sistema legal.

Las formas de liberarnos de las estrategias de dominación del imperio a través de las TICs pasan por la definición clara de nuestros objetivos que podemos enumerar así:

- Diversificación de nuestros proveedores de equipos, para no depender de un solo fabricante ni de una sola tecnología.
- Principales equipos servidores funcionando bajo plataforma de sistema operativo Linux en sustitución del Windows.
- Desarrollo de las aplicaciones para usuarios bajo licencias software libre.
- Formación de personal para el desarrollo de software libre bajo Linux en aplicaciones visuales que generan automáticamente los códigos de programas fuentes, de forma de eludir los altos costos de formación especializada en programas específicos, que una vez que la institución pública realiza la inversión el recurso humano formado es captado por la empresa privada representando una costosa pérdida para el estado.
- Desarrollo progresivo de una industria nacional ensamblaje y fabricación de equipos de computación.
- Apoyo al desarrollo de la industria nacional de software libre.
- Cambio de cultura tecnológica del país, se hace imprescindible difundir información sobre las implicaciones de los usos adecuados de la tecnología a toda la sociedad tanto a través de la educación formal como de la educación informal.
- Necesidad de formación de nuestra dirigencia política en temas de tecnología.
- Necesidad de formación política e ideológica de nuestros profesionales y técnicos, quienes sin percatarse han sido formados como multiplicadores de las estrategias de dominación imperialista.

La fase más peligrosa de los proyectos que promueven nuestros tecnócratas son los que nos conllevan a la creación de empresas como la siniestra Intesa de la antigua Pdvsa, en la actualidad esto mismo se continúa haciendo dentro de la administración pública a través de contratar los servicios de Informática y de Recursos Humanos a empresas externas (out-sourcings) bajo la falsa premisa de una supuesta reducción de los costos operativos por reducción de gastos en personal, cuando en realidad los costos-beneficios de las empresas externas jamás podrán ser competitivos si nuestra gerencia pública es eficaz y eficiente, además del consabido aumento anual de la facturación de los servicios de las empresas privadas que como de costumbre vienen acompañados para colmo con la reducción anual de los beneficios de esos mismos servicios ofertados (niveles de calidad cada vez más bajos a precios cada vez mayores).

Por otra parte, cuando nos dejamos vender esta idea normalmente no nos percatamos que existe un peligro mucho mayor al aumento de los costos para el estado, el cual viene dado por el traspaso del control de los procedimientos a la empresa externa, con el consecuente traspaso de gran parte de la toma de decisiones, y finalmente con el traspaso del propio control y manipulación de la información por parte de dichas empresas como nos sucedió con el caso de Intesa. No debemos olvidar que quien controla la información se adueña del poder, y por lo tanto es necesario aplicar los últimos adelantos sobre teoría del conocimiento y manejo de las TICs, de manera de proveerle de información veraz y conocimiento útil para ayudar en la toma de decisiones a los niveles rectores de nuestros organismos públicos.

La solución está únicamente en el desarrollo de la GERENCIA REVOLUCIONARIA, en la utilización adecuada del conocimiento con probidad que nos permita transformar las viejas estructuras del modelo moribundo en las nuevas estructuras que no acaban aun de nacer. Para dar este paso que nos falta en el desarrollo cualitativo de nuestras instituciones solo se requiere de la voluntad política y la claridad ideológica.

Nuestro proyecto político de transformación del Estado y de la sociedad quedó plasmado en la Constitución Bolivariana: “la Democracia Participativa y Protagónica”.

Las líneas estratégicas de desarrollo se definieron en el Plan de Desarrollo Económico y Social 2001-2007 que fueron estructuradas dentro del marco de los cinco equilibrios: Económico, Social, Político, Territorial e Internacional.

Los lineamientos mas recientes para el desarrollo de esos planes en el marco de la Nueva Etapa Política de la Revolución Bolivariana y para el Nuevo Mapa Estratégico han sido claramente establecidos en los diez grandes objetivos estratégicos definidos por nuestro Comandante y Presidente Hugo Rafael Chávez Frías en noviembre del 2004.

Este artículo para la reflexión es un humilde aporte al objetivo número 4: “Acelerar la creación de la nueva institucionalidad del aparato del Estado”.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 8172 veces.