lubrio.blogspot.com

Con la nueva Ley Resorte para Internet, María Corina podrá exigir el cierre de Aporrea

El pasado jueves se dio a conocer que el Vicepresidente Elías Jaua, en nombre del Consejo de Ministros, envió a la Asamblea Nacional un proyecto de Reforma de la Ley de Responsabilidad Social de Radio y Televisión, que entre otras cosas plantea un cambio en los horarios todo público, supervisado y adulto así como restricciones a la transmisiones de telenovelas, y restricciones para que no tengamos que volver a ver telenovelas como Rosario Tijeras, que muestran de forma positiva la vida de los narcotraficantes.


Sin embargo, esta reforma, de aprobarse, hará que la Ley Resorte también abarque a los medios electrónicos, fundamentalmente Internet. Algo que ha traído profundos debates en cualquier país donde se han propuesto legislaciones similares, debido al caracter sin regulación que marcó a Internet desde sus comienzos.

Los problemas de Internet

Quienes defendemos el proyecto socialista que encabeza el Presidente Hugo Chávez, reconocemos que Internet se ha convertido en una plataforma que la derecha nacional e internacional utiliza con gran fuerza y eficacia para atacar al proceso revolucionario. La mentira, las calumnias, la zozobra y los llamados al magnicidio son comunes en redes sociales. Páginas web como Orvex, Noticiero Digital o Radionexx ha sido usadas -sin éxito alguno- para convocar golpes de Estado, guarimbas y manifestaciones violentas con objetivos claros y sinceros de derrocar al Presidente venezolano.

Todos recordamos cuando Noticiero Digital 
y otros medios web publicaron las direcciones, 
teléfonos, sitios de trabajo y otros datos
de aquellos estudiantes que el 7 de junio
de 2007 fueron a la Asamblea Nacional
y, en cadena, defendieron la revolución.
También hemos sido testigo en decenas de ocasiones en los últimos años, de cómo personas de la oposición han atacado a hombres y mujeres que apoyan a Chávez: son cientos las y los periodistas, trabajadores, estudiantes, amas de casa, campesinos, gente hermosa cuyas edades oscilan entre los 17 y los 80 años y cuyo “delito” ha sido defender apasionadamente al Presidente Chávez y su proyecto político. Personas inescrupulosas, valiéndose del anonimato, han subido fotos y datos personales de camaradas a páginas web insultándolos gravemente, calumniándolos, amedrentándolos, publicando sus direcciones de habitación, teléfonos, sitios de trabajo, e incluso haciendo llamados a agredirlos y hacerles daño físico y psicológico.

De allí que creo que la intención de poner coto a los malos usos de Internet tiene un origen válido. Internet hace apenas 10 años era una mera curiosidad a la que podíamos acceder un pequeño puñado de gente. En cambio, hoy son más las personas que visitan la página web de El Universal, que aquellos que compran el periódico impreso. Páginas web como Noticias24 superan los 300 mil visitantes diarios [2], rivalizando de tú a tú con el diario impreso Últimas Noticias, el de mayor circulación de Venezuela.

Definitivamente Internet tiene muchísimo alcance, y así como puede utilizarse para informarnos y entretenernos, también puede ser usado para manipularnos y afectar a millones de personas negativamente. De allí que muchos piensen que sí hace falta algo de regulación.

La propuesta de regulación: Lo bueno y lo malo

Sin embargo, al analizar el proyecto de reforma de ley, si bien uno puede encontrar cosas positivas, también pareciera que a alguien se le pasó la mano. El artículo 8 prohibe que se use Internet (así como la radio y la TV) para transmitir:

  • Propaganda de guerra (numeral 4), manipulaciones mediáticas que causen zozobra o alteren el orden público (numeral 5), el desconocer las autoridades constituidas (numeral 6) y el incitar al magnicidio (numeral 7) quedan inmediatamente prohibidas. Algo excelente, en mi opinión.
  • El numeral 2 prohíbe la intolerancia religiosa, política, de género, racismo y xenofobia. Otro buen punto.
  • El numeral 3 prohíbe la apología del delito, y el numeral 8 prohíbe que se incite a incumplir el ordenamiento jurídico vigente. Algo normal.
  • Pero la segunda parte del numeral 6 causa mucha preocupación. Prohíbe “irrespetar a los Poderes Públicos o personas que ejerzan dichos cargos ”, lo que abarca al Presidente Chávez, pero también a diputados, gobernadores, alcaldes, concejales, ministros, magistrados, Fiscal General, Defensora del Pueblo, Contralor General, etc. Algo sin duda controversial.
  • Aquellos sitios web que atenten contra las buenas costumbres, cualesquiera que estas sean, quedarán prohibidos según el numeral 9.
  • Los sitios web pornográficos quedan prohibidos. Al igual que las páginas web de violencia explícita, que inciten al consumo de estupefacientes así como al consumo excesivo de alcohol y tabaco, según el numeral 1 [3].

Hay que destacar que la mayoría de estas prohibiciones ya están vigentes a través de diferentes leyes, como el Código Penal, y uno puede acudir a la Fiscalía y los tribunales para que se cumplan.

Pero la propuesta de ley introduce un nuevo actor: Conatel, ente que podrá ordenar a los proveedores de Internet el bloqueo de la página web que presuntamente haya violado cualquiera de los 10 puntos citados en el artículo 8, sin tener que pasar primero por los tribunales.

El artículo 8 de la reforma propuesta indica que será Conatel quien “podrá ordenar a los proveedores de servicios de Internet, restringir el acceso a mensajes y portales divulgados a través de ésta u otros medios electrónicos que se subsuman en las prohibiciones contenidas en los numerales 2,3,4,5,6,7,8, 9 y 10 del presente artículo”. También indica que “los proveedores de servicios de Internet, deberán establecer mecanismos que permitan restringir, sin dilaciones, la difusión de mensajes y acceso a portales divulgados a través de ésta u otros medios electrónicos que se subsuman en las prohibiciones contenidas en los numerales 2,3,4,5,6,7,8, 9 y 10 del presente artículo, cuando ello sea solicitado por Conatel en ejercicio de sus competencias.”

Algo que no necesariamente está mal si hablamos de tomar acciones rápidas para mantener la estabilidad de la Nación (por ejemplo, ante un llamado a golpe de Estado, a matar a Chávez o desconocerlo como Presidente, generar corridas bancarias, manipular para causar zozobra, etc.)

Prohibido irrespetar a quienes ejerzan cargos en los Poderes Públicos

Sin embargo, la segunda parte del numeral 6 realmente preocupa, porque habla de prohibir “irrespetar a los Poderes Públicos o personas que ejerzan dichos cargos ”. ¿Realmente necesitamos que Conatel intervenga a toda prisa y ordene bloquear una página web si en ella se insulta a Eveling Trejo de Rosales, a Ricardo Sánchez o a María Corina Machado, por decir los nombres de algunas personas con cargos en los Poderes Públicos?

Si bien las leyes vigentes exigen respetar a las autoridades constituidas, el alcalde Antonio Ledezma hoy no se la pasa demandando a quienes lo llamen “vampiro chupasangre” o “Abuelo Monster”, pues el proceso legal dura mucho tiempo y el costo es elevado. Pero con la reforma aprobada, el alcalde Ledezma podrá hacer algo mucho más rápido y económico: podrá denunciar ante Conatel a aquellas páginas que lo llamen “Abuelo Monster”, y Conatel tendría que ordenar a los proveedores de Internet venezolanos el bloqueo de esas páginas.

Me preocupa lo que podría ocurrir con páginas web alternativas y comunitarias, como Aporrea.org o Globoterror.com (la excelente página de parodias de la oposición), que seguramente serán acusados de irrespetar a personeros de la oposición e incluso a algunos funcionarios del chavismo. ¿El burlarnos de la sifrinería de María Corina Machado y recordar su visita a George W. Bush será un irrespeto? ¿El citar los disparates de la alcaldesa de Maracaibo y reírse será considerado causal para cerrar a Aporrea o Globoterror? ¿El llamar “puerco araña” al diputado Ricardo Sánchez también lo será? ¿Cualquier artículo crítico, que haga reclamos justos a funcionarios de la oposición o del gobierno, será causal para cerrar Aporrea? El asunto me preocupa bastante, y más si tomamos en cuenta que un líder y directivo nacional del PSUV, Aristóbulo Istúriz, ya ha recomendado públicamente no leer dicha página web [6].

Alguien me llamará exagerado por suponer que este proyecto de Ley pueda usarse para censurar páginas del proceso revolucionario. El problema es que ciertos órganos del Estado, en sus intentos por parecer “imparciales” y no ser criticados, han acostumbrado imponer sanciones a “ambos bandos” cuando éstas se aplican. Por ejemplo, no me extrañaría que en el futuro Conatel decida bloquear a Noticiero Digital, pero para “parecer imparcial”, decida hacer lo mismo con Aporrea. O que decida sacar del aire a “Aló Ciudadano” por irrespetar a Cilia Flores, pero que, para “parecer imparcial”, decida sacar del aire a “La Hojilla” por irrespetar al alcalde Carlos Ocariz.

Incluso programas radiales y televisivos como La Hojilla, Con el Pie Izkierdo y Como Ustedes Pueden Ver podrían ser afectados por estas exigencias de “no irrespetar”, ¿Cuál es el límite entre la crítica y el “irrespeto”? ¿Puede Conatel determinarlo? ¿Se necesita que Conatel lo haga?

Aquí es donde preguntamos: ¿realmente, en este momento, hace falta una reforma de ley con una materia tan delicada? La Asamblea Nacional actual está en sus últimas semanas de actividad, antes de que se juramente un nuevo parlamento. Son muchísimas las leyes que quedaron en mora, entre ellas la reforma a la Ley Orgánica del Trabajo. Se necesitan con urgencia instrumentos que permitan que los Consejos de Trabajadores y Trabajadoras puedan organizarse y estén protegidos ante los abusos de patronos que no aceptan esta nueva forma de organización y cogestión promovida por el Presidene Chávez.

Pero la Comisión de Ciencia, Tecnología y Medios indicó que la propuesta de Reforma a la Ley Resorte comenzará a ser discutida este martes, e incluso su presidente, el diputado Manuel Villalba, nos sugirió introducir cualquier propuesta de modificación de forma atropellada este mismo lunes, en el piso 7 del edificio de la AN en la esquina de Pajaritos. Al parecer no habrá parlamentarismo social de calle ni otros mecanismos de opinión: la propuesta de reforma tendría que ser aprobada lo antes posible.

Paralelos con la Ley Sinde de España

La propuesta de reforma se parece mucho a una ley que en España se intenta aprobar desesperadamente, y que personas de izquierda hemos criticado hasta más no poder: la Ley Sinde, o proyecto de Ley de Economía Sostenible, que entre otras cosas plantea que el Ministerio de Cultura de España -y no los tribunales de ese país- pueda ordenar el cierre de un sitio web si éste tiene enlaces a material protegido por sus leyes de derechos de autor.

Ángeles González-Sinde, ministra de Cultura de
España, que antes criticamos tanto, pero ¿ahora
tendremos que clamar como heroína?
Durante meses usamos la Ley Sinde en el programa “Cópiate esta radio”, de Alba Ciudad, para ejemplificar el tipo de leyes fascistas que se aprueban en España y que jamás veríamos aprobadas en nuestro país mientras el proceso revolucionario esté en el poder. Incluso exhortamos a nuestros escuchas a votar el 26 de septiembre por las y los diputados del Presidente Chávez, para evitar que la derecha se monte en el poder y apruebe leyes similares a la Sinde.

Desafortunadamente, la reforma a la Ley Resorte se parece muchísimo a la Ley Sinde, pues también le da a un órgano del Poder Ejecutivo (en este caso Conatel) las facultades para ordenar el bloqueo de un sitio web si éste contiene “irrespetos” a algún diputado, alcalde o gobernador, ello sin pasar por un proceso judicial. Su aprobación nos dejará muy mal parados como conductores del programa radial, y hará que muchas personas se decepcionen al ver frustradas sus expectativas en torno a lo que debe ser la labor de un legislador revolucionario.

La Ley Sinde lleva meses debatiéndose. Creemos que una reforma que intenta regular Internet también debe debatirse con toda la calma posible.

Excesos a la hora de bloquear infractores

Por otro lado, tengo temor de que el querer cumplir con esta ley de forma atropellada permita excesos que no sólo minen algunas libertades, sino que causen fuertes críticas a nuestro proceso revolucionario, así como bajas de popularidad contra nuestro Presidente.

El hecho de que Conatel pueda ordenar a los proveedores de Internet bloquea una página determinada, puede plantear problemas técnicos que se pueden voltear contra nosotros. Imagine usted, por ejemplo, que alguien abra un grupo de Facebook llamando a un golpe de Estado contra el gobierno bolivariano. Las nuevas potestades le permiten a Conatel exigir a los proveedores de Internet venezolanos bloquear ese grupo de Facebook, pero por razones técnicas el proveedor de Internet tal vez no pueda bloquear únicamente al grupo de Facebook que infringe la ley; tendrá que bloquear a todo Facebook. Esto causará profundo descontento entre muchas venezolanas y venezolanos, afectando su percepción sobre el Presidente Chávez, y generando titulares similares a los que hemos leído en Irán, Turquía y otros países cuando sus gobiernos tomaron decisiones similares: “Chávez censura Facebook”, por ejemplo.

Alguien podría llamarme de nuevo un exagerado, pero el problema es que esto ya está ocurriendo. Recientemente hemos conocido, gracias a algunos camaradas que trabajan en Cantv, que dicha empresa bloqueó durante las elecciones varios sitios web que alojan blogs, ello porque había algunas páginas allí que divulgaban resultados antes de lo permitido. Durante el 26 de septiembre se bloqueó a Wordpress.com, y en las pasadas elecciones del 5 de diciembre se bloqueó a Blogspot.com. En ambos casos, Cantv no pudo bloquear únicamente al blog infractor; tuvo que bloquear los dominios completos, imposibilitando el acceso a cientos de miles de blogs. ¿En realidad necesitamos convertir esto en algo “legal”?

La pornografía

Por otro lado, puntos en esta ley le darán mucho de qué hablar a la derecha nacional e internacional. Un ejemplo es el numeral 1 del artículo 8, que prohíbe las páginas web que difundan elementos de sexo tipo E (en otras palabras, prohíbe la pornografía).

No voy a ser yo quien encabece una lucha por la defensa de la pornografía. Los movimientos feministas tienen objeciones muy bien argumentadas contra la misma debido a la forma como la mujer es rebajada a un simple objeto sexual, algo realmente peligroso si consideramos que los más afanados buscadores de pornografía son los adolescentes.

Pero también hay que reconocer que es imposible prohibir y bloquear los sitios web pornográficos: el 12 por ciento de todos los sitios web de Internet (casi 25 millones) se dedican a la pornografía, y todos los días surgen unos 300 sitios pornográficos nuevos. El 35% de las descargas de Internet son imágenes pornográficas [1].

La propia propuesta de reforma reconoce que es imposible bloquear la pornografía, y de hecho, el artículo 8 ordenará a Conatel actuar para bloquear cualquier página web que viole los numerales del 2 al 10, pero excluye el numeral 1, justamente el que prohíbe los elementos de sexo tipo E.

Sin embargo, para los proveedores de Internet, permitir sitios pornos tendrá sanciones: el artículo 28 permitirá multar a los proveedores de Internet que permitan la pornografía. Y, por cierto, también impondrá las mismas sanciones a las empresas de televisión por cable. Sé que hay muchos a quienes les molestará no tener Playboy Channel.

Nada evitará que titulares sensacionalistas circulen por el mundo en los próximos días, diciendo cosas como: “Chávez prohibe el porno” (así como hace algunos meses decían que “Chávez prohíbe los videojuegos” [5] o “Chávez prohíbe Los Simpsons” [4]) ¿Realmente necesitamos eso? ¿Realmente necesitamos que se nos compare con países que tienen este tipo de prohibiciones basados en sus creencias religiosas fundamentalistas? La verdad, no lo sé.

Leyes que no se cumplen

Ya hay muchas leyes vigentes que deberían proteger al país ante los intentos de la derecha internacional de generar violencia y desestabilización, pero por alguna razón pareciera que no se cumplen. En Globovisión, Rafael Poleo dijo que “el Presidente Chávez terminará como Mussolini, colgado con la cabeza pa'bajo”; sin embargo, por alguna razón los organismos encargados no actuaron con rapidez ni permitieron sancionar al medio, ni al periodista, ni al espacio responsables de estas afirmaciones. ¿Por qué no trabajar más bien en buscar las razones por las cuales nuestras leyes no se cumplen?

La propuesta de reforma, por otro lado, no resuelve el problema de qué hacer si no eres una persona con un cargo en los Poderes Públicos y, sin embargo, eres sometida al escarnio.

Recientemente, una excelente periodista y fiel defensora del proceso bolivariano fue vilipendiada por opositores valiéndose del anonimato en Internet, todo por ser chavista. Tomaron una foto de ella, la colocaron en una página en Blogspot.com (sitio web propiedad de Google), pusieron allí algunos datos personales de ella y la atacaron con insultos sexuales, haciendo llamados a agredirla por ser chavista. A pesar de que ella y sus amigos usaron los canales regulares de Blogspot para dar de baja esa página, fueron ignorados y la página sigue allí hasta el día de hoy.

Su caso no es el primero ni el único; a muchísimos camaradas se les ataca de esta forma constantemente desde el año 2001, e incluso desde antes. Ellos no son diputados, ni alcaldes, y la nueva ley no los protegerá ni buscará formas de ayudarlos. Pareciera que esta propuesta de ley está hecha para proteger únicamente a aquellos que hacen las leyes.

No estoy diciendo con esto que quiero que se bloquée cualquier sitio web donde se insulte a alguien. Pero sí creo que las y los diputados deberían buscar formas de exigir que las páginas web extranjeras como Facebook, Twitter, Blogspot y similares, se articulen con nuestro sistema legal de tal forma que aquellas personas que son víctimas de intolerancia política, religiosa, de género o que son atacadas en su condición de mujeres, puedan exigir el retiro del material ofensivo. Y si estas páginas web se niegan a articularse con nuestro sistema legal, allí sí podría proceder un bloqueo.

Creo que somos muchísimos los que tenemos dudas y objeciones con la ley. En el foro de Aporrea, usado principalmente por personas leales al proceso revolucionario, hay un tema con una fuerte discusión en contra del proyecto de ley y una encuesta donde más del 80 por ciento de los participantes se han manifestado en contra del proyecto.

Extrañamente, la oposición no ha hecho mucha bulla sobre el tema. Pareciera que se están mandando "BBpins" diciéndose "¡vamos a quedarnos calladitos, que esta ley nos conviene!"

Por ello, pido que esta reforma a la Ley de Responsabilidad en Radio y Televisión -que ahora abarca también a los medios digitales- sea discutida con mucha calma, que se realice parlamentarismo de calle, que se tome en cuenta las opiniones de todos los sectores de la sociedad, y que se quiten los lapsos impuestos por la salida de esta Asamblea Nacional, tal y como se hizo con la Ley Orgánica del Trabajo, mucho más solicitada y de mucha más prioridad para el pueblo venezolano.

_______________________________


[2] Según Google Trends, Noticias24 estaría alcanzando en estos momentos unos 400 mil visitantes diarios, dejando atrás a ElUniversal.com, que por mucho tiempo fue considerado el sitio web informativo más visitado en Venezuela. Ninguna página web informativa del gobierno se acerca a 100 mil visitantes diarios, aunque, por otro lado, el portal Cantv.net y la página web del Banco de Venezuela tienen unos 200 mil vistantes diarios. Ver Google Trends aquí y aquí.

[3] Un precendente a favor de este punto lo tiene la página web Quelacreo.com (venezolana, pero hospedada en Estados Unidos), un sitio de “gore” que publica a diario imágenes y videos de cadáveres y cuerpos desmembrados tras ser asesinados o morir en accidentes; también publican sexo explícito, violencia, peleas y similares. Tras publicar las imágenes del cadáver del Inca Valero muerto en prisión, alguien dio la orden y Cantv.net la bloqueó de inmediato. La página sigue funcionando, y si usted se conecta a Internet por otros proveedores, podrá entrar a la misma. Pero no a través de Cantv, el mayor proveedor de Internet de Venezuela.

Esta excelente acción no generó críticas ni descontento. Nadie salió a las calles a protestar por “Que Lacreo”. Nadie acusó a Venezuela de violar la libertad de expresión. Incluso los más morbosos visitantes de esa página “gore” reconocerían que no es para nada apropiado que funcione, ni pondrían a sus hijos a mirarla. Si la reforma de ley se aprueba, Conatel tendrá las facultades de ordenar a los otros proveedores de Internet que bloqueen a QueLacreo, algo que en lo particular aplaudo.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 7248 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /tecno/a113851.htmlCUS