(VIDEO) Acusan a agente de Polibaralt de matar a hombre con esquizofrenia

¿Correspondía matarlo, ó controlarlo?

¿Correspondía matarlo, ó controlarlo?

Credito: Panorama

Maracaibo, marzo 4 - Como un uso desproporcionado de la fuerza por parte de un funcionario de Polibaralt, denunció, ante el Ministerio Público, Victoria Lobo el asesinato de su hijo, Jorge Alberto Robles, de 37 años que, según dijo, sufría de esquizofrenia.

“Mi hijo fue hasta mi puesto de trabajo para pedirme dinero porque quería irse de viaje a Valera, no podía dárselo y él se disgustó. Traté de tranquilizarlo, pero no pude. Me amenazó y dijo que iba a buscar gasolina para incendiar el negocio. Di parte a las autoridades para que me auxiliaran, como anteriormente lo habían hecho (...) ahora me arrepiento”, dijo Lobo, desconsolada, al recordar lo sucedido el 9 de febrero en las adyacencias del mercado municipal de Mene Grande.

Según las imágenes de un video, capturado por un testigo y presentado por la madre de la víctima, Jorge tenía una botella con alguna sustancia inflamable, la encendió y la lanzó a la avenida. Salió corriendo, pero un funcionario de Polibaralt le disparó, contó la madre. El efectivo goza de una medida cautelar sustitutiva de libertad, mientras Ovidio Valbuena, director de Polibaralt, justificó la actuación del agente. “El sujeto intentó agredirlo”, dijo.

Con un video en su poder, Victoria Lobo denunció, ante el Ministerio Público, que su hijo fue asesinado por un funcionario de la Policía de Baralt (Polibaralt) cuando trataba de controlarlo durante un ataque de esquizofrenia, el pasado 9 de febrero.

La mujer aseguró que su hijo, Jorge Alberto Robles Lobo, de 37 años, recibió un disparo en el abdomen, en un hecho ocurrido en las adyacencias del mercado municipal de Mene Grande, municipio Baralt.

“Muchos comerciantes me llamaron advirtiéndome que la policía lo mataría, pero yo les decía que confiaba en que ellos lo iban a calmar. Ahora me arrepiento”, admitió desconsolada la madre.

Luego se ve que Jorge reta con gestos a un funcionario y que otros policías observaban, sin tratar de controlarlo. El hombre tenía una franela que agitaba al aire mientras lanzaba patadas. En ese momento se escucha cuando alguien le grita al policía: “Pegale a la pata”.

Inmediatamente también se oye la primera detonación, pero Jorge mantiene su actitud. Instantes después, un segundo disparo del policía es seguido por la caída aparatosa del joven sobre el asfalto.

En ese momento otros funcionarios actuaron en apoyo de su colega y esposaron a Jorge Alberto, que en su agonía levantaba sus pies.

“Dejé mi puesto abierto y salí a buscarlo, cuando escuché la detonación, pero mi hijo ya estaba tendido en el suelo. Lo esposaron como a un delincuente. Él no tenía armas, sólo una botella de malta que había prendido con gasoil, que hace rato había lanzado”, aseguró Lobo.

Robles Lobo —ya inconsciente— fue trasladado al Hospital Luis Razzeti de Bachaquero, pero llegó sin vida. La autopsia forense reveló que Jorge murió por una hemorragia interna, causada por el impacto de bala que entró por la parte izquierda del abdomen.

El hombre sufría de esquizofrenia desde los 24 años y aún estaba en tratamiento médico. “Mi hijo no era normal, pero yo le daba su tratamiento y nunca fue una persona agresiva. Siempre pude controlarlo y no merecía que lo mataran”.

Lobo denunció el hecho ante la Fiscalía 15 del Ministerio Público, bajo el expediente 1.6270. El Tribunal Quinto de Control de Cabimas le otorgó al funcionario una medida cautelar sustitutiva de libertad.

El director de la Polibaralt, comisario Ovidio Valbuena, apoyó la acción del funcionario: “Fue un procedimiento como cualquier otro. El sujeto intentó agredir a un funcionario con un cuchillo, lanzó dos bombas molotov y agredió a varios comerciantes de la zona”.

Aseguró que se someterán a cualquier decisión judicial: "Aún esperamos que el tribunal determine las responsabilidades”.

Según Florencio Coronel, director de la organización no gubernamental llamada Federación Internacional de Capellanes de Derechos Humanos, seccional Baralt, lo ocurrido con Robles es un claro hecho de violación a los derechos humanos.

"Este caso nos ha impactado porque se trataba de una persona con trastornos mentales. No merecía ser asesinado”, aseguró.

Esta seccional registra al menos 25 denuncias mensuales relacionadas con abuso policial por parte de los funcionarios de Polibaralt. “Debe aplicarse la ley, pues la misma madre del joven buscó ayuda de la policía y le mataron a su hijo”, concluyó Florencio Coronel.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 10472 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /regionales/n152253.htmlCUS