La tarea no es sencilla...pero lo lograremos

En todo estos años han sido muchos los escenarios en donde por momentos pareciera estar uno ubicado como en una especie de limbo, en donde no se percibe con claridad el avance; no obstante, en medio de esa incertidumbre la figura gigante de Chávez ha sabido sortear los momentos difíciles, el pueblo ha entendido el mensaje y los resultados corroboran que: una vez más Chávez tiene la razón. Dentro de poco se cumplirá dos años del llamado del comandante a la unidad de los sectores revolucionarios, en medio de ese llamado, los de reconocida trayectoria reformista prefirieron seguir manipulando y engañando con un discurso baladí y hoy los observamos en la acera de enfrente, al lado de la contrarrevolución y aceptando jaloneos de sus verdaderos amos, el imperio y la oligarquía criolla.

Si algo entendió el pueblo y no los llamados "dirigentes" fue ese llamado de Chávez, el llamado a la unidad, es por eso que más allá de las peleas subalternas por espacios pequeños, el pueblo se sobrepone y prácticamente sólo se abre camino y ya ustedes lo verán sellando una extraordinaria victoria el próximo domingo 23, con ello desenmascaran a los que se declararon abiertamente enemigos de la revolución y el socialismo, sin embargo, a pesar que muchos se han ido, no se acabó del todo la bacteria de la traición en el infante que aún sigue siendo el PSUV...sería llamarnos a engaño pensar que "están todos los que son o que son todos los que están", si lo vemos de esta manera no estaríamos utilizando el cristal de la dialéctica, que señala con claridad que todo proceso revolucionario requiere por naturaleza propia, si de verdad es revolucionario, agudizar las contradicciones de clase y en definitiva, la decantación; por lo pronto el proceso revolucionario bolivariano pareciera estar condenado aún por algún tiempo a llevar en sus entrañas el germen de la traición.

Sería temerario afirmar que todos quienes salgan electos el próximo domingo, desde el momento de asumir sus cargos se dedicarán por entero a la construcción del socialismo, sin embargo, siempre será una torpeza de nuestra parte intentar "desviar el caroní con la fuerza de nuestras manos". Apenas hace alrededor de tres años cuando Chávez, el líder de la revolución nos comienza a introducir en el mundo maravilloso de soñar el socialismo y a la vez tener la oportunidad histórica de coadyuvar en la construcción del mismo, en esta tarea el pueblo se adapta y aprende rápidamente, qué difícil es para la pequeña burguesía técnico-profesional asimilar el llamado a la revolución y a la construcción del socialismo, por ello, la formación de nuestro pueblo es vital para lograr coronar la patria nueva.

Sería un error pensar que cuando triunfaron los barbudos cubanos, bajo la dirección de Fidel, inmediatamente, a los meses, el pueblo cubano se convirtió al socialismo; nada más basta leer la respuesta de Fidel a Ignacio Ramonet a la pregunta de rememorar su principal error en el proceso cubano, la respuesta fue tajante "pensar que alguien sabía como se construía el socialismo", si eso lo dice Fidel, que puede quedar para nosotros si no es la tarea de educar, lanzar ideas, estudiar, escribir y aprender de las fuentes de la historia y de la vida misma, Chávez nos invita a cada rato. Es importante traer a colación este caso porque justamente es difícil pensar que somos poseedores de un "revolucionarómetro", para ubicar quien puede cumplir la tarea y quien no. En la vida a veces nos llevamos sorpresas, nos desubicamos, perdemos la noción del momento-espacio y hacemos elucubraciones muy alejadas de la realidad.

El comandante Chávez, como ductor, como líder incomparable del proceso venezolano les colocó la tarea más razonable y lógica a todos y cada uno de los candidatos, pero esa tarea no es solo de los candidatos ¿Donde están los cuadros en cada parroquia, en cada municipio, en cada batallón socialista que aporte las ideas para hacer viable el plan de los primeros cien días? ¿Como podemos saber quien soportará presiones, chantajes, conspiraciones a la hora de tomar decisiones como la creación de empresas socialistas para la construcción de viviendas? ¿Como saber quien tenga la claridad suficiente, la astucia y eficacia necesaria para quebrarle el espinazo a los grupos económicos regionales que al igual como fueron contra Chávez ahora lo harán contra el gobernador que le toque sus intereses bastardos? Obviamente que esta tarea no se le puede dejar solo a un hombre o a una mujer, no, es tarea de todas y todos; es tarea de los batallones, de los equipos políticos regionales, de los legisladores que salgan electos. Quiero detenerme un instante en este caso referido a los legisladores, el papel de éstos es muy importante, desde ya quienes salgan electos deben comenzar a elaborar leyes con ámbito regional que estén enmarcadas dentro del proyecto nacional y obviamente dentro de la constitución...los debates sobre este particular no puede esperar la digestión de las hallacas de diciembre, por el contrario, esto debe comenzar pronto.

En este escenario de momento-espacio planteado por Chávez, cien días, cien acciones, más allá de los individuos, gobernadores, alcaldes y legisladores electos, está detrás o debe estar detrás de este poderoso impulso revolucionario el accionar de todo un pueblo...la tarea no será fácil ni sencilla, pero seguro lo lograremos. Para que sea posible, el primer paso es salir a votar única y exclusivamente por los candidatos del PSUV, con disciplina, con convicción revolucionaria, sin detenernos en este momento a pensar quien si o quien no puede culminar la labor; un buen revolucionario no puede dejarse arropar por los prejuicios, por las nimiedades; Ernesto Guevara lo demostró al romper con todos los prejuicios pequeñoburgueses de las parcelas y ofrendó su vida en función de un estadio superior, la condición humana.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1188 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /regionales/a67446.htmlCUS