El Prurito a Gobernar

Aún faltan cuatro meses para las elecciones de noviembre cuando se escogerán los gobernadores, alcaldes y diputados regionales. Asimismo, para el próximo año, faltan dieciseis meses para relevar y elegir los concejales, juntas parroquiales y la Asamblea Nacional. Por los vientos que soplan la sociedad venezolana transitará agitada por un turbulento mare--mágnum de controversias, de interrogantes perturbadores, que nos agriarán los momentos felices que todos deseamos vivir.

Como es habitual, el medio social generado, se convierte en el mejor de los ambientes para que afloren los apetitos burocráticos. Los oportunistas de oficio, los acostumbrados a medrar en las fuentes del tesoro, sin importarles un bledo el fin sagrado de servir con eficiencia, se moverán como sanguijuelas, sedientos de poder.

A través de las organizaciones políticas, de grupos electoreros sui-generis, bajarán a la arena ofreciendo lo habido y por haber. Auxiliados por los medios de comunicación, disponiendo de fuertes sumas de dinero aportados por los capitalistas, desarrollarán sus tropelías, sus campañas. Las traiciones, las zancadillas, el maquiavelismo ejercido con maestría, serán en suma, la praxis a utilizar.

Figuras prominentes de las oligarquías, especímenes de la social democracia del sepultado puntó fijismo Adeco- Copeyano- Masista, incluso, piezas políticas habilidosas infiltradas en el chavismo, constituyen las connotadas cúpulas de estos grupos. Como bien lo ha señalado nuestro Comandante Presidente, tanto en el PSUV como en las organizaciones de la Alianza Patriótica, el filtro selectivo debe imponerse por encima de las circunstancias y maniobras en la selección de los candidatos.

Un verdadero representante revolucionario debe diferenciarse en su esencia, de aquellos que por tradición son designados a dedo por los directorios. La formación política -ideológica, las condiciones morales y éticas, su identidad con el dolor y la explotación de las clases oprimidas y, su comprobada compenetración en la lucha contra las oligarquías vernáculas representadas por los dueños del gran capital, sus comprobadas acciones desarrolladas en su vida política contra el imperialismo y el latifundismo, medidos en el tiempo; su sólida vocación por construir la sociedad socialista que anhelamos, servirán de guía metodológica en la designación de candidatos . El mejor de los jueces es el pueblo, las masas explotadas. Pensar y comportarse distinto, es avalar estas indeseables conductas. Los hombres y mujeres nuevas, extraídos del colectivo popular, son por excelencia los mejores cuadros.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 952 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US N /regionales/a60408.htmlCUS