Habló el Presidente Obrero...!

Después de oír, la alocución del Presidente obrero Nicolás Maduro, de tomar las justas medidas que el pueblo estaba esperando, era un clamor general, para enfrentar esta brutal guerra económica de la burguesía industrial y comercial, nacional e internacional. Solo un gobierno de derecho y justicia social, como lo establece CNBV, protege a la clase trabajadora, a los que menos tienen, para enfrentar esta guerra criminal, que forma parte de toda una conspiración fundamentada; en el bloqueo financiero, alimentario, escasez, especulación, la industria del bachaqueo, toda esa acción dirigida a generar malestar en la población, agregándole el asedio permanente de las grandes potencias, de personalidades, ex presidentes, de conductas indeseable, con grande macula, por ser violadores de los derechos Humanos, en los diferente países de América y del continente Occidental de Europeo, con una Asamblea Nacional que hasta ahora ha demostrado de estar muy lejos de representar a esa mayoría que circunstancialmente le dio unos de los poderes, actuando todo los contrario, han venido procediendo como verdadero representante de las grandes corporaciones, pidiendo de manera indirecta la intervención de la patria, declarando en emergencia al país, en una crisis inducida por ellos mismo, ante la impotencia de no poder imponer sus maquiavélicas acción contra el pueblo, una A.N que en su cuerpo de legisladores de la derecha, no está una representación de los trabajadores, lo que existe es la bancada de la burguesía que representa el F.M.I que le frena nuestra Carta Magna, que esta blindada, que impide la posibilidad de entregar la soberanía, al menos que sea a través de una invasión de los casco azules, que es lo buscan, para poder pagar sus compromisos con los opulencia.

Después de innumerables reuniones con representantes del sector económico, durante las cuales se analizaron en profundidad, los distintos problemas que han venido afectando la economía del País y que se agravaron en los últimos dos años, se concluyó, que se debe iniciar, un desmontaje progresivo, de ese modelo económico, rentista y parasitario, importador y empaquetador, que durante muchos años ha prevalecido en la economía Venezolana, alimentando la corrupción y la fuga indiscriminada de capitales.

Ese modelo rentista, que se potenció durante la cuarta república y que para nada había sido tocado en la quinta, fue en gran medida, el beneficiario directo, de los altos precios del petróleo, que estuvimos durante algunos años, mediante la solicitud permanente de dólares, para realizar importaciones, que muchas veces no se hacían, o que se realizaban a media, estafando con prácticas perversas, a un País, que les brindó su confianza y que esperaba mucho de ellos.

Ese mismo sector, importador, rentista y parasitario, aparte de estafar a la nación, se convirtió en el actor principal de la guerra económica, potenciando a dólar Today, página web donde se fijaba el precio de nuestra moneda sin ningún basamento económico, pero que sirvió para destruir nuestra economía, pué este marcador, era el que se tomaba en cuenta, a la hora de fijar los precios de los bienes y servicios que requería la población para atender sus necesidades naturales.

A esta brutal guerra económica, se sumó la baja significativa de los precios del petróleo, que trajo como consecuencia para nuestro País, la disminución de los ingresos en dólares en más de un 70 por ciento, impactando en gran medida, en la caída del poder adquisitivo del Venezolano, por el aumento de la inflación en términos exagerados y sin razón lógica y económica.

Ante estas circunstancias, el Presidente Nicolás Maduro, en el marco del Modelo Democrático y Social de Derecho y de Justicia, toma una serie de medidas, procurando en primer lugar, cuidar en lo posible, la razón social que ha caracterizado a este proceso revolucionario, resumido en la atención de los sectores vulnerables de la población mediante el desarrollo de las misiones y las grandes misiones y en la protección del salario y demás beneficios económicos y sociales, que ha conquistado la clase laboral Venezolana.

En este mismo sentido, las medidas van dirigidas a garantizar a la población, el acceso a los alimentos y medicinas en forma permanente, a tiempo y segura, aspectos estos, que constituyeron la mejor estrategia de la oposición venezolana, para conquistar espacios de poder, tal como ocurrió el seis de diciembre, fomentando la escasez y el aumento indiscriminado de los precios, por lo que la población ha sido condenada a realizar largas colas en procura de los bienes y servicios que necesita, todo esto, con la complicidad de empresarios, distribuidores, comerciantes y funcionarios públicos, que mediante actos de corrupción, facilitaron desde el Estado, esta brutal agresión, en contra del pueblo Venezolano.

Por otra parte, se anuncia el aumento de la gasolina, en proporciones menor a las que se esperaban, pues nadie puede negar, que esta medida era justa y necesaria desde hace mucho, pero mucho tiempo.

Así mismo, la referida al sistema cambiario, busca en primer lugar, garantizar la alimentación y la salud de nuestro pueblo, mediante el uso adecuado de las pocas divisas que nos están ingresando, elaborando un presupuesto anual, el cual nos permitirá saber realmente, cuales son las necesidades propias de importación en cada sector.

En relación al establecimiento de un dólar flotante, busca atacar al más grande enemigo que durante los últimos años ha tenido la economía Venezolana, como es dólar tudey, pues no habrá razón alguna, para que se tome como válida, una tasa de cambio, que no corresponde, según economistas del gobierno y de la oposición, a regla económica alguna, pero que es tomada como marcador de la economía Venezolana.

Por último, que no por ser la última es la menos importante,, es el ataque frontal a la evasión fiscal, mediante la implementación de un sistema de facturación electrónica, que le permitirá al gobierno, con la ayuda de toda la población, eliminar la evasión fiscal, permitiéndole al estado, recabar los recursos económicos necesarios, para afrontar todos los gastos que requiere el País para su funcionamiento, sin necesidad de depender exclusivamente del ingreso petrolero para sufragar los gastos ordinarios y extraordinarios.

Esta misma medida le permitirá al estado, controlar en tiempo real, los niveles de precios, lo cual se traduciría en una disminución importante, de la especulación, fenómeno que actualmente, castiga sin misericordia alguna al consumidor venezolano.

Pero todas estas medidas surtirán el efecto esperado, si se une en su implementación al gobierno, el poder popular, a través de sus distintas organizaciones sociales, de otra manera, no podrá el Presidente Maduro, solo solventar esta compleja problemática, que amenaza con acabar con el proceso revolucionario y por ende, con el modelo democrático y social, de derecho y de justicia.

En lo inmediato, es importante que la población se una al gobierno, en el combate frontal al bachaqueo y toda la estructura que lo alimenta, asumiendo como suya la lucha contra la evasión fiscal, despertando conciencia en aquellos que creen que recaudar adecuadamente los impuestos, solo beneficiará al gobierno y exigiendo por su compra, por menor cuantía que esta tenga, la correspondiente factura fiscal, garantizando, que toda aquella persona que realiza una actividad económica, contribuya con los gastos del Estado, tal como es en los Países desarrollados, entre los cuales se puede destacar, uno que sobre todo el sector opositor admira tanto, como son los Estados Unidos, donde las leyes fiscales son severas y todo el mundo las cumple, incluyéndolos a ellos, cuando visitan ese País.

Indudablemente, que estas medidas económicas con un fuerte acento social, sería imposible tomarlas, si el País estuviera tutelado por el Fondo Monetario Internacional, como aspira la oposición Venezolana, pues como ya ocurrió en Grecia la preocupación del Fondo Monetario Internacional, es la de proteger los intereses económicos del sector empresarial y financiero, descargando todo el peso de la crisis , sobre los hombros del pueblo, para quienes solo queda, miseria y desolación, es decir, sálvese quien pueda.

Todas esta medidas anunciadas tendrán éxito garantizado si son acompañada por un pueblo organizado y políticamente claro, que impulse las comunas, se pongan a producir, que las diversas expresiones política organizativa se alinee con el Estado asumiendo como propia su aplicación, desde esta perspectiva los movimientos sociales y los trabajadores, respalde y asuman las medidas anunciadas por el Presidente Obreros Nicolás Maduro.

JOSE PERALTA, DENIS RIVERO, ANGEL NAVAS


Esta nota ha sido leída aproximadamente 758 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /regionales/a223280.htmlC0http://NON-VEca = .