Vielma y el Táchira como potencia del fascismo

Lo poco que me he documentado sobre los escarceos que la ultraderecha fascista ha desarrollado en la capital del estado Táchira en pleno inicio de la feria, me dan los indicios básicos para asumir, que aun derrotada esta derecha inmolará a sus jóvenes retoños en plena formación universitaria, para que intente levantar la moral y la calle, de una oposición que ha sido vapuleada política y electoralmente en los últimos 14 años por la revolución bolivariana. Es una oposición clasista que luchará hasta sus últimas consecuencias, para recobrar sus espacios de poder perdido de la mano de la chusma chavista zarrapastrosa y su Zambo líder.

Aún con los golpes políticos acertados sobre ésta élite socio-económico-cultural-política que ha regido nuestros destinos en los últimos siglos, y que mantiene aún una desafortunada influencia sobre importantes sectores sociales que deberían estar sumados a la revolución bolivariana, pero que marchan controlados por los grandes medios de comunicación transnacionalizados y que además nosotros no hemos sabido llegarle para convencerlos de que esta revolución también es suya, todos sabemos que tienen la suficiente fuerza interna y apoyo internacional para dar mala vida a la revolución bolivariana en los próximos días o seguramente mucho más.      Solo nuestro accionar cohesionado, orgánico y de gestión eficiente; aunque me vuelto un  escéptico a muerte del burocratismo bolivariano, nos permitirá salir airoso en esta batalla sin la presencia física y tutela de nuestro más sabio y hábil cuadro revolucionario de los últimos decenios, el comandante presidente Hugo Chávez.

El Táchira nos da para todas las lecturas, mientras nuestro exitoso gobernador lucha por convertirla en potencia, los fascistas hacen los mismo pero en el sentido destructivo, quieren encender la pradera desde aquí y así poco a poco en todo el país; nunca han perdido sus esperanzas a pesar de las lecciones que el pueblo le ha dado jornada tras jornada.   Debemos aceptar que hay un eslabón que no hemos podido desarrollar-consolidar luego de 14 años, y ese es la inteligencia social, no hemos podido articular una red social real que logre sistematizar, procesar y usar todos los insumos que nuestro pueblo está dispuesto a aportar y que nosotros no hemos sido los suficientemente eficientes en su uso como herramienta para la defensa institucional.

Vielma envía positivas señales, pero por si solas no bastan, hay que unir pueblo y el poder del estado para derrotar al fascismo, crear una instancia confiable y comprometida donde todo se reciba, procesa y resuelva.   Sólo el pueblo salva al pueblo, el cual espera y cree en el poder popular comunal……

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1157 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US N /regionales/a157659.htmlCUS