Es hora del Táchira, es la hora de los tachirenses

Me ha correspondido por circunstancias de la vida y por buena dicha formar parte del equipo de trabajo que acompaña la candidatura de José Gregorio Vielma Mora en el estado Táchira. A poco más de 50 días de estar compartiendo con este personaje, de observar las respuestas y reacciones del tachirense, del hombre que nos encontramos en la calle, de la mujer que se asoma a la ventana a la puerta de la casa esperando el paso gallardo de quien decidió hacer una campaña atípica, caminando casa por casa y escuchando caso por caso.

Vielma no ha parado de caminar y cada paso que da va resolviendo los miles de problemas que aquejan a la sociedad tachirense producto del desgobierno, la vagabundería y la mala administración que nos ha tocado soportar en estos últimos 4 años por parte de quien en mala hora fue electo gobernador. Vielma Mora recibe la mano, el abrazo y la palabra afable de quienes comparten pensamientos de cambios y transformaciones; pero también recibe el apoyo de hombres y mujeres que no tienen inclinación política, y de los que militan en factores contrarios a la revolución. Si se quiere ver es complejo el universo electoral que el 16 de diciembre votará a favor de un personaje al que todos vemos como un hombre eficiente y de alta gerencia.

Pareciera ser Vielma Mora para los tachirenses un punto de encuentro donde más allá de una filosofía ideológica nos encontramos todos los que queremos ver al Táchira avanzar y consolidarse en un sitial de referencia nacional. Son muchos los motivos para respaldar una opción candidatural encarnada en quien transformo el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía cuando fue su presidente, y de quien fue Superintendente Nacional Tributario del país y consolido una cultura de recaudación y transformó esa vieja y viciosa institución en lo que es hoy en día el SENIAT.

Es hora del Táchira, es la hora de los tachirenses. Tenemos derecho a soñar un estado con mejor vialidad, con seguridad, una región productiva y prospera, que por su condición geográfica fronteriza y de cara al Caribe y a nuestro continente se convierta en una región de inversión, tenemos derecho a soñar con un estado que le brinde respuestas y soluciones a sus habitantes, que oiga las necesidades del humilde y que trabaje de la mano con la empresa privada. Es hora de Vielma Mora.

Jesús Adolfo Zambrano Urbina
@jesuszambranou

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1558 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /regionales/a155239.htmlCUS