Caso: Bolívar ¡unidad! ¡unidad! ¡unidad!

Insisto. Viene dándose en el estado Bolívar una situación digna de
estudio y análisis por parte de todo aquel comprometido con la
verdadera Revolución, con el Socialismo a lo Bolivariano, con la
Soberanía, la Independencia y el engrandecimiento de la Patria. Y
sobremanera para no pecar de incauto o tonto útil.

Existe un sector político dedicado a capitalizar para sí el voto
chavista de cara a las próximas elecciones a gobernadores del 16 de
diciembre, haciéndose pasar como que son la verdadera y legítima línea
histórica del proceso revolucionario bolivariano. Mientras por otro
lado, dirigen todo su esfuerzo en convencer al poblacho que el
“verdadero” y directo lineamiento emanado de la dirección política
PSUV y por el líder de la revolución, Hugo Chávez; no lo es ni los
representa, ¿qué contradicción no? ¿Cómo se puede llegar a tal
situación y más aun mantenernos en estado catatónico, de tal forma que
prevalezca el silencio, el mismo que favorece precisamente a éstos
miméticos camaleónicos?

¡Sí!... no podemos quedarnos callados porque al hacerlo, como dicen
por ahí, otorgamos. Por cierto, todo lo contrario sucedió en el estado
Mérida, se tuvo que aclarar por toda la calle del medio esta
situación, como para que no quedara duda, a quién la verdadera
revolución está apoyando y como dije antes, para no pecar de incauto,
actitud esta que es tan desastrosa como lo vil de los contrapuestos
políticos. Por lo que se hace necesario, que la dirección política
central, la regional por medio del comando Carabobo y la del mismísimo
líder de la revolución en pleno se convoquen y dejen claro a quién en
definitiva se está apoyando para las elecciones del 16D y porqué, con
el atenuante de no dejarnos secuestrar la revolución en el estado
Bolívar. ¡Yo, estaré claro! Y Ud, querido lector, quienes seguimos las
vicisitudes políticas, ¿pero el poblacho? ¿Aquel que no hace otra cosa
que actuar de buena fe? Aquellos de quienes una vez se dirigieron
despectivamente: “el lumpen” y “están siendo ploteados”. Son ellos los
más, pues deciden al final de todo, hacia ellos se dirigen los dardos
contradictorios que alimentan las dudas. Menos mal que nuestro pueblo
es cada día más sabio y sabrá responder.

Mientras en el estado Bolívar, estos grupúsculos, en verdad no hayo
otra manera de llamarlos, juegan al divisionismo, característica
propia de la política como extensión de la guerra y que muy bien
identificara Bolívar en la Carta de Jamaica como Conservadores y
Reformadores. No es casualidad que sea este estado desde donde una vez
hecha plaza fuerte en la tercera República, el mismísimo Loco de
Casacoima dirigiera su mirada hacia la independencia de toda América.
No vaya ser que la contrarrevolución se haga de este estado y la
constituya como la citada plaza fuerte para darle un golpe mortal a la
Revolución Bolivariana por medio de las puntas de lanzas que
representan las empresas básicas, sus trabajadores y su espíritu de
lucha que todos conocen. Además de lo que se pueda sumar por sabotaje
a la integración por ser la puerta natural de entrada y salida tanto
al Mercosur como a la UNASUR.

Sin embargo desde mi humilde posición no puedo hacer otra cosa que
llamar a la unidad, como la máxima expresión de conciencia política,
nacionalista y patriótica; lo contrario es el egoísmo, el parcelismo y
el divisionismo que no beneficia a nadie más que a la
contrarrevolución, los cuales están como caimán en boca é caño,
frotándose las manos, por la remota posibilidad hipotética de asirse a
la gobernación del estado Bolívar, debido a nuestras
irresponsabilidades políticas.

Digo hipotética como negada posibilidad, no vaya ser que nos
encontremos mañana despedazados, destrozados, derrotados,
desparramados, cada quien por su lado y se nos haga cada vez más
imprescindible para nuestra sanación moral, recurrir nuevamente, y por
siempre, a la palabra profética de nuestro padre Libertador, cuando
por allá en 1815 en la conocida Carta de Jamaica nos decía:
“Seguramente la unión es la que nos falta para completar la obra de
nuestra regeneración…”

No es de buen gusto citar aquí nombres y apellidos de quienes juegan
al divisionismo en el Estado Bolívar, pero necesario es conocerlos,
quienes bajo pretexto de representar al chavismo verdadero en la
región, se anotaron para los comicios del 16 de diciembre: El PCV
tiene como abanderado en Bolívar a Manuel Arciniega que sacó apenas 22
mil votos en las elecciones regionales del 2008 donde se presentó muy
a pesar de perder en primarias revolucionarias de entonces. Además,
participarán María Quintana de “Corrientes Revolucionarias
Venezolanas” y Edwin Sambrano del Partido “Revolucionario del
Trabajo”.

La verdad nos hará libres y esta verdad, para cada quien es única,
como única es la verdadera Revolución Bolivariana. La que representa y
dirige nuestro máximo líder, Hugo Rafael Chávez Frías. ¡No nos dejemos
engañar!



¡PATRIA SOCIALISTA¡ ¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 705 veces.