Vielma Mora será el nuevo gobernador del Táchira

 Las circunstancias que determinan la llegada del capitán Vielma Mora al Táchira, se circunscriben en la lógica polivalente que resplandece la competencia, conduciéndola hacia una policontextualidad que se vislumbra de "hipercorrección" de las prácticas perversas que han oscurecido en destellos de mal gobierno regional, que al cabo de cuatro años ha creado un agujero negro que se traga la gravedad del asunto y para tapar tal eclipse colocan conos verdes como símbolos de la  vía expedita hacia las mazmorras de la ineficacia.

  Precisamente, los momentos asténicos que le ha tocado vivir al Táchira en estos cuatro años, han enervado las esperanzas, arrastrándolas hasta los confines del ocaso, donde las respuestas se pierden en el abismo de las interrogantes. Todo se fue quedando en silencio y las promesas de la nave cósmica del llamado "gobierno democrático" solo fueron ecos de la pluridimensionalidad  febril del cuerpo inerme, que agonizaba tras haberse atragantado de mazamorra sideral.

 La irreversibilidad de la derrota para los sobrevivientes de la nave cósmica precipita las pasiones dentro de esa estructura, donde surgen elementos contradictorios que habían permanecido en estado de latencia-tendencia, amenazando con crear nuevas constelaciones, que marcarían el final de un gobierno y de toda una camarilla política, donde la nomina paralela estableció el espacio y el tiempo de duración del gobierno regional.

 La llegada de Vielma Mora corta transversalmente todos los esquemas de victoria sin rival que habían trazado los arquitectos del "Táchira sería grande". Eludiendo su propia realidad comenzaron a gobernar  de espaldas  y "patasparriba", sin ni siquiera darse cuenta que había llegado la hora entregar las riendas al nuevo gobernador, que llegó precisamente para desalojar a los que mal gobernaron al Táchira en los últimos cuatro años. Vielma Mora llegó para ganar, para desalojar a ese grupo variopinto que a mala hora llegó a gobernar el Táchira. Llegó Vielma Mora para iniciar la tarea titánica de impulsar  este Estado, que se quedó entre el andar de bicicletas y los concursos de bellezas, pero nada de desarrollo.

 Con la llegada de Vielma Mora  a la conducción del poder deben abrirse los espacios para ir recuperando los espacios perdidos y hacer una jornada diagnóstico-terapéutica para ir detectando cualquier foco de peste verde que quede por allí y que pueda mutar en un virus más peligroso  aún.   En estas jornadas y todas las que hay que hacer, debemos unirnos todos en esa gran cruzada, para desalojar a los personajes del peorcito gobierno que ha tenido que calarse el Táchira, sustentado en una especie de odio hacia el comandante Chávez y su proyecto revolucionario, el cual por cierto acaba de ser refrendado por más de ocho millones de venezolanos.  

 Tras esa contundente victoria revolucionaria del comandante Chávez como presidente legitimo y constitucional para un periodo de seis años más, ese Táchira esquivo para la revolución vio con buenos ojos la llegada de Vielma Mora. La noticia se regó como pólvora y de inmediato muchos opositores comenzaron a manifestar en voz baja que ese si era el candidato y por el cual ellos estarían votando el próximo dieciséis de diciembre. Así que vayan preparando las maletas porque Vielma Mora será el nuevo gobernador del Táchira. Ah, les quedan pocos días y no olviden tomarse su respectivo jugo de mora. Salud!

 

 Politólogo 

[email protected]

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1306 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US N /regionales/a152956.htmlCUS