Azimut revolucionario

La victoria es inminente

La victoria es inminente. El triunfalismo opositor fraguó un detonante de frustración que ahora les juega en contra. Mientras tanto, la organización revolucionaria dio muestras de madurez y de compromiso ratificando al comandante Chávez como líder indiscutible de un país que quiere ver hacia el futuro, que no quiere volver al pasado y que defiende en democracia sus logros y conquistas sociales.

Pasado el capítulo de la gran victoria, ahora viene un remate necesario. Las gobernaciones son ahora el objetivo y todos debemos verificar los errores cometidos para que en esta contienda se logre dar el gran paso para el rescate de la gobernación de Lara de manos de la traición y el engaño. Toda la militancia tiene ahora la oportunidad de, con votos, castigar a quien traicionó de forma descarada los preceptos por los cuales fue electo.

El pueblo está cansado de esa gestión cosmética que prioriza adornos por sobre viviendas, que prioriza fiestas por sobre liceos y escuelas, que prioriza parques por sobre acueductos y cloacas, por sobre ambulatorios y hospitales… que confunde la labor y las verdaderas responsabilidades de un gobernador con las de un alcalde efectista y bonchón.

Recordemos el impulso tremendo que llevábamos como estado durante la gestión del comandante Reyes. Innumerables conjuntos habitacionales, sustituciones de ranchos en cada barriada, más de 30 centros diagnósticos y salas de rehabilitación, nuevos liceos bolivarianos, la autopista Barquisimeto Acarigua culminada, la terminación igualmente de la circunvalación norte que ningún gobierno anterior había tenido la voluntad política de hacerlo… El estadio metropolitano, la construcción de dos nuevas universidades públicas… Todo esto, en el empeño de humanizar la gestión gubernamental y priorizar lo social por sobre los efectista, verdaderos logros de un estado que ahora se erige como uno de los más consolidados en materia social producto de ese legado.

Con la derrota de Capriles el pueblo demostró que ya no creen en poses mediáticas ni pinturas de fachadas. El pueblo aspira verdadera transformación y verdadera atención gubernamental. Este diciembre vamos a demostrar que somos más quienes aspiramos el cambio necesario… quienes aspiramos un gobernador que mejore nuestros hospitales y atienda los CDI, que ejecute una política serias de vivienda y que se preocupe por una mejor educación para nuestros hijos. Que deje en segundo plano los saraos y que de manera verdaderamente eficiente (no con pantomimas mediáticas) logre avanzar en el complicado tema del reemplazo de cloacas y suministro de agua potable a nuestra población necesitada... hay muchos temas serios en los que trabajar mientras en la actualidad nos tenemos que conformar como larenses con saraos y maquillaje urbano.

Este diciembre el compromiso es porque la gobernación sea una gobernación y deje de ser ese despacho efectista en que la han convertido.

Hasta la victoria siempre…

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 803 veces.

Luis Jonás Reyes Flores


Visite el perfil de Luis Jonás Reyes Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.