Comandante, hay un “centauro” que solo suelta boñigas

En 2002, el gancho del candidato a la gobernación del estado Mérida, fue: Somos los Centauros de Chávez nadie, pero absolutamente nadie conocía a Florencio Porras, yo iría más allá, ni en su casa lo conocían; cuando tu oías ó escuchaba a este centauro en cualquier reunión o en algunas declaraciones, no escuchabas nada que te alimentara el espíritu revolucionario, que te alentara a dar una opinión positiva a favor de Florencio Porras, lo que decía, no lo sentía; se notaba una grandísima diferencia, con nuestro comandante presidente Chávez. Me preguntaba ¿Por qué no le creo a este señor? tan así fue, que no vote en las elecciones de gobernadores. Cuando a este candidato a la gobernación del estado Mérida, le tocaba leer algunas propuestas recibidas por uno de sus asesores (Rubén Ávila Serratti) fulano este, conocido en los bajos fondos como: El Montesino merideño que aparentaba ser el supremo sacerdote, el piache, el gurú del extinto MVR en Mérida, para los que lo conocemos, este sujeto, se daba el tupé, de opinar de lo humano y lo divino, sin miramientos, sin medida y sobre todo sin ningún ápice de disciplina partidista. Igual que Florencio Porras, me parecían, estos señores, un cascarón vacío, en el que nuestro comandante de buena fe, vertió innumerables sueños para los merideños, vertió innumerables sueños para la tierra de los caballeros, pero, este centauro se topó con la realidad del ejercicio de la administración pública, que de eso, no tenia, ni tiene la menor idea. 

En los ocho (8) años, que estuvo Florencio Porras, como gobernador del estado Mérida; quedo claro que a Florencio Porras, no le importó  más que su agenda política personal, por encima de resolver las necesidades del pueblo merideño. Su estímulo a los empresarios contratistas, simplemente era, te doy la obra, y me cancelas el 20% de comisión, sino, no hay negocio. Sus elucubraciones produjeron el enchufismo de cantidades de empresarios contratistas golpistas y enemigos acérrimo de nuestro comandante presidente Hugo Chávez; sencillamente el intercambio de obras por comisiones; que en la mayoría de los casos, estas obras no se empezaron ó se empezaron y se abandonaron de inmediato, pero eso sí, sí se pagaron cada una de estas obras. Y ahora, con su cara bien limpia, se lanza nuevamente a la gobernación de Mérida, pero eso sí, sin el apoyo de Hugo Chávez. Camaradas ustedes creen, que si el presidente, hubiese visto alguna cosita, por muy pequeña que fuese, que Florencio Porras, hubiese hecho por el pueblo merideño, no lo hubiese apoyado. Sólo faltó, que Hugo Chávez, no le diera el apoyo a Florencio Porras, para que este lo apuñalara por la espalda, como vulgar cobarde; una semana después, de que nuestro comandante presidente de forma aplastante ganara su reelección.

¿Qué hacer pues cuando dices que puedes, pero, no? Culpar a Chávez. Acusar a Chávez de ser el responsable de tus nefastos  dos (2) periodos como gobernador de Mérida. No importando haber obtenido todos los recursos habidos y por haber del gobierno central. Todo es culpa de la flexibilidad de Hugo Rafael Chávez Frías. Estamos pacientes, tranquilos, mientras ellos, la derechas reaccionarias incrustadas en la revolución bolivariana, ponen obstáculos. Estamos pacientes mientras ellos vacilan con su postulación de Florencio centauro Porras, a la gobernación de Mérida. Estamos pacientes. Mientras nos fortalecemos, para lograr nuestra definitiva independencia. A eso, podemos esperar, al parecer, según estos coños. Nuestro comandante presidente a través de los voceros del PSUV, anunciaba de forma contundente la decisión de escoger como candidato a la gobernación del estado Mérida al camarada Alexis Ramírez, en sorprendente coincidencia, con la mayoría del pueblo revolucionario merideño.

¿Por qué? Porque la postulación del camarada Alexis Ramírez, que hizo nuestro máximo y único líder Hugo Chávez, indigna a algunos empresarios que en los dos (2) años de gobiernos de Florencio Porras, aumentaron en un 2.000% sus cuentas bancarias en Venezuela y en el exterior.  Porque la postulación del camarada Alexis Ramírez, indigna a una camada de bandidos corruptos que desaparecieron del escenario publico una vez que Florencio Porras también lo hizo.  ¿Riesgo para Mérida? Claro que si, existe un importante riesgo, de seguir viviendo en la inmundicia en las que nos dejo el copeyano Marcos Díaz Orellana, heredada de los dos (2) gobierno de Florencio centauro Porras. Estos empresarios y la camada de bandidos corruptos que desaparecieron del escenario publico una vez que Florencio Porras también desapareció, han estado explorando durante los últimos días formas de aplazar la sabia decisión tomada por nuestro comandante presidente Hugo Chávez, en el estado Mérida. Ni por asomo. Explorando formas de llegar más allá de estas elecciones de gobernadores. Decisión fácil.

Es bastante lamentable, pensar que unos que dicen llamarse revolucionarios apoyen, a un candidato, que antepone sus intereses personales, por encima de los intereses del pueblo merideño. Esto viniendo de un grupo de revolucionarios cuyo gancho central de su candidato postulado Florencio Porras, es, que nadie conoce a Alexis Ramírez. Es inexplicable como gancho electoral, sacrificar al estado Mérida, en aras de fines políticos estúpidos. Y dentro de poco tendremos la oportunidad de decidir por el futuro de los merideños, por la definitiva de, que por fin tendremos revolución en el estado Mérida. Seguiremos estando pacientes.

Solo el pueblo salva al pueblo.

Patria Socialista o Muerte    VENCEREMOS.

[email protected]

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1487 veces.

Comparte en las redes sociales