Vielma rescata el Táchira

El Táchira es una tierra llena de magia, de color, de cordialidad, de gente trabajadora. Es la tierra de la Virgen de la Consolación y del Santo Cristo de La Grita, de la revolución Restauradora y de Los Comuneros, la que parió hombres que representaron el poder político central, ilustres escritores, pintores y poetas. La que surca el rio Táchira, el Torbes, Uribante y Grita. La que despierta con el olor de la montaña, con sus techos rojos y rostros amables. Ese es el Táchira.

Los últimos años hemos vivido la triste experiencia de ver a nuestro amado estado en el mas grosero abandono, producto del desgobierno que galopa entre la ineptitud y la ineficiencia de quienes en mala hora el pueblo hace 4 años le dio la misión de gobernar y trabajar por y para el Táchira. Ha sido un viacrucis de pasión, de dolor, de muerte, de tinieblas. La corrupción más grotesca, funcionarios presos, maltrato al personal, vialidad abandonada, cero proyectos habitacionales, inseguridad desatada, salud por el piso; son algunos de los síntomas que diagnostican el final de la peor etapa de la política tachirense, y con ella el inicio obligatorio de un proceso de adecentamiento de la administración pública y de sembrar un desarrollo sustentable que permita impulsar la región que hasta hoy es vista como la salida del país, en un equivocado concepto ya que en el Táchira comienza Venezuela, no se acaba aquí.

José Gregorio Vielma Mora recoge el clamor de la mayoría de los tachirenses, sobre su persona recae la esperanza de quienes queremos y amamos este paisaje pintoresco, lleno de vida y que reclama cambios y transformaciones. No se trata de que Vielma se merezca ser el gobernador del Táchira, es al contrario. El Táchira se merece un gobernador de la talla de Vielma Mora, un gerente eficiente, honesto, que ataque los problemas y le de la cara al pueblo. No un “Cesar” emperador que solo aparece en vallas publicitarias, en comerciales de tv y en el aeropuerto cada vez que le da por viajar al exterior.

Ha llegado la hora de elegir por nuestro Táchira querido, por el que suda la camiseta aurinegra en el gramado de Pueblo Nuevo, por el que recorre en bicicleta nuestras carreteras en la “caravana gigante de América” cada vez que llega San Sebastián en enero. Es hora de elegir por los campesinos de las montañas que se levantan bien temprano a sembrar los frutos que meses después se transformaran en nuestros alimentos, de elegir por la juventud estudiosa, por los hombres y mujeres de fe, por los empresarios, comerciantes y ganaderos que quieren seguridad y posibilidad de hacer crecer mas nuestra región. Vielma es garantía de un futuro mejor, es la antonimia a la pesadilla que gracias a Dios ya le queda poco, y así poder despertar para soñar y hacer esos sueños realidad.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1292 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /regionales/a152523.htmlCUS