Sr. Presidente, en Trujillo ni somos irreverentes ni somos desleales

A propósito de la frase de Toby Valderrama: irreverencia en la discusión y lealtad en la acción; utilizada posteriormente por el camarada Nicmer Evans para elocuentemente dar una explicación de que esta frase encierra una manera errada de interpretar no sólo la disidencia de Nicmer en sus escritos, si no en general la de muchos camaradas que quieren aplicar las “R´s” de las que habla el presidente Chavez y aún más, su reciente deseo de la creación de un Ministerio de Seguimiento y Control. Tal y como lo expresa Nicmer, “la lealtad no es sumisión” y menos aún si hemos dignificado al pueblo dándole conciencia política, no pretendamos que el mismo pueblo no reclame ante la imposición de un candidato que ha hecho un trabajo contra revolucionario en la Gobernación. Y no es que ahora se esté manifestando el descontento en Trujillo por la labor de estos últimos años de Hugo Cabezas, que por cierto tiene una esposa firmante en contra de presidente; la cual le produce comezón reunirse con las comunidades del estado.

En los días del aniversario de la desaparición física del CHE Guevara, viene a mi memoria el artículo "EL CUADRO, COLUMNA VERTEBRAL DE LA REVOLUCIÓN", "En régimen que inicia la construcción del socialismo, no puede suponerse un CUADRO que no tenga un alto desarrollo político, no debe considerarse sólo el aprendizaje teórico, debe exigirse también la responsabilidad del individuo por sus actos, la disciplina que coarte cualquier debilidad transitoria y que no esté reñida con una alta dosis de iniciativa, la preocupación constante por todos los problemas de la revolución". No es realmente un cuadro de la revolución Hugo Cabezas porque con sus acciones ha demostrado que no ha alcanzado el suficiente desarrollo político como para poder interpretar las grandes directrices emanadas del Comandante Presidente Hugo Chavez, haciéndolas suyas y así transmitirlas a la masa; amén de que de que no percibe las manifestaciones que ha hecho el pueblo de sus deseos y sus motivaciones más profundas. Hicimos patria en Trujillo con el apoyo a nuestro Comandante, pero durante los últimos años hemos hecho contraloria social con un Gobernador que se ha encargado de mutar ante la dirigencia nacional para colarse nuevamente como CUADRO de la revolución.

Precisamente ayer cuando el candidato inscribió su candidatura, hubo manifestaciones de rabia, dolor y repudio en el estado. Nos tildaran de contra revolucionarios y apátridas aquellos que viven convencidos que la revolución que conviene es la del pueblo inerte y sin pensamiento político, fácil de manejar y cuya convicción sea vilipendiada por una minoría que quiere imponer, antes de escuchar las voces del soberano. Al presidente, el pueblo de Trujillo no tiene que demostrarle nada porque durante 14 años le ha enseñado al resto del país que el camino es CHAVEZ y sin Chavez no hay futuro mejor posible.

Sr. Presidente escribo estas palabras, como muchos otros venezolanos lo hacen para tratar de levantar la voz de un pueblo que llora y sufre la impotencia de no poder hacer nada por cambiar de inmediato tal designación y sabe qué lejos del cerco de seguridad física muY necesaria para usted como líder de este proceso, también existe un cerco de comunicación que lo aísla de su pueblo y que a muchos les conviene sea así. Seguro estoy de que en Trujillo seguirá la lucha a favor del socialismo que usted representa y se tendrá que hacer un trabajo excepcional para explicarle al colectivo el por qué de las decisiones que se han tomado. Apuesto A que el Candidato a gobernador pensará que todo está ganado al tener su confianza y apoyo en las próximas elecciones, pues un duro camino le tocara recorrer ya que un pueblo digno asumirá este compromiso y luchara por encontrar la manera de ser escuchados y al lado del mismo estarán los líderes comunitarios y alcaldes con verdadera conciencia revolucionaria.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1798 veces.


US N