¿Qué busca Capriles en Miranda?

Después de la contundente derrota sufrida por Henrique Capriles en esta campaña para la presidencia, lo menos que se estarán preguntando los que sufragaron por él es: ¿por qué se volvió a lanzar a otra contienda electoral?

Es evidente que las respuestas podrían ser variadas. Para sus seguidores y opositores férreos contra el presidente Chávez, Capriles sería una suerte de fenómeno político, el cual nunca se cansa (algo así como el conejo de Eveready) y da señales de constancia y perseverancia inaudita, etc. Para los más reflexivos, este salto atrás hacia una gobernación sería algo, al menos temerario.

Del lado de los que votamos por el socialismo, pienso que el análisis debería ser otro. El chance que tiene Capriles en Miranda, esta vez en mi opinión, y haciendo un ejercicio matemático frío y calculador (algo que en política no vale) sería el de una posibilidad del 50%. Es como el ejemplo estadístico de quien lanza una moneda al aire y por una u otra razón siempre tendrá posibilidades de cara o cruz. Para un jugador empedernido, este riesgo sería aceptable, pero para un supuesto “líder de una nueva oposición” el riesgo es absurdo.

Hacer este movimiento hacia atrás deja a este cacareado “líder” bien mal parado, ya que está mandando señales de que su nuevo liderazgo, asumido por él, da muestras de debilidad y desespero, por no decir avaricia política. Ya no se le puede catalogar ni siquiera de analfabeto político, está mostrando una ambición desmedida, no sólo por el poder sino por lo que está detrás.

La gobernación de Miranda recibe del Gobierno central más de 15.000 millones de bolívares, para los que lo ven mejor en dólares, serían aprox. 3.700 millones. Si hacemos una comparación, vendría a ser el 28% de las reservas internacionales de Bolivia, a agosto de 2012.

Ahora me imagino que el panorama se hace más claro, y comenzamos a ver el por qué de esta decisión del “flaquito” Durante la campaña presidencial pudimos darnos cuenta de lo que representa esta opción oligárquica.

Chantaje a empresarios por parte de un diputado del partido acompañante de Capriles, con pruebas filmadas, es decir, in fraganti, en la jerga judicial. Y como si fuera poco, el propio padre del candidato pidiendo dinero (si traes efectivo es mejor) a otro delincuente como Gustavo Zingg (implicado en el caso Daktari)

Está más que claro que esta gente superó a Maquiavelo en cuanto a intrigas y jugarretas políticas. Se le vendió a sus seguidores unas primarias con la ayuda del CNE, ese mismo CNE a quien ahora María Corina Machado llama un organismo perverso. Quemaron las actas, y dejaron por fuera a William Ojeda a favor de Ocariz, el mismo que acaba de ser desplazado por Capriles a pesar de haber habido una elección de por medio.

Sólo deseo que nuestro candidato, Elías Jaua, derrote Dios mediante, no sólo a Capriles, sino a los intereses económicos que están detrás. Una cosa le pido al camarada Jaua. Por favor al llegar a la Gobernación no deje de hacer una auditoría a través de la Contraloría General de la República. Terminemos de desenmascarar a esta sarta de delincuentes, empezando por el ex candidato y ex gobernador.

Está mucho en juego nuevamente, y nosotros como poder popular no podemos dejar de apoyar a Elías Jaua en este reto y compromiso tan grande como el que se nos presenta nuevamente. Que no quede nadie sin votar por el socialismo y el porvenir de Venezuela.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1695 veces.


Luis Ortega


Visite el perfil de Luis Ortega para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales




VE N