Dios se me manifestó en la persona del Gobernador Castro Soteldo

A una persona  con hambre,  Dios se le manifiesta como pan

 Mahatma Gandhi

Cuando me quedé sin empleo ni entradas económicas que me permitieran vivir dignamente con mi familia; aún cuando he sido católica, también empecé a estudiar diversas religiones  y a comparar sus mensajes, y de lo primero que pude darme cuenta es que, todas buscan, por diferentes vías, encontrar a un Ser Superior o un Estado de reposo en el  que poder  descansar eternamente. Pero existe otra forma más cercana al Corazón, según la cual yo he sentido manifestarse a Dios en mi vida y ha sido en primer lugar a través de la bendición que recibí de Él al momento de serme entregado mis dos nietos para darles cuido y amor;  en los ojos de aquellos niños que deambulan por las calles pidiendo dinero o comida, pero también en los ojos de mis nietos cuando los acaricio; en los peores momentos de mi vida cuando desesperada le he preguntado ¿Dios dónde estás?; en las vallas publicitarias de tantos políticos y gobernantes falsos, mismos que (algunos) se han burlado de mis problemas y que responden a mis mudos pensamientos. Y todo esto es el lenguaje oculto de Dios. Porque Dios siempre nos habla pero nosotros no sabemos escucharle.

Como podrán darse cuenta, comienzo este escrito con una frase de Mahatma Gandhi que se asemeja mucho a lo que sentí este sábado 1º de septiembre cuando fui a la grabación de uno de los programas del gobernador de Portuguesa Wilman Castro Soteldo en la urbanización los Cocos, y al finalizar el evento cuando entre una multitud de personas  me acerqué a él, éste me atendió con mucha atención,  y al verme  caminando con mi nietecita en busca de algún medio de transporte que me llevara a mi casa, el gobernador muy gentilmente me ofreció llevarme hasta mi residencia. Debo decir que el objetivo de mi presencia en este acto del gobernador fue con la intención de pedirle apoyo  o su intervención para que el contralor de Guanare  Lcdo. Rafael Hernández se digne a pagarme mis prestaciones sociales que me debe la contraloría que él dirige desde hace dos años y que a pesar de todas mis solicitudes personales, escritas y a través de los medios, dicho contralor no me responde absolutamente nada. La sorpresa de poder hablar con el gobernador Castro Soteldo de una forma tan fácil fue grande pero más aún la satisfacción de conocer a un hombre que me escuchó con bastante paciencia y atención toda mi exposición  o vía crucis que he vivido durante dos años sin empleo; sin cobrar jubilación, pensión del seguro, misiones en amor mayor, vivienda e hijos de la patria en donde estoy debidamente censada; sin poseer vivienda propia y vivir alquilada en un edificio en donde debo dos años de arrendamiento y al que por razones que escapan de mí, no sube el agua a los apartamentos; con problemas de salud tanto míos como de mi nieto menor quien por circunstancias que prefiero no mencionar, debe cumplir con un tratamiento diario indicado por el neurólogo hasta por lo menos la edad de 7 u 8 años y otro indicado por el otorrino ya que sufre de sinusitis, razón por la que tiene el tabique desviado y un sin fin de problemas y necesidades que se me hace difícil cubrir por lo antes expuesto. Mi problema fundamental tal y como se lo expliqué al gobernador es que la Contraloría de Guanare no me paga mis prestaciones sociales que legalmente me corresponden y que deben ser canceladas tal y como lo indica la Ley Orgánica de Trabajo, lo cual significa que si me debían 60.000 BF, ahora y de acuerdo a este reforma de la Ley deben pagarme 120.000 BF además de los intereses que se acumulen por el tiempo que se tarden en solventarme. Hago esta aclaratoria no vaya a ser que el actual contralor Lcdo. Rafael Hernández pretenda  arreglarme como peón de fábrica ya que como buena llanera que soy, CONOZCO MIS DERECHOS y lucho por ellos.

Volviendo al principio de este escrito y mi apreciación acerca del comandante Castro Soteldo, debo decir que tal y como titulé este artículo, sentí que Dios se me manifestó en la persona del gobernador ya que para nadie es un secreto todas las vicisitudes que he pasado en procura  de que alguien me de el trato digno que merece una persona –en este caso yo- que lo único que ha hecho es denunciar la corrupción y  que en lugar de premiarme, he sido castigada de la manera mas vil y despiadada. Gracias a Dios soy una persona creyente y aún cuando todos los falsos profetas que han  tenido en sus manos solucionar mi problema me engañaron, me dieron la espalda y hasta se burlaron de mí, yo jamás perdí la Fé y cada vez  que me ponían un obstáculo, no dejaba de ver una luz al final del camino, luz que adquirió un brillo lleno de esperanzas cuando el gobernador Castro Soteldo con su trato afable, me prometió ayudarme en todas las necesidades que le planteé e interceder por mí para que ya y de una vez por todas, se cumpla con la Ley y el mandato del Presidente de la República quien por cierto en días pasados habló de tomar los pasivos laborales de los empleados públicos como responsabilidad de Estado.

Creo que alguien que haya pasado por todas las penurias que hemos vivido el Dr. César Torrealba y yo por la crueldad de unos cuantos y que luego de dos años se le presente una persona como en este caso a mí el gobernador prometiendo ayuda, no puede menos que pensar que es Dios quien utilizando al gobernador nos hace reafirmar nuestra Fé en Él y dotarnos de una inspiración Divina que nos impulsa de manera sobrenatural a comunicar  -en este caso de manera escrita-  aquellas cosas que el Señor quiere dar a conocer,  y dar testimonio de su existencia. Yo no soy profeta pero entiendo que la misión de éstos es anunciar la venida del Mesías  y preparar al pueblo para su llegada y denunciar las injusticias y los pecados del pueblo llamándolos al arrepentimiento.

Bienaventurados los que lloran porque ellos serán consolados. Tantas lágrimas derramadas frente a la impotencia de  no poder cubrir en ocasiones algunas necesidades o de que alguno de mis nietos enfermara y yo no tuviera dinero, me hizo más fuerte.  El dolor me purificó el alma, la elevó, aumentó en mí el grado de unión con la voluntad Divina,  me hizo corredentora con Cristo y me ayudó a desprenderme del deseo de tener bienes innecesarios y ahora solo quiero lo mío, lo justo, lo necesario.  

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque ellos serán saciados. El tener tanta hambre, sed de justicia y deseo que se me respeten mis derechos naturales tal vez me hizo cometer errores o ser impulsiva en algunas ocasiones, pero jamás me hizo perder la dignidad ni perder le Fé. San Mateo al hablar de hambre y sed de justicia, no se refiere al sentido físico y material, sino  que piensa en personas que aspiran a la justicia con todo su ser.

¡GRACIAS GOBERNADOR PORQUE POR PRIMERA VEZ LUEGO DE DOS AÑOS DE PENURIAS, ME HACE VER LA LUZ EN EL CAMINO! Espero de usted todo lo prometido y que Dios le bendiga  y a los suyos y perdone a quienes tanto daño nos hicieron al Dr. Torrealba, a mí y a nuestros niños.  Al contralor de Guanare, le sugiero no mienta al pagar el fideicomiso (ahorros personales de los trabajadores) que tenía represados desde hace año y medio aproximado, no tome como bandera las palabras del presidente de la República cuando habló de asumir los pasivos laborales y declare que canceló las prestaciones sociales porque una cosa es el FIDEICOMISO Y OTRA LOS COMPROMISOS SOCIALES-LABORALES que usted debe a algunos desde hace dos años aún cuando de acuerdo a lo que establece la Ley, éstos deben ser cancelados en los cinco (5) días hábiles  una vez culminada la relación laboral. OJO CON ESO.


E-mail: [email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1130 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /regionales/a150613.htmlCUS