La campaña electoral para el 07 de octubre

Las campañas negativas se han convertido en prácticas comunes de los diferentes partidos y candidatos que se disputan un cargo de elección popular. Este tipo de campañas adquieren el adjetivo de negativas porque se centran en hablar del adversario, generalmente en contra de su ejecutoria y sus dolencias físicas, en lugar de hablar sobre las fortalezas o propuestas propias.

Estas campañas son conceptualizadas como aquellos ejercicios de publicidad, proselitismo y persuasión política, usados por candidatos y partidos, durante el desarrollo de las mismas, articulados con base no fundamentada en hechos concretos. Es decir, la idea es manchar a los contrincantes, mostrándolos, ante la opinión pública, como personajes nocivos, que amenazan y ponen en riesgo la reputación, credibilidad y vigencia de las instituciones, la prosperidad y el futuro de la población.

Su objetivo central es restar, minar la aceptación de los competidores, generar dudas sobre sus gestiones, crear desconfianza entre los votantes y dañar la credibilidad de los antagonistas, poniendo énfasis en su vulnerabilidad, exponiendo ante la opinión pública los aspectos, situaciones, hechos y acciones más desfavorables y cuestionables de los contrincantes.

Las campañas electorales han adoptado un perfil negativo, tratando de ganar la elección, por un lado, con base en las debilidades (en lugar de las fortalezas propias) y, por el otro, con base en el ataque a los rivales. Esto es así debido a varias razones, porque ha predominado la idea de que la política está más ligada al disenso, la destrucción y el ataque a los adversarios que a la construcción de consensos y acuerdos.

Existen investigaciones académicas que concluyen que las campañas negativas no generan un mayor número de votos a sus impulsores y que tampoco contribuyen a quitarles votos a sus contendientes. Al contrario, se apunta que este tipo de campañas puede resultar contraproducente, al revertírseles los resultados esperados a los candidatos y partidos que las impulsan. Es decir, en lugar de ayudar perjudican.

La gran mayoría de los ciudadanos rechaza y crítica la realización de campañas negativas, las que consideran inconvenientes, aunque algunos afirman que a pesar de estos cuestionamientos, finalmente los votantes se ven obligados a orientar su voto de acuerdo al impacto y el estímulo que le generan las campañas negativas. Es decir, a pesar que las critican, responden favorablemente a los estímulos que estas generan, hablando de una forma, pero votando de otra.

La respuesta contundente a favor del Gobernador Luis Gallardo viene dada por la trayectoria y las ejecutorias exitosas del mandatario regional, durante toda su labor a favor de las comunidades y su proyecto social a lo largo de todo su quehacer innovador y transformador, inspirada en el pensamiento bolivariano, como es darle a su pueblo la mayor suma de felicidad posible. Este quehacer del Doctor Luis Gallardo complementa la gestión del Presidente Hugo Chávez Frías para obtener la victoria el 7 de Octubre del año en curso.

La respuesta de una campaña negativa viene dada por la trayectoria y las ejecutorias exitosas del candidato, como es una obra constructiva, pluralista y por esencia democrática de una gestión inclusiva, de calidad humana, de capacidad gerencial, de amplitud de criterio y enfocada en un marco de justicia y de participación colectiva e individual, donde todos tengan los mismos derechos y posibilidades.


Profesor Titular de la UNERG


Esta nota ha sido leída aproximadamente 949 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Luis Eduardo Chacín Chacín


Visite el perfil de Luis Chacín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /regionales/a145660.htmlCUS