Entrevista a Omar Vazquez Heredia: profesor excluido de la UBV por razones políticas

En Venezuela, un gobierno que se autodenomina “revolucionario” y hasta “socialista” encuentra en quienes lo precisan con certeros argumentos científicos un enemigo. De esta manera, la camarilla gubernamental hace todo lo posible por silenciar a quienes lo contradicen.

Al ser el Estado el principal empleador en Venezuela, utiliza dicho rol para callar a quienes críticamente alzan su voz. Si no logra doblegar, procede a violar el derecho del obrero a vender su fuerza de trabajo.

La Pipa Rota inicia una serie de investigaciones y entrevistas que pretenden develar aun más el carácter de clase del gobierno de Nicolás Maduro. La intención es demostrar que el llamado “Presidente Obrero” y su camarilla no son “compañeros confundidos”, sino que se trata de capitalistas dispuestos a apartar del camino a quienes no comen su línea.

Dichas prácticas han logrado ser instaladas en la academia, un espacio cuya razón de ser implica el debate científico de las más diversas ideas.

Por eso, en esta primera entrevista La Pipa Rota ha decidido acercarse a un joven profesor universitario, quien teniendo varias opciones de trabajo en el exterior, decidió radicarse en su país con la intención de colaborar en la reconstrucción de la universidad venezolana. Su nombre: Omar Vázquez Heredia. El personaje en cuestión es Licenciado en Estudios Políticos de la Universidad Central de Venezuela (UCV), con maestría cursada en Argentina y quien está por completar un Doctorado en Ciencias Sociales en ese mismo país.

Omar fue excluido de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) como personal docente por presuntas razones políticas.

Así, nos encontramos en un café de Caracas, muy cercano a su antiguo lugar de trabajo. Omar, de mediana estatura, llega al sitio con dos libros que utiliza para su trabajo de tesis doctoral, vinculado al tema de la Teoría del Estado y su aplicación al caso venezolano. De esa forma, inició nuestra conversación:

La Pipa Rota: En primer lugar saludarte Omar, ¿Cómo estás?

OVH: Buenos días, bien, ¿cómo está todo?

La Pipa Rota: Bien. La primera pregunta tiene que ver con conocer un poco de tu persona, saber ¿Cuál es tu origen como militante de izquierda?

OVH: Yo empecé a militar en política en la universidad, en la UCV, en la escuela de Estudios Políticos, en el marco de una organización amplia donde participaban compañeros y compañeras del chavismo y de la izquierda. Hice vida a lo interno de lo que en ese momento, a lo mejor erróneamente, llamábamos “Revolución Bolivariana”. Empecé en un momento de gran movilización durante los años 2004-2005.

La Pipa Rota: Bien, sabemos que luego de realizar algunos estudios empezaste a desempeñarte como profesor, ¿En qué momento y bajo que figura empiezas a dar clases en la Universidad Bolivariana de Venezuela? ¿Qué asignaturas dictabas?

OVH: En la segunda mitad del año pasado me convocan dos compañeros profesores de la UBV del doctorado y del PFG en Relaciones Internacionales para que me incorporara a dictar dos materias, en ese caso era Teoría del Estado y Economía Global. Primero, me plantearon que fuera por medio de la figura de contratado y que posteriormente la Universidad me podría abrir un concurso.

La Pipa Rota: ¿Por qué empiezas a dar clases en la UBV? Quisiéramos saber ¿Cuáles eran tus expectativas?

OVH: Yo empiezo a dar clases en la UBV, en esta oportunidad, porque ya anteriormente había tenido la oportunidad como voluntario de servir de apoyo, con la intención de incorporarme a la planta docente, primero porque los compañeros que me hicieron la invitación son compañeros con un alto nivel académico, de compromiso y de trabajo que me hicieron considerar que la propuesta de trabajar como docente formal en la UBV era atractiva, representando además una oportunidad para poder reconstruir en parte la universidad venezolana y el pensamiento crítico y académico que ha sido muy golpeado en los últimos años, a través de la falta de financiamiento de la universidad, a través del traslado de académicos a cargos gubernamentales, a través de la subordinación de muchos intelectuales que se callan, que hacen silencio, y se olvidan de sus investigaciones anteriores para ser más acomodaticios ante el gobierno, lo cual ha generado que la intelectualidad critica en Venezuela haya recibido bastantes golpes. Igualmente, ha sucedido lo que pudiéramos llamar en términos gramscianos “el transformismo” de cierta intelectualidad en el país que se fue derechizando. Entonces la intención, en primera instancia, era la de aportar a la educación pública y gratuita en Venezuela, de entregar a esos jóvenes estudiantes todo lo que me ha dado mi país, mi pueblo. Yo siempre he estado en el entorno académico-universitario, estuve en la UCV, hice postgrado en Argentina becado por el Estado, así que tenía ese interés, y además aprovechar para intentar, en un esfuerzo que debe ser largo y sostenido, realizar aportes para la reconstrucción del pensamiento crítico en Venezuela y, en términos orgánicos, de la izquierda en las universidades.

La Pipa Rota: Una vez dando clases en la UBV, ¿en qué situación encuentras los movimientos gremiales estudiantiles y docentes?

OVH: Yo en realidad no hice ninguna aproximación al tema gremial docente. Tuve la oportunidad de conversar mucho con los estudiantes acerca de la organización estudiantil. Fundamentalmente el movimiento estudiantil de la UBV es un movimiento bastante oficialista, vinculado orgánicamente al gobierno y al PSUV. Sin embargo, en la UBV hay muchos jóvenes, hombres y mujeres, que están aproximándose al estudio académico con alta potencialidad, muy rebeldes, contestatarios, que perciben que ellos son una nueva generación que tiene la posibilidad a través del estudio de entender la realidad venezolana. Nunca voy olvidar que en una de mis clases una estudiante me dijo: “Nosotros somos la generación post-bonanza”. Ellos saben que se acabó la bonanza en Venezuela y que cuando ocurre eso siempre vienen las medidas económicas regresivas.

La Pipa Rota: Omar, quisiéramos nos cuentes ¿Cómo fue la situación de tu despido?

OVH: Realmente mi situación no pudiéramos considerarla un despido, porque a mí no llegan a firmarme el contrato. Yo trabajé varios meses sin un contrato porque estaba convencido de que las autoridades de la UBV iban a reconocer mi trabajo y tenía mucha confianza en que los compañeros que me habían convocado harían todo lo posible porque eso se concretase. Nunca lo dude. Entonces, lo que ocurre con mi caso es que después de varios meses de estar dictando clases, en enero de este año, el compañero que fungía como mi jefe, el cual vale destacar ha sido muy solidario y ha estado muy apenado por esta situación que no es de su responsabilidad, me informa que existía un problema, y el problema era que la rectora se había negado a firmar el contrato porque decía que yo era un intelectual orgánico de Marea Socialista. Primero, debo aclarar que yo no soy militante de Marea Socialista, pero militar en Marea, en la izquierda clasista o en cualquier organización no puede ser una causa de despido, una causa de no contratación, sino que evidencia la persecución política, la violación al derecho al trabajo, a la libertad de pensamiento y a los derechos políticos, por parte de los organismos estatales.

La Pipa Rota: Ante la violación de tus derechos, ¿hubo alguna manifestación de reclamo por parte de tus estudiantes o de tus compañeros docentes?

OVH: Protestas como tales, no hubo. Por mi parte, intente no colocar en riesgo a algunos estudiantes con los cuales tengo contacto porque de verdad hay un clima bastante denso en las universidades y en el país en términos generales. Una situación en la cual quien se escucha medianamente crítico es estigmatizado, es excluido. Entonces, a mis estudiantes traté de no involucrarlos. Sin embargo, algunos estudiantes me han informado que han reclamado en términos académicos, exigiendo las razones por las cuales ya no estoy dictando clases, solicitando información de lo ocurrido.

Y en el caso de los compañeros docentes que me invitaron a dar clases, han sido muy solidarios conmigo, me han comunicado que están haciendo todo lo posible porque se me pague el tiempo que trabajé en la universidad. En realidad no tengo nada que rechazar ni repudiar de la actitud del compañero que dirige el PFG en Relaciones Internacionales y el compañero que dirige el CECI, ya que hemos tenido un buen vinculo académico. Hemos conversado claramente, aunque existen diferencias políticas, ellos son chavistas y yo de la izquierda, pero hay un reconocimiento de mi calidad académica, y la universidad precisamente debe permitir que, a pesar de esas diferencias, podamos tener un debate de altura. Eso es algo que a lo que le huye mucha gente, en una expresión de miedo al debate, porque simplemente le tienen miedo a la verdad.

La Pipa Rota: La universidad en teoría es un espacio para la confrontación de ideas. Sin embargo, fuiste excluido por manifestar opiniones distintas a quienes la dirigen. Ante eso, ¿cuáles creen que son las verdaderas razones de tu exclusión?

OVH: Yo, al igual que otros compañeros de la izquierda venezolana, entre ellos Manuel Sutherland, hemos manifestado con claridad que es una farsa el tema de la “guerra económica”, que es un mentira, que es una consigna que inventó el gobierno para encubrir medidas económicas reaccionarias que ha venido aplicando desde que el precio del petróleo vino decreciendo y se le acabó el margen de maniobra para seguir desarrollando la política que viene aplicando estos últimos 15 años, que es intentar articular de forma contingente el ingreso al pueblo en el consumo por importaciones, de manera subordinada, y la fuga de capitales grosera que ha habido en Venezuela. En ese sentido, cuando llego a la UBV el debate estaba muy abierto. Ahora el chavismo ni siquiera habla de “guerra económica”, se olvidó de eso. Intentó engañar al pueblo por dos años, el pueblo no se dejó engañar y por eso votó en contra de ellos y se abstuvo. Pero en ese momento ese debate estaba muy en boga. Además, muchos “teóricos”, bueno, en realidad es un calificativo que les queda muy grande, muchos de los plumarios que han venido tratando de defender y justificar la “guerra económica” son docentes de la UBV. Entonces, ese fue un debate muy fuerte que se dio en las aulas y en otros lugares, donde yo con claridad, con cifras y argumentos sólidos, planteé que en Venezuela no había ninguna “guerra económica”, que lo que hay en Venezuela es un ajuste económico reaccionario. De esta manera, yo estoy seguro que esa fue la causa de mi exclusión. Algunos estudiantes me han manifestado que algunos docentes, en específico del Programa de Iniciación Universitaria (PIU) e incluso de postgrado, se les han acercado con la intención de neutralizarlos, de convencerlos de que mis críticas eran muy directas, de que eran muy abiertas y de que yo las hubiera podido hacer sin tanta estridencia. Por supuesto, cuando ellos andaban por ahí divulgando esa farsa, esa mentira de la “guerra económica” ellos la hacían directamente, pero cuando uno plantea algo con datos, con justificación, defendiendo los intereses de la clase trabajadora, del pueblo trabajador, ellos consideran que eso es muy directo.

La Pipa Rota: Desde el punto de vista político, ¿cuáles son las razones por las cuales el gobierno, a través de sus funcionarios, en este caso las autoridades de la UBV, se ve forzado a aplicar acciones como esta?

OVH: El gobierno es algo muy grande. Sin embargo, hay sectores con cierta presencia que le tienen miedo a la verdad, al pensamiento crítico, porque ellos han venido desde hace muchos años robándose las banderas del pueblo. Ellos son los revolucionarios, ellos son los populares ellos son los socialistas. Por ejemplo, el presidente Maduro, quien tiene dos años aplicando un ajuste económico reaccionario de grandes proporciones, se hace llamar “presidente obrero”. Entonces, al ser rebatidos con posiciones revolucionarias evidenciando su carácter de clase, tienen la necesidad de responder para intentar callar a quienes los interpelan. Sin embargo, por más que lo intenten no podrán silenciar a quienes con mejores argumentos alzan su voz crítica.

La Pipa Rota: Hay otros casos de despidos cuyos afectados atribuyen a razones políticas, ¿qué opinas de esto?

OVH: A mí me parece que mi caso no es aislado. Yo no tengo tanques en mi casa, ni F-16, ni sukhoi, para que me hayan perseguido a mí solamente, sino que es una reacción natural ante las dificultades que vive un gobierno que, en medio de la reducción del precio del petróleo, prefirió colocar a las espaldas del pueblo venezolano la crisis antes que aplicar medidas populares. En ese sentido, se han presentado varios casos de los cuales tengo información. Por ejemplo, Manuel Sutherland también en la UBV, un caso de despido en su condición, de difamación muy peligroso por parte de profesores totalmente oficialistas. Además, está el caso del dirigente sindical Gustavo Martínez de Café Fama de América, un compañero que fue puntal en el proceso de recuperación de esa fábrica. Y, hay otro caso muy conocido, que es el caso el compañero Bladimir Carvajal, en Petrocedeño, un dirigente sindical del Partido Socialismo y Libertad, que fue despedido porque venía dando una lucha por el contrato colectivo en PDVSA, un contrato colectivo que, por cierto, termina siendo firmado en la oficina del ministro por funcionarios de PDVSA como Wills Rangel, que es un burócrata sindical. Por todo esto, nosotros le hemos venido planteando a los compañeros la necesidad de hacer una campaña, donde seguramente se manifestaran muchos otros compañeros despedidos por razones similares, una campaña de carácter nacional que debemos organizar lo más pronto posible.

La Pipa Rota: En este marco, ¿Cuál crees que debe ser la respuesta de las organizaciones de izquierda ante esta situación?

OVH: Yo creo que se debe dejar el silencio a un lado, a pesar de que todos los días aparecen cosas nuevas. Por ejemplo, el TSJ plantea una sentencia donde restituye el fuero militar, el gobierno le entrega el norte del estado Amazonas a la Gold Reserve para que a través de la minería de cielo abierto explote esa zona, se protege a los militares corruptos, es decir, todos los días aparecen cosas nuevas, cada vez peores. Sin embargo, nuestra tarea es construir una agenda política de movilización popular con estos casos, para poder avanzar en la defensa de la izquierda que se está construyendo, porque la represión y la persecución generan intimidación, y si la gente no se siente protegida, no siente que cuenta con otros y otras a su lado para luchar, puede desmovilizarse, que es sin duda lo más peligroso que le puede pasar a la izquierda venezolana que está en proceso de reconstrucción.

La Pipa Rota: Muchas gracias Omar por tu participación en este ciclo de entrevistas.

OVH: Gracias a ustedes.

_________________________________________________________________

Nota: La Pipa Rota invita a revisar los artículos de opinión del compañero Omar Vázquez Heredia publicados en nuestro blog a través del siguiente link: https://lapiparota.wordpress.com/category/omar-vazquez-heredia/

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7026 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0' /poderpopular/n287275.htmlC0NON-VE