Cátedra Comunal

Participación Ciudadana ¿Para qué?

Que ¿para qué la Participación Ciudadana?; muy simple, para la plena realización de los hombres y mujeres, entiéndase de la persona humana. La Participación no es un capricho, es instrumento indispensable para hacer realidad el Poder Popular, el Poder ya no en mano de los burócratas, sino como instrumento directo de la gente para el encuentro con su propio camino.

Si se me pide señalar lo más característico, lo que más claramente deslinda nuestro ordenamiento constitucional actual, con el de las veinticinco constituciones precedentes en nuestra vida republicana -desde 1811 a 1999- tengo que señalar la Participación Ciudadana, ya que lo más revolucionario en la Constitución vigente, es que deja atrás la Democracia Representativa, para dar paso a la Democracia Participativa.

El Poder Popular es fundamentalmente Participación Ciudadana, y los Consejos Comunales -como instrumentos ejes del poder en manos del pueblo- son la vía. La nueva sociedad surge con un mayor compromiso de la gente, de allí que a mayor participación del ciudadano, mejor sociedad, mejor gobierno y mejor calidad de vida.

Concretemos ahora en seis puntos, los fines de la Participación Ciudadana; ellos son la media docena de razones que motivaron a los constituyentes a hacer de la participación el eje fundamental de nuestra democracia.

1) Desarrollar al individuo y a su colectivo se alcanza, con mucha más eficiencia, a través de la participación de las personas. Cuando los ciudadanos toman parte del hecho público y político, desarrollan con mayor profundidad sus propias potencialidades. La experiencia -en Venezuela y más allá de nuestras fronteras- nos indica que el desarrollo colectivo parte del desarrollo individual.

2) Afianzar la sociedad democrática, pluralista, tolerante, participativa, crítica, libre, social y protagónica es fin primordial de la participación de los ciudadanos y de las ciudadanas, quienes encuentran así su propio camino y logran sus objetivos.

3) Fortalecer la democracia, ejercerla a plenitud, tiene en la Participación Ciudadana el instrumento clave. Los principios de soberanía popular, de respeto y desarrollo de los derechos humanos, encuentran en la participación una vía segura para su consolidación.

4) Fomentar el efectivo control sobre los asuntos públicos, resulta particularmente importante para el logro de los objetivos del Estado, siendo para ello indispensable la participación de todos. Ningún control más efectivo, que aquel que ejerce directamente el ciudadano, aquel en el cual la comunidad actúa de manera decidida. ¿Quién puede defender mejor los intereses del pueblo, que el pueblo mismo?

5) Consolidar la solidaridad social, el hombre consciente de que no puede marchar solo, de que la solidaridad lo obliga a transitar junto a sus conciudadanos el camino del desarrollo, permite más fácilmente la felicidad general. Un hombre solidario es un hombre más feliz, y genera, a demás, felicidad en sus congéneres.

6) Propiciar las diversas formas de organización social, es el sexto de los fines de la Participación Ciudadana que estamos aludiendo. A una mayor Participación Ciudadana, se corresponde un más amplio número y modalidad de organizaciones sociales para el protagonismo del hombre.

De todo lo dicho podemos concluir, que la participación constituye un cambio necesario para la realización colectiva de la y el mejoramiento de la calidad de vida. Sin Participación Ciudadana no nace la nueva sociedad más humana, solidaria y socialista, donde lo social esté por encima de lo económico, y los ciudadanos estén por encima del Estado, el cual existe para servir al ciudadano, y no para servirse de él. Es hora de la participación. No participar es no querer ser ciudadano completo. Educar para la participación es transitar el camino de la nueva sociedad

* Municipalista

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 41532 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /poderpopular/a60547.htmlCUS