Por Ahora

Independientemente de lo que resulte del estado actual de salud de nuestro Comandante, debemos reconocer que Él siempre ha dado su vida por nosotros, Él pudo haber dedicado más tiempo a su salud y prefirió no abandonar la pelea, Él ha sostenido el peso de un ideal que una vez pretendieron dejar olvidado, no aquí en este país solamente, sino en el resto del mundo también: la idea de que la condición humana debe regir a toda sociedad civilizada, La Condición Humana, que incluso anhelan alcanzar o dicen defender la mayoría de de las religiones existentes, pero que sólo a través del Socialismo, desarrollado de modo democrático (es decir, deconstruyendo las distintas coacciones de los grupos de poder, violentas y no violentas como la programación metabólica implementada a través de los medios de comunicación y el resto del aparato educativo y cultural) es posible lograr.

Él lo sabe y ¿quién más que un pueblo con nuestra historia para lograrlo?

En Él todos concurrimos a la construcción de un ideal, que dispersos jamás hubiéramos logrado palpar. Esta concurrencia ha sido la fuerza con la que hemos vencido a quienes han pretendido negarnos ese derecho que tenemos a que sea La Condición Humana, la forma de relacionarnos como sociedad. La Concurrencia en ese ideal (el Socialismo sosteniendo e impulsando el bienestar mutuo y colectivo desde todos los aspectos de la vida, desde lo ético a lo ecológico y de físico a lo espiritual) que hemos venido levantando junto a Él, ha sido la clave de todas nuestras victorias.

Es nuestro turno de cargar la cuota del peso que le toca cargar a Él, mientras terminamos de construir las estructuras que sostengan el Ideario Socialista con el que hemos rescatado nuestro derecho a convivir desde La Condición Humana.

Toda persona honesta en este mundo, tiene una deuda moral con Nuestro Comandante, todos los que en verdad le queremos, tenemos un deber moral con Él; manteniendo la concurrencia en el ideal de una sociedad más justa y humana, es decir una Sociedad Socialista.

Debemos nuclearnos en torno a los puntos de referencia (liderazgos regionales y nacionales) que Él ha establecido hasta ahora, bien sea para concurrir con ellos si se mantienen fieles al Ideario Socialista o para generar una alerta temprana, si deciden traicionarnos/traicionarlo, y poder de este modo, corregirlos, neutralizarlos y/o relevarlos a tiempo.

Hay que desarrollar las estructuras de soporte del Ideario Socialista desde la regiones y las Instituciones Nacionales deben ser las facilitadoras y habilitadoras de estos procesos; El desarrollo de las estructuras de soporte del ideario Socialista debe ser un proceso ascendente que parta del desarrollo de las capacidades de Comprensión y Construcción Colectiva de Conocimientos de nuestras Comunas y Concejos Comunales (y cualesquiera que sean las organizaciones del PODER POPULAR que concurran a estos procesos), desde el cual alcanzar niveles de sistematización de la realidad, que permitan, procesos Ascendentes de Planificación Colectiva y con ello, la elaboración de Los Planes Socialistas de Gestión Regional, Nacional, Local o Comunal, desde los cuales consolidar las bases y las estructuras que van a soportar el Ideario Socialista, por el que Él y muchos de nosotros están dando la vida.

Nuestro deber moral con Él y con nuestro propio futuro, es buscar y/o desarrollar las herramientas que nos permitan ser y/o dar, un aporte a todo este proceso de consolidación de las condiciones necesarias para la construcción del sistema de relaciones sociales y materiales que sostengan e impulsen el bienestar mutuo y colectivo desde todos los aspectos de la vida, es decir El Socialismo.

Ahora, mientras Él se recupera, nos ha dejado una serie de canales para que nosotros sigamos luchando y esa es POR AHORA su mayor VICTORIA.

NOEL OJEDA
[email protected]
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 730 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /poderpopular/a157121.htmlCUS