los 100 equipos civico militar Vs. los consejos comunales


Chávez dijo que se iban a designar 100 equipos cívico militar que estará supervisando de manera sorpresa algunas de las empresas del país. “El que esté fallando le vamos a aplicar la mano de hierro y el que lo esté haciendo bien vamos a condecorarlo”, informó. Esta designación desfigurara la responsabilidad constitucional que tenemos los ciudadanos en este país de ejercer la Contraloría Social, constituirá otra muestra evidente de la aprensión, la desconfianza secular de los poderes del Estado con el Poder Popular.

La Contraloría Social es la máxima expresión de la democracia participativa. Por medio de ella, las comunidades ejercen acciones de control, vigilancia y evaluación para lograr el cumplimiento de los objetivos de los programas sociales, fomentando así, la responsabilidad ciudadana en la construcción del poder político, y evitando que los recursos se desvíen hacia intereses ajenos a los del pueblo. La participación desarrolla la capacidad de las personas de trabajar en colaboración con los demás, de identificar prioridades y de lograr que las cosas se hagan y los proyectos se realicen. La actividad participativa los convierte así en mejores ciudadanos.

El Articulo 62 de la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela reza que “Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de participar libremente en los asuntos públicos, directamente o por medio de sus representantes elegidos o elegidas. La participación del pueblo en la formación, ejecución y control de la gestión pública es el medio necesario para lograr el protagonismo que garantice su completo desarrollo, tanto individual como colectivo. Es obligación del Estado y deber de la sociedad facilitar la generación de las condiciones más favorables para su práctica”.


Ciertamente los Poderes del Estado han legislado en profusión con respecto al tema pero han obviado su obligación constitucional en facilitar y generar las condiciones que faciliten su práctica, quizás de buena fe o deliberadamente o peor aun por no creer en El Poder Popular; la designación de los 100 equipos supervisores cívico militar en ves de habilitar a los miles de Consejos Comunales para que ejerzan constitucionalmente La Contraloría Social es una señal perturbadora de El Poder Popular.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1404 veces.


VE N