¿Eliminar las gobernaciones?

¿Por qué reaccionamos con vehemencia para defendernos cuando los apátridas nos acusan de querer eliminar las gobernaciones? ¿Acaso esto no es un tema que merece ser estudiado? Es más, esa propuesta fue presentada en La Asamblea Nacional Constituyente y fue rechazada por la mayoría ¿Porque no era el momento histórico para profundizar la democracia y hacer la burocracia administrativa más plana? ¿Porque la caterva de traidores e infiltrados constituyentes vieron el inminente peligro de fortalecer el Poder Popular? Que ironía, la propuesta la hizo un constituyente que a la postre se convirtió en un rabioso traidor, esto no es sorpresa, la historia de los procesos revolucionarios están llenos de ejemplos de traiciones. Isaac Deutscher en su libro “Herejes y Renegados” se aproxima a dar una explicación de este fenómeno político.



Eliminar las gobernaciones no significa eliminar los estados, menos las regiones; sólo se trata de eliminar una instancia administrativa burocrática que en la mayoría de los casos tienen competencias redundantes con el gobierno central y en vez de actuar en sincronía y corresponsabilidad se convierten en trabas, creándose pequeños feudos con sus reyezuelos valga la redundancia y en un incremento de una burocracia parásita. ¿Sabrán los apátridas que hay países bien capitalistas donde no existen esas instancias? por ejemplo el Reino de Suecia, donde el ejecutivo lo encabeza el primer ministro nombrado por el parlamento y éste a su vez nombra a a los jefes de las comunas y el pueblo elige a la cámaras comunales para lograr el equilibrio de poderes; Suecia es considerada dentro del mundo capitalista ejemplo de eficiencia administrativa.



Eliminar la gobernación del Zulia no significa eliminar El Relámpago del Catatumbo, dejar de adorar a La Chinita, no celebrar Los Chinbangueles de San Benito, no comer patacones ni mojito de pescado en coco o bollos pelones, no mover el esqueleto con el ritmo alegre de La Gaita Zuliana, dejar de decirnos vos y cambiarlo por el tú.



Eliminar la gobernación de Miranda no significa eliminar La Fiesta de San Juan, los Diablos Danzantes de Yare, los Palmeros del Señor, no deleitarse con una Cafunga de Barlovento o no freír unos Tequeños de los Teques.



Eliminar la gobernación de Carabobo no significa eliminar La Fiesta de los Pastores, El Baile de la Hamaca, La deliciosa polenta de Montalbán o los quesitos de Valencia, las cachapas de Bejuma o las guarapitas de San Estebán.



Eliminar la gobernación de Lara no significa eliminar La Feria de La Divina Pastora, los crepúsculos del atardecer, la fiesta de Las Zaragoza de Sanare o Las Turas, el mute de chivo, el suero en tapara, los champiñones de San Pedro, o no reconocer la calidad de los cuatros de San Pablo y Carora o dejar de admirar El Tamunangue de Guarico celebrando a San Antonio.



Eliminar la gobernación de Monagas no significa eliminar La Pasión de Caripe en Semana Santa o El Mono de Caicara, La Culebra de Ipure o El Carnaval de Maturín, dejar de degustar un sancocho de guaraguara con casabe.



Eliminar la gobernación del Táchira no significa eliminar La Paradura del Niño o El Robo y Búsqueda del Niño, no recuperar la energía comiéndose un mute tachirense o una pizca andina, no significa olvidar que El Morcón nada tiene que envidiar a una butifarra catalana.



Eliminar la gobernación de Nueva Esparta no significa eliminar Los Festejos de La Virgen del Valle, El Baile del Carite, disfrutar de los polos, jotas malagueñas o fulías, no comerse una sabrosa empanada de cazón o sudar al momento de premiar nuestro paladar con un sancocho de pescado o no refrescarse con el colirio que acaricia los ojos al ver una ensalada con rodajas de tomates margariteños.



No apátridas, la eliminación de las gobernaciones será una decisión que podría tomar el Poder Popular en un futuro que esperamos sea próximo, consultando en referendo popular a todo el Pueblo Venezolano; por ahora la tarea es recuperar las gobernaciones que ustedes mal administran para empezar a eliminar las guaridas de paramilitares y de hampa común en que ustedes han convertidos los estados fronterizos, combatir con voluntad y absoluta coordinación con el gobierno central los delitos en el estado más inseguro del país, limpiar de malandros y choros la administración de un estado fronterizo donde medio gabinete esta siendo procesado por manejos dolosos contra la cosa pública, desplazar a los gobernadores traidores que llegaron a esos cargos por el apoyo que recibieron de Hugo Chávez, combatir en La Perla del Caribe los negocios que sirven fundamentalmente para el lavado de dinero y la legitimación de capitales y que esa hermosa isla deje de ser el garito en que ustedes la convirtieron.

Para lograr esos objetivos es indispensable la unidad de los patriotas, ir separados en las elecciones del 16 de diciembre es simplemente una traición al Pueblo Venezolano.

Saludamos el desenlace del conflicto por la candidatura a la gobernación del estado Trujillo al renunciar Hugo Cabezas a esa aspiración.

¡! Independencia o nada!!

¡! Comunas o nada ¡!


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1619 veces.