Lo que tendría que enfrentar Vielma Mora al ganar el 16D...

Pildoritas 118 (año V)

Y si no, lo que a los tachirenses se nos multiplicaría en sudor y lágrimas.

Tremenda tarea, por no decir odisea, le va a corresponder al Capitán Vielma Mora de ser electo gobernador del Táchira, algo que ya se comenta en el ambiente, incluso en círculos de clase A y B.

Si quisiéramos colocar un ejemplo de caos en todos los sentidos, el Táchira sería el mejor, en un concurso de anarquía estaríamos en el primer lugar, si se quisiera estudiar dónde la matraca es una institución, el lugar ideal sería el Táchira, como que aquí gobierna el personaje que cuando diputado, apenas estrenándose como tal, fue el protagonista de la llamada “parla matraca”, bastaría revisar los periódicos de la época.

Aquí es pan de cada día que cualquier conductor que cometa una infracción o así no la cometa se la inventan para, salvarse de la multa y pagar menos, tiene que dejarse matraquear de la manera más descarada, y entonces es común oír del funcionario las frases que son como códigos “somos tres”, “no hemos almorzado”, necesitamos para el fresco”.

Precisamente en el día en que escribo este artículo, las primeras páginas de los medios escritos traen la noticia de que a la mismísima primera dama intentaron matraquearla en una alcabala entre San Cristóbal y Rubio y no sólo eso sino que le sustrajeron canastillas y alimentos para niños que transportaba para una fundación.

Esta noticia pudo ser conocida porque el personaje a quien se le intentó aplicar lo que aquí ya es ley, es quien es: la mujer del gobernador, pero éso le sucede a miles diariamente, no por otra razón pasan cargamentos de alimentos con el sello de mercal y regulados que con frecuencia escasean en las estanterías de mercados y bodegas y abundan en Cúcuta, Bucaramanga y hasta en Bogotá se consiguen.

Por donde se mire el Estado, es un desastre, el tránsito terrible, los autobuseros no respetan las paradas y se detienen en un semáforo así esté en verde para dejar o recoger un pasajero, con el consiguiente perjuicio para quienes transitan detrás, muchos de esos buses a gasoil con la concebida columna de humo negro que contamina el ambiente; la mayoría de las calle intransitables con troneras, más que huecos; la luminarias para alumbrar las vías públicas, en muchos casos por las noches no funcionan pero se pueden observar cantidades de estas encendidas en pleno día; los funcionarios policiales de todos los tipos, municipales, estadales y nacionales que deberían estar circulando en las calles se pueden ver amuñuñados hasta de a cinco o más en una esquina, mientras en las horas pico de entrada y salida de los planteles, brillan por su ausencia con el consiguiente relajo, toque de cornetas, más de un grito destemplado de conductores estresados; cuando llueve un desastre que se suma a los demás pues las alcantarillas se rebosan y las calles se llenan de agua.

La atención a usuarios en oficinas públicas de todos los niveles es un viacrucis, los hay que ni siquiera levantan la cabeza cuando se les requiere para que cumplan con su deber, muchos, casi que la mayoría muestran cara de dolor de parto; nadie se explica por qué el revisado de un vehículo debe repetirse cada seis meses, causándole un gasto injustificado a la gente, cosa que sólo debería hacerse para actualizar cualquier modificación que se la haya hecho a dicho vehículo y así evitar las enormes colas, para felicidad de los matraqueros que hacen su agosto todo el año; aquí la palabra mantenimiento parece que fue prohibida de los manuales de procedimiento; conseguir a tiempo una certificación de notas o cualquier otro recaudo en la Zona Educativa es de muerte lenta, a quien les escribe después de más de 15 días solicitando una constancia le tocó subirse en una mesa y tirarse un mitin ante un gentío que había madrugado como todos los días para un trámite, fue la única forma de que alguien que había sido mi alumna en la universidad saliera de una oficina y me resolviera el problema que simplemente era una firma de la Jefe de Zona, es algo que le sucede a miles, gente que vota y que le hecha por todo la culpa al gobierno, porque la mayoría no discrimina pero además porque no tenemos dirigentes que asuman su papel y se pongan al frente de los problemas presionando a los responsables para que cumplan con su deber de manera expedita.

Y lo que sucede en muchos consejos comunales en los que se han establecido pequeñas mafias con los cupos de cemento y cabilla, es tema de conversación en todas partes, es algo que Vielma Mora debe investigar para que lo compruebe por si mismo.

La especulación en Supermercados, farmacias, ferreterías, estacionamientos, restaurantes y demás comercios es grosera, y el INDEPABIS brilla por su ausencia. De muy vez en cuando hacen operativos como para llenar el requisito, pero más nada.

No olvidemos el llamado quizá demasiado frecuente del líder de este proceso cuando dice que él no puede ser alcalde en todo el país, quienes salen a ponerle la cara a la gente en época de elecciones no son los funcionarios, son lo cuadros, que si tuviesen un ápice de lógica inteligencia se esmerarían por evitar que el pésimo comportamiento de funcionarios tuviese como consecuencia la indisposición de la gente lo, cual, no hay que dudarlo, se refleja en los resultados electorales.

Con esto y mucho más se va a encontrar el Capitán Vielma Mora, por ello debe hilar fino, ha de, en primer lugar, ver de quienes se rodea, que por ningún motivo estén cuestionados, que estén libres de sospecha por actuaciones reñidas con las normas, debería sin previo aviso visitar instalaciones en las que se acumula la presencia de usuarios, SAIME, INTT, ZONA EDUCATIVA, ALCALDIAS, NOTARIAS Y REGISTROS, ALCABALAS, etc.; por las noches de jueves en adelante pasearse por la ciudad y alrededores para que vea el caos de menores y demás en plena calle tomando licor, y con música al más alto volumen, etc., etc.,

Si se establecieran planes para al menos minimizar, en un comienzo y erradicar a corto y mediano plazo, estas penurias por las que hoy pasamos los tachirenses, y con la seriedad que le caracteriza, el flamante candidato revolucionario, los presentara a la población, otro gallo cantaría el 16 de diciembre y podríamos lograr el objetivo que es rescatar de las garras de la derecha inmoral nuestro estado y ofrecerle a la gente la seguridad de una mejor calidad de vida.

Estamos a tiempo.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 943 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /poderpopular/a153111.htmlCUS