La Comuna: Cosmovisión de la Revolución

La Comuna no es el fin de la Revolución Bolivariana, sino que es el principio de la Cosmovisión para la nueva geometría del poder del pueblo Venezolano. La Cosmovisión de la Revolución Bolivariana es la esencia espiritual concebida para el progreso y bienestar de la comunidad. Es decir, la felicidad, fraternidad, solidaridad, afecto, trabajo y justicia suprema.

Escuchar al presidente Chávez en reunión de gabinete reciente la semana pasada, exigiendo a su gabinete presentación de resultados y avance de implantación de la Comuna a sus colaboradores mas cercanos plantea desafíos de máxima estirpe de vida. Es mas cuando el presidente increpa y manifiesta que al menos es necesario que se haya empezado con la expresión de formación espiritual en la cultura de la Comuna, no tengo dudas que la incertidumbre y desconocimiento hizo asalto en gran escala.

En un modelo de vida como el venezolano en el cual se ha venido combatiendo con un sistema dentro de este modelo que no termina de fenecer basado en el egoísmo, la codicia individual, materialidad, fatuidad, vanidad, prejuicios, afán de lucro, entre otros males propios del capitalismo mas rancio; se hace el planteamiento de un nuevo modelo cuyos valores espirituales al menos, sean la solución libertaria, revolucionaria de justicia y fraternidad sustentada en la ética y moral de la satisfacción de las necesidades humanas en lograr la realización colectiva de la individualidad de cada quién.

La Comuna exige que sus miembros deban desechar todo los elementos de egoísmo, supremacía e ignorancia instalados en lo mas profundo de nuestras psiquis como resultado de es modelo materialista perverso de esclavitud, explotación y desigualdad, establecido a través de siglos a sangre y fuego, por unos pocos al frente de Estados (gobiernos opresores) con la anuencia de dogmas religiosos y espiritualistas.

La Comuna es el poder del pueblo establecido en principios como que su política es la ciencia, el progreso, la sabiduría, el trabajo, su religión sin serlo, es la fraternidad sin sacerdotes, sin ritos, en la que se puede adorar al Creador amando al prójimo en forma solidaria en donde compartir es mejor que acumular, colaborar es mejor que competir. Es decir, la Comuna como Cosmovisión de la Revolución Bolivariana en lo político, lo social, lo económico y espiritual (ético-moral) es el sistema más perfecto para poder vivir en suprema felicidad en una nueva geopolítica nacional.

Revisando literatura distinta a la habitual relacionada a conceptos de comuna una muy particular llamo mi atención escrita por el filósofo, Ing. Eléctrico, Inventor, espiritista racionalista, fundador de la unión Hispano Américo Oceánica, la EMECU, Joaquín Trincado, en uno de sus 14 libros publicados de 33 escritos, el cual lleva por titulo "Código de Amor Universal"; del cual cito textualmente . "La Comuna es la perfección de las humanidades y el Padre Creador, la estableció desde el principio de las cosas, como se ve en las cosas que el hombre no ha podido sujetar a su ambición, como son: la luz, el agua, los vientos y todas las demás cosas que el hombre no es arbitro de crear ni aún de modificar y que son de la entera necesidad a la vida de los seres y sus beneficios son absolutamente comunales y sería locura querer privar de esos beneficios a ningún ser" .

Una de las reflexiones a la cual se puede llegar en este planteamiento es que el valor nominal de la Comuna, son los hombres y las mujeres, que no puede haber clases ni privilegios, siendo secundarios los demás valores. Como humanos hemos aparecido sobre la Tierra en la misma forma y manera, nacemos nos vamos de igual modo, sentimos las mismas necesidades siendo igualmente sensibles al dolor y al placer, los gustos en general, el mismo horror al sufrimiento, deseo al goce, sin que la naturaleza ponga barreras que demuestren tácitamente ni claramente que esto o aquello pertenezca a un individuo, ni un pueblo, raza, o nación, indicando que todo es común de todos en todas partes siendo contrario a la igualdad y justicia apropiarse, individualmente o en grupo de todo aquello que no le es necesario para el vivir perjudica a su semejante.

Hermano Presidente, permítame humildemente a través de este medio expresar algunas ideas para proponer la implantación de la Comuna como Cosmovisión del Proceso Revolucionario Bolivariano en los próximos 3 años. Para establecer la Comuna se debe de empezar por administrar la justicia en forma equitativa, iniciando con darle el valor al trabajo (véase articulo publicado en aporrea: PRESIDENTE CHÁVEZ: LA NUEVA LEY DEL TRABAJO DEBE PROMULGARSE VINCULADA A LA COMUNA. Por: Alfonso J. Barreto G. 26.11.2011). Necesario es lograr que el salario dé lo necesario con desahogo al trabajador. Una de las forma es gravar a la riqueza acaparada con el equivalente a todas las necesidades del trabajador, es decir, el consumismo, lo fatual. En forma coordinada, obligar a los que poseen propiedad territorial cultivar y sembrar todas sus tierras promoviendo la relación estado-propietario trabajo mancomunado, en forma negada, en término de tres años, las comunas y el gobierno nacional habiéndose probado caso de necesidad alimentaria sembrará los terrenos con provecho comunal, en el cual los propietarios no tendrían derechos a usufructuar. De igual forma, el caso de las industrias, públicas y privadas a quienes se les debe obligar en la mas recta justicia.

Es necesario avanzar en la modificación de la estructura social territorial para articular el modelo Comunal, una forma de iniciar es formar ciudades agrícolas de 100.000 habitantes promedio, interconectadas, esta cantidad de habitantes se ha demostrado en grupos humanos ser manejable para satisfacer necesidades básicas en ambientes sustentables. Justamente las grandes misiones que son componentes de la Comuna (solo que ahora funcionan como islas), se juntarían para ser en forma integrada y holística un sistema de convivencia comunal mas eficaz y eficiente. Como la vida es común, todos en estas nuevas ciudades tienen las mismas obligaciones y derechos, por lo tanto, la igualdad acaba con el uso indebido y despilfarro, lo improductivo, lo inútil, cada vez mas rápidamente superando la miseria, la pobreza material y espiritual. Cada vez más creciendo la civilidad de los ciudadanos comunales responsables, honestos, dignos de la vida con una nueva Cosmovisión libertaria, humanista, de justicia y amor al semejante. Por ahora no elimine el Ministerio del Poder Popular para La Comuna, solo acentuaría el caos en los otros ministerios transfiriendo esas responsabilidades supremas, todo a su tiempo.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1061 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /poderpopular/a152972.htmlCUS