El regreso de la derecha: Culpa de la Izquierda

En un anterior artículo, planteaba la necesidad de que surja una nueva
alternativa en el tablero político venezolano. Está necesidad es
imperiosa ante la cada vez mayor posibilidad de que la derecha
venezolana retome el poder.

Todos los errores que se han reflejado a lo largo de estos años de la Revolución y que aún hoy en día no se le prestan la debida atención, están conduciendo a que los ciudadanos tomen la oferta derechista como vía para que se solucionen estos males que afectan a nuestra sociedad.

En está oportunidad, quiero centrar la atención en torno a uno de estos males. Hemos sido en cierta forma espectadores silenciosos, del libertinaje que se le ha
otorgado a los estratos sociales bajos. El gobierno ha tomado una
actitud complaciente, dejando actuar a mucha gente de forma anarquica
y por mera estrategia electoral no se implementan medidas de control
para frenar este tipo de acciones.

Es así como impotentemente, en todas las ciudades del país tenemos que soportar el comportamiento irrespetuoso, sólo por citar un caso, de los motorizados que se dedican a ese "oficio" de mototaxista. Estos motorizados a diario escenifican los más asombrosos abusos que resultan en colisiones, atropellos de personas, lesiones a
quienes trasladan como pasajero, "rayonazos" a otros vehículos y pare usted de contar.

Y para colmo de males, invaden el espacio público que le vengan en gana para transformarlo en una suerte de terminal de línea.

Está el caso bochornoso del bulevar La Marrón, en Caracas o lo más
patético que he podido observar, en Valencia, en una concurrida
avenida se instaló un grupo de mototaxistas en la isla de la arteria
vial, justo al pie de un semáforo, lo que causa incomodidad en los
transeúntes a la hora de cruzar el rayado peatonal.

A este panorama hay que agregar el comercio informal o buhoneros, la mayoría extranjeros, quienes toman las aceras para sus actividades profundizando el caos en
nuestras ciudades.

Esurgente implementar medidas de control para estos problemas ya que
detrás de ello convive un submundo de tráfico de drogas, delincuencia
y hasta prostitución.

El actual gobierno, no ha tenido la voluntad de combatir está problemática porque simplemente, desde su óptica electorera, sería restarse popularidad. Mientras tanto y reiterando lo ya dicho, va en aumento el porcentaje de la población ve la opción derechista como la vía para solucionar estos males y como muestra de ello fue el
aminorado margen de diferencia en el resultado electoral entre revolución y oposición.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 714 veces.