¡Gano el pueblo!

Como se sabía. ¡Ganamos!. Llego la hora de celebrar que el proceso revolucionario que construye el pueblo venezolano seguirá. Gran alegría sentimos cuando continuaremos construyendo lo que nuestro Libertador soñó.

No podíamos perder, debemos marchar hacia la victoria siempre y tenemos el sagrado deber de enseñar a nuestros hermanos de las clases populares que votaron por el candidato de la oligarquía a tener conciencia de clase.

Hace un rato conversando en una calle en Valera con un grupo de camaradas, celebrando el triunfo nuestro, alguien que pasaba se metió en la conversación diciendo: “La diferencia no es mucha”.

Cual será mi sorpresa cuando espero ver a un representante de las clases más altas pero veo un joven que no llegaba a los veinticinco años, trabajador de un empresa farmacéutica privada nacional, le riposte rápidamente: “Como van a pretender poner a un representante de la oligarquía caraqueña a aparentar que defenderá los derechos del pueblo, lo lógico es que perdiera, no es parte del pueblo y no conoce sus sufrimientos, necesidades, sacrificios y menos sus necesidades. Ese no era rival para el Comandante.

Hay que convencer a esta gente a participar en la Revolución Bolivariana ya que es aquí donde conseguirá las respuestas y no del lado de la oligarquía, que jamás defenderá sus derechos sino los de su propia clase.

A profundizar esta revolución y a profundizarla desde nuestros hogares principalmente, en cada acto de nuestras vidas, incentivando el pensamiento colectivo, el servicio a los demás, el pensamiento de izquierda, las ideas indoamericanas, el pensar de Bolívar, de Zamora, de Rodríguez, del Che, de Allende, de Argimiro, de Fabricio, de Villa, de Zapata, de Sandino de Martí

Cada día debemos seguir la primicia del Che que dice: …que el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor.

Segundo a segundo debemos desbordar ese amor revolucionario en todas las etapas de nuestras vidas, demostrando que somos diferentes a los oligarcas. Sembremos la semilla revolucionaria en nuestros hijos, seamos portadores del mensaje bolivariano de optimismo bolivariano en todos los rincones de Venezuela y de esta manera se fortalecerá la patria grande de Bolívar.

Ganó el pueblo, como gana siempre en estos años de Revolución, todos a la calle a formarla, cuidarla y hacerla, seremos los conductores de la revolución bonita, escribiendo con pluma nuestro proceso socialista. Y como dijo Ernst Marx, libre pensador alemán: No puede haber una revolución total sino una revolución permanente. Como el amor, es el goce fundamental de la vida.

No nos durmamos en la construcción del socialismo bolivariano, para luego es tarde camaradas tomémonos las manos y a trabajar por esa Patria que todos queremos, ya que somos mayoría y somos alegría, sigamos haciendo Patria como lo dice el Comandante Chávez con compromiso.

Hagamos la historia y que otros la construyan en un mundo mejor como dijo Alí.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 886 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /poderpopular/a152041.htmlCUS