La Comuna: nuevo paradigma epistemológico

Los tradicionalmente conservadores vuelven a aturdirse con algo que la historia ha demostrado que tiene ya siglos gestándose. Es que se incomodan por lo que ya es obvio: los procesos revolucionarios del mundo, esos que pensaron tapiados, hoy reaparecen sin ningún empache legalista, sin remordimientos de clase, sin eufemismos conciliatorios. Vuelven a ver a Marx saboteando su liberalidad conforme, a Alí Primera cantando impune y con más sentido que nunca, a Mariátegui vociferando campante en Latinoa­mé­rica toda sus ensayos socialistas, a Arthur Rimbaud clamando venganza para los obreros, campesinos y demás oprimidos del mundo.

Los conservadores quieren hacer creer que es un artificio, y con eso hacerla menos profunda, menos insurrecta, menos ofensiva. Una historia que se viene zanjando ma­res desde hace siglos, cuando la lucha de clases no era disfrazada de funcionalidad organizativa, ni de usufructo inocuo, casi caritativo, de la fuerza obrera. La Co­muna nace hoy como potencia creadora de la transformación necesaria; es la sonrisa que presentimos y que llamamos porvenir. De manera que este parto no se lleva a cabo para fenecer en una graciosa claudicación ante la burguesía liberal, ni para ser desangrada por falta de una visión periférica y de profundidad. Sobre la superficie de la tierra resuenan los crujidos de la vida clandestina de las multitudes que se hace diurna. Su cara adquiere un rostro que habla en voz potente.

Si decimos Comuna no aludimos sólo a algún modo de organización político-territorial, eso inmovilizaría el fuero de las multitudes. Si de­cimos Comuna evocamos lucha permanente, creación siempre irrealizada, acometida en los poderes.

Desde el lugar al que nos referimos, decir Comuna es plantearse saltar los límites impuestos por el discurso de la modernidad, es decir, los distintos modelos de progreso, desarrollo y civilización, asociados a una cierta lectura positivista de la historia, el mercado y el sujeto. La Comuna es una nueva forma de pensamiento y un nuevo paradigma epis­te­mo­lógico que restituye y refunda una nueva dimensión del sujeto.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1809 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /poderpopular/a146406.htmlCUS