Utopía y poder popular

Los consejos del poder popular tal como los plantea la ley orgánica del poder popular, fundada en el artículo 5 de la carta magna, es una herramienta jurídica que pretende devolver al pueblo su poder originario, en el ámbito políticos –económicos. Poder enajenado en el proceso histórico de la lucha de clases cuya, aparición se da en el momento que tiene vida el estado como ente opresor de una clase por otra, que ha evolucionado a la postre de la clase dominante, guiado por sus intereses del explotador. En este rapto de poder, el estado se desdibuja, en un abracadabra, que no tiene nada de mágico, y se presenta institucionalizado con mando (de carácter coercitivo) sobre el soberano, colocando las reglas para ejercer dicha soberanía por encima de sus únicos dueños, el pueblo organizado. Amparado en la lógica inversa del capital, en palabras del populacho “los pájaros tirándole a las escopetas”.  Dicho por el mismo Marx” el misterio fetichista del capital”

En tal sentido, así como el joven Karl Marx en su momento histórico enderezo los postulados filosóficos de la dialéctica hegeliana, es necesidad del proletario organizado dar asidero en tierra de pueblo el poder político económico trocando las bases de las relaciones sociales de producción a un sistema económico comunal donde el producto final satisfaga las necesidades reales y comunes del ser humano. Pero es ingenuo creer que el cambio será de forma voluntaria por sus detentores, ni muchos menos por consenso. Este movimiento de la estructura social viene aparejado de violencia,  de fascismo. Y, es el  marxismo el apartado filosófico que presenta los mecanismos para navegar dicha realidad violentaen las formas y herramientas de lucha, a favor de la hegemónización de la sociedad al interés del proletariado para  luego, que las condiciones objetivas sean gestadas, negarse como clase para ser depositario del poder a la comunidad organizada sin clase, ni partidos.

Para asomarnos, a ese estadium superior de la humanidad, sin clases sociales, debemos hacer  nuestra la utopía, en sentido inverso a la génesis planteada por autor en el siglo XVI, es decir, colocándola pies en tierra fértil, despojarla de supuestos teóricos cargados de idealismo, y dotarla de marxismo leninismo y bolivarianismo, cimentada en la realidad dialéctica; haciendo de ella base para construir en la paraíso terrenal de la mano de lo que hoy los venezolanos hemos denominado los consejos socialista del poder popular; forma de organización del proletariado como sujetos históricos, donde es, condición sine qua non la organización, el debate desde las bases para unificar criterios,  maximizar la acción aun mismo objetivo (unidad de acción por enésima de la diversidad),  Ser obediente en las decisiones tomadas y en las cuales hacemos vida militante dando al tope y mucha más de nuestras capacidades (centralismo democrático); pues así, lo demuestra en síntesis el  devenir histórico al fragor de la lucha de clase, historia de la humanidad.

Al poseer estos principios elementales los consejos socialistas del poder popular, por así decir sin caer en revisionismo, por acción dialéctica se transforman en colectivos históricos para derruir el statu quo y sus pastor y señor “todo poderoso” dosificado con la tesis neoliberal del fin de la historia, el capitalismo.

En tal forma, en la ley orgánica del poder popular aprobada el 21 de diciembre del 2010, dada por el comandante Chávez a su pueblo para que asuma el papel histórico de crear el estado socialista, se expresa la tarea fundamental de  los consejos del poder popular, como poder popular, en su artículo 11 ordinal 1; exige subvertir lo instituido tomando como arma la insurgencia popular.  Lo cual, demanda que las tareas trazadas han de ir más allá del cuadro político jurídico del estado burgués y para ello debe empoderarse de la única ciencia revolucionaria por necesidad histórica el materialismo histórico y dialéctico; y en unidad de acción derrotar por cualquier vía, que de la realidad nos impongan, teniendo en cuenta nuestra cercanía con el imperio, hoy herido de muerte y sus prácticas de guerra, para derrotar el dominio capitalista .

Lo antes Expuesta a forma de justificación fue, para atreverme desde mi entender   ignorante con pinceladas marxistas dar un tímido concepto del tan mencionado poder popular, para asumirlo como: clase proletaria organizada, con conciencia “para sí” identidad de clase, basado en una concepción científica, con carácter internacionalista, ecologista. Que asume las formas y herramientas diversas en el marco de la lucha de clases para erigirse en clase hegemónica y materializar el socialismos científico, en ejerció pleno de su soberanía, como fase necesaria de transición, al comunismo.

*Sec. ideología del comité local del PCV barinas.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2210 veces.