"En todas partes mandan a quitar a la gente que tiene gorras o franelas blancas"

A los adecos no los quieren en la foto

Durante los últimos actos proselistas organizado por AD, Capriles ha sido el gran ausente

Durante los últimos actos proselistas organizado por AD, Capriles ha sido el gran ausente

Credito: web

27 de Septiembre.- “Que no salga AD”, pareciera ser la orden en el comando de campaña del candidato de la derecha, Henrique Capriles Radonski, quienes se han empeñado en una propuesta amnésica que borra la historia de Venezuela y apuesta al olvido del origen copeyano del candidato y de la mayoría de sus acompañantes.

Este esfuerzo podría explicarse revisando esa parte de la historia venezolana que la derecha quiere que olvidemos pero que ella misma no puede dejar de recordar. Y es que las opciones socialdemócratas contaron con seis victorias electorales desde 1945 hasta 1993, mientras que las opciones conservadoras, derecha clara y sin maquillaje, representadas por el conservador partido social-cristiano Copei apenas lograron dos, y no pueden reclamar una tercera, liderada por el fundador de Copei, Rafael Caldera, porque ganó en 1993 en representación de una amplia coalición de partidos pequeños, recordados como "el chiripero".

Es así que el empuje a la desmemoria impulsa una idea de mercadeo político con un producto que quiere ser percibido como “progresismo light”, para tratar de alcanzar votos populares. El resultado es tan “light”, que cualquier idea examinada, cualquier brisa que sople, muestra a este “progresismo” a la derecha del pensamiento político venezolano.

Por estas razones, desde la célebre frase “lechuguines, petrimetres y mariposones”, pronunciada por el secretario general de Acción Democrática (AD), Henry Ramos Allup, en referencia a los dirigentes Primero Justicia (PJ), heredero de la tradición socialcristiana de Copei, se puede dar seguimiento a las relaciones de una “unidad” fabricada para el noticiero de televisión cuyo pegamento no se sostiene una vez que termina el horario estelar.

Dado el esfuerzo sostenido de propaganda de la candidatura de derecha para desaparecer el pasado, la víctima más clara es AD, un partido emblemático de la IV República, que no figura en la campaña y que ha obligado a sus dirigentes a señalar públicamente que “los adecos son excluidos” de las actividades directas del comando opositor.

Desde que Capriles Radonski se convirtió en febrero pasado en el abanderado presidencial en las primarias de la oposición, los adecos desaparecieron de la campaña presidencial de la derecha. Los “blancos” no aparecen en los actos proselitistas, ni mucho menos son vistos acompañando al aspirante conservador en sus recorridos por el país.

“Hay una queja a nivel nacional, no sabemos si es una estrategia de Primero Justicia o de algunos dirigentes: que en todas partes mandan a quitar a la gente que tiene gorras o franelas blancas", se quejó en agosto pasado el secretario de organización de AD, Bernabé Gutiérrez, y agregó que impedían “a dirigentes de AD que caminen al lado del candidato o que suban a la tarima”, después de que militantes de PJ bajaron a golpes de una tarima a un militante adeco.

Con la incertidumbre de no saber si Primero Justicia los acepta o no dentro del Comando de Campaña opositor, el vocero de AD le exigió a los “aurinegros” más respeto y el cese de agresiones a la miltancia adeca en la regiones por parte de partidarios de Capriles.

“Acción Democrática no nació para aguantar agresiones (...) No dejamos de hacer siempre un llamado a que se respete a esta organización política”, recalcó.

Durante los últimos actos proselistas organizado por AD, Capriles ha sido el gran ausente. “Educadores con Capriles”, “Poder Comunal con Capriles”, “trabajadores con Capriles” han sido algunos de los nombres de los actos adecos con una constante: sólo la asistencia de sus propios militantes y sin rastros de un banderín de PJ.

Ramos Allup ha justificado el distanciamiento bajo la excusa de que “no es necesario estar pegados al candidato (Capirles) como unos chinches".

Sin embargo, la campaña opositora ha transcurrido con el rechazo a los adecos como sello permanente de Primero Justicia. En el aniversario de los 71 años de existencia de AD, el candidato de la derecha no asistió a la celebración, pero sí su marioneta. Los adecos utilizaron una réplica de cartón de la figura de Capriles Radonski en tamaño y altura, instalada en la tarima del evento.

“AD es un partido necesario para alcanzar cualquier victoria. Es una maquinaria que está presente. Llamamos a la oposición a que tengan mucho respeto y reconocimiento con nuestra organización política”, dijo Gutiérrez en la conmemoración.

Aunque AD insiste que a Capriles lo tienen “en el alma y el corazón”, según dijo Ramos Allup en junio pasado, en la página web de este partido político no hay ninguna imagen, fotografía o titular que mencione a Capriles Radonski.

La exclusión de AD del comando de campaña ha sido precedida por viejas riñas entre la dirigencia adeca y Primero Justicia, el partido de extrema derecha donde milita el candidato conservador.

Un elemento para comprender el concepto de “marketing” de este retrato sin AD, es rol político que juegan algunos de los principales medios privados de Venezuela. Ramos Allup lo ha mencionado reiteradamente y en una entrevista realizada por Clodovaldo Hernández para el diario Ciudad Caracas, sostuvo que “no ha habido ningún evento importante que no haya tenido participación de los dueños de los medios (de comunicación)” para luego hacer referencia a los eventos del golpe de Estado de 2002, el decreto de Carmona, el sabotaje petrolero y el llamado a no participar en las elecciones parlamentarias de 2005.

También hay que considerar el papel de la Iglesia venezolana en este drama. Durante la mencionada entrevista, Hernández preguntó a Ramos Allup: “Usted le dijo al padre Luis Ugalde que era el inventor del ‘liderazgo yogur’. ¿Qué es eso?”. A lo que el dirigente adeco respondió: “Le dije que era el ‘Capitán Yoka’ porque el yogur cuaja en apenas ocho horas, pero a los quince días ya está empichado. Se lo dije porque lo veía muy afanado buscando nuevas caras, generaciones de relevo. Era una moda: para ser político promisorio, inteligente, etcétera, había que ser joven, no importa si tenías dificultades hasta para leer y escribir”.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 7543 veces.

La fuente original de este documento es:
Agencia Venezolana de Noticias (AVN) (http://www.avn.info.ve)



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /oposicion/n215046.htmlCUS