Ricardo Koesling prometió "sacar a plomo a los chavistas"

Cómplice del terrorista Posada Carriles reitera apoyo a Capriles Radonski

Ricardo Koesling

Ricardo Koesling

JEAN-GUY ALLARD - Ricardo Koesling, el directivo del partido político Piedra que declaró “los chavistas los vamos a sacar a plomo, a golpes, a patadas o a lo que sea” al proclamar que sigue apoyando al candidato derechista Henrique Capriles Radonski, a pesar de los titulares, es el capo de la mafia cubanoamericana de Miami en Caracas, y el representante en Venezuela de la red terrorista de Luis Posada Carriles.

Histérico después del anuncio de la ruptura de Piedra con la formación de Capriles Radonski, por Leonardo Chirinos, el secretario general de la organización política, Koesling - quién dice seguir como secretario de finanzas y abogado del grupo - expresó su rabia durante una entrevista a Radio Caracas.

Koesling se encuentra asociado al terrorismo cubanomericano desde los años 70. Fue cómplice de la fuga de Luis Posada Carriles de la cárcel de San Juan de los Morros, en 1985, mientras colaboraba al más alto nivel con el gobierno de Jaime Lusinchi.

El 12 de abril del 2002, en Caracas, Ricardo Koesling, dirigió el asalto a la embajada cubana durante el golpe de Estado contra Chávez , con Salvador Romaní hoy asilado en Miami con la complacencia del Departamento de Estado. En este mismo acto de terrorismo contra los representantes diplomáticos cubanos, participó activamente el actual candidato derechista Henrique Capriles Radonski – entonces alcalde del municipio de Baruta.

Koesling pertenece a la misma red cubanoamericana que el terrorista Francisco Pimentel, cómplice de los atentados de La Habana de 1997 y Hermes Rojas, quien estuvo torturando con Posada en El Salvador,

Entre las otras frecuentaciones de Koesling en Caracas, se apareció esporádicamente Henry López Sisco, hoy asilado en Costa Rica. Torturador y asesino de la policía secreta bajo Carlos Andrés Pérez, el viejo esbirro orientó las reuniones que tuvieron lugar entre representantes policíacos del gobierno de Carlos Andrés Pérez y Manuel Contreras, el Jefe de la DINA de Pinochet, en agosto de 1975.

En el circulo de correligionarios de Koesling, hay que señalar al golpista Alejandro Peña Esclusa, hoy jefe de UnoAmérica, la organización fascista latinoamericana, promovida por ex militares de la Operación Condor y cómplice de acciones terroristas. Peña Esclusa sigue inculpado de posesión ilegal de explosivos después de las denuncias del terrorista salvadoreño Francisco "El Panzón" Chávez Abarca.

Hay que recordarse como las primeras declaraciones de Chávez Abarca, después de su arresto en Caracas, se referían al terrorista internacional Luis Posada Carriles.

En 1997, este mismo salvadoreño, contratado por Posada, no solo vino a Cuba donde realizó tres atentados, sino que organizó la serie de explosiones provocadas por su compatriota Ernesto Cruz León que causaron la muerte del joven turista Fabio di Celmo, el 4 de septiembre de este año. Chavez Abarca confesó como reclutó, entrenó y mandó a La Habana a varios otros mercenarios.

En Venezuela, Posada Carriles, bajo el apodo de "Comisario Basilio", secuestró, torturó, ejecutó y "desapareció" durante más de siete años a decenas de jóvenes revolucionarios.

AMENAZÓ CHIRINOS Y DEMAS CON “QUEMARLOS VIVOS”

“Capriles será Presidente, y a los chavistas los vamos a sacar a plomo, a golpes, a patadas o a lo que sea”, dijo Koesling al calificar de ilegal la decisión de Chirinos y acusándolo de haber “recibido 200 mil dólares” para retirar el apoyo al candidato.
En entrevista con el diario capitalino Ciudad CCS, Chirinos rápidamente negó las afirmaciones de Koesling, confirmó la decisión de Piedra, y recordó que el 11 de septiembre se anunciaba en el diario El Nacional, la separación del propio Koesling del partido Piedra.

Según Chirinos, Koesling ordenó que su nombre sea retirado de la pagina web de Piedra y que amenazó con “quemarlos vivos si no hacían lo que pedía”, palabras que corresponden a la personalidad violenta de este veterano del terrorismo imperial.

EN MIAMI, LA TROPA MAFIOSA DE CAPRILES RADONSKI

Desde el triunfó de Hugo Chávez y de su Revolución, la mafia de Miami que durante décadas ejecutó los planes de la CIA para destruir la Revolución cubana, se amplió con una pandilla de venezolanos que hicieron de la oposición al presidente venezolano su negocio. Tal como lo hicieron a partir de 1959 los cómplices de la dictadura de Fulgencio Batista, con el apoyo abierto como oculto de las distintas administraciones norteamericanas que se sucedieron.
A finales de febrero 2009, a iniciativa de Posada y de Angel De Fana Serrano, se reunieron públicamente en Miami terroristas y mafiosos cubanoamericanos con golpistas venezolanos encabezados por Patricia Poleo y militares venezolanos traidores. De Fana participó en 1997 en el complot de La Esperanza, orientado por la FNCA, arreglado por Posada, y bendecido por la CIA.

Se encontraba en primera fila de la citada reunión conspirativa, Patricia Poleo, prófuga de la justicia venezolana por la conspiración para el cobarde asesinato del fiscal Danilo Anderson. A su lado se observaba nada menos que a quien fungió como edecán de Pedro Carmona en el golpe de estado contra el presidente Chávez en el 2002, el coronel del ejército Gustavo Díaz.

También se manifestaron el capitán traidor de la Guardia Nacional Javier Nieto Quintero, vinculado en el 2004 a un caso de paramilitares colombianos, y el teniente José Antonio Colina Pulido, responsable de atentados con bombas contra oficinas diplomáticas de España y Colombia en Caracas en 2003.

A esta tropa, se sumaba el ex comisario de la DISIP Joaquim Chaffardet, también radicado en la Florida, en casa de quién se incautó eb marzo del 2009 algunos explosivos así como material relacionado con el caso del atentado contra el avión de Cubana destruido en vuelo en 1976.

Desde entonces, llegaron en Miami muchos otros delincuentes, corruptos, prófugos tales como Guillermo Zuloaga, ex presidente del canal de noticias Globovisión, y Raúl Diaz Peña cómplice prófugo de Colina Pulido,

Esta cofradía de criminales a la cual se identifica Koesling, constituye hoy el apoyo poco envidiable de que dispone en territorio norteamericano el candidato de la oposición a la Revolución Bolivariana.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4174 veces.