Y sube y sube y sube…

“El chapulín colorado” es un célebre personaje de la TV azteca que representa el retrato en negativo de los súper héroes norteamericanos: es el prototipo del individuo torpe, sin que él llegue a percibirlo, lo cual lo hace además ridículo. Este personaje se ha convertido en el paradigma de la ¡y que oposición! al “oprobioso Rrrrégimen del Presidente Chávez”, ya que su torpeza, realmente increíble, ha logrado que tras cada uno de sus numerosos intentos por desacreditar su imagen, ésta gane unos puntos más de aceptación entre los votantes lo cual, sin embargo, no los desanima en su empeño de seguir intentándolo, como el sapo que le cae a cabezazos a la pared una y otra vez.

En la onda de seguir con su racha de fracasos, la ¡y que! se ha embarcado en una nueva aventura para tratar, una vez más, de desacreditar al Comandante, aunque esta vez no se trata de nada nuevo porque es un tema que vienen manejando desde antes del 2002, cuando comenzó a arreciar la campaña para sacarlo de Miraflores a como dé lugar y el cual consiste en asociar su figura con la del diablo o “El maligno”. Recuerdo que en aquella oportunidad se trajeron a un supuesto brujo argentino, de apellido Ladra, quien había permanecido (según él) durante algunos años en un lamasterio del Tíbet donde había aprendido técnicas de manejo de “espirales de luz” y otras estupideces mediante las cuales aseguraba que rompería el poder de “El maligno” y Venezuela se vería libre de su presencia; al mismo tiempo aparecieron numeroso(a)s videntes y brujos criollos que también se dedicaron a profetizar la caída de Chávez en un lapso muy corto, medible en semanas, a lo máximo. Hay que señalar que todas estas manifestaciones supersticiosas se realizaban en el Este de la ciudad, lugar donde son muy apreciados los servicios de toda esa caterva de farsantes que se hacen llamar videntes, iluminados, dioses de los astros y otra serie de estupideces, que tienen sus “consultorios” instalados a todo lujo en sus propios apartamentos, a los cuales concurren todos los incautos que creen esas necedades a ser esquilmados como mansas ovejas en beneficio de los ¡rolo´e vivos” que leen las cartas del tarot o les leen las líneas de la mano u otras prácticas adivinatorias, todas las cuales coliden con las creencias cristianas con que dicen identificarse.

Lo novedoso en esta arremetida es que ahora relacionan al Presidente directamente con la Santería o Culto Yoruba de origen africano y practicado en varias islas del Caribe, Cuba entre ellas. Para ello se basan, principalmente, en testimonios de una dama quien, supuestamente, convivió con Chávez durante 9 años, fue su compañera sentimental y lo amó con devoción, lo cual le otorga credenciales para que todo cuanto diga del Presidente sea cierto igual que ocurre con lo que diga la ex Primera Dama y ahora adversaria política, candidata a la Alcaldía de Barquisimeto.

Pero parece que la ¡y que! no se ha dado cuenta, tampoco esta vez, del favor que le está haciendo al Comandante al anunciar que el mismo es un Babalao, es decir la máxima jerarquía dentro de la Santería, porque justamente en las urbanizaciones del Este de Caracas, que es donde está la mayor porción de la ¡y que!, es también donde más se practican estos cultos extraños y con toda seguridad que sus habitantes, a raíz de esta campaña verán al Comandante con nuevos ojos, ya no enrojecidos por el odio sino por la admiración y el respeto que se le debe a un ser extraordinario. De paso, ya comenzaron a abrirse en zonas exclusivas del Este de Caracas “boutiques” para santeros.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1517 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Ño Leandro


Visite el perfil de Leandro Ño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /oposicion/a56951.htmlCUS